Curso de catecismo bíblico: III parte

Curso de catecismo bíblico: III parte

Curso de catecismo bíblico: III parte

¿En que orden conviene leer la S.Biblia?

Los sabios han descubierto que el orden que más conviene para
entender y gustar de la S. Biblia es éste:

1º. LOS EVANGELIOS: San Lucas el más fácil, San Mateo, el más
pedagógico, San Juan el más espiritual, San Marcos el más
resumido.

2º. LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES: Una narración bellísima
y fácil a cerca de los primeros tiempos de la Iglesia.

3º. GÉNESIS Y ÉXODO, 4º. SAMUEL Y LIBRO DE LOS REYES. 5º.
Tobías y Judit. 6º. SALMOS: poniéndoles alguna señal a los que
más nos gusten, para volverlos a leer luego, 7º. Libro de los
PROVERBIOS: señalando las frases que más nos impresionen, para
leerlas otras veces, 8º. Libro de ECLESIÁSTICO de Ben Sirá.
Señalando también aquellos consejos que nos parecen más
hermosos.

10º LA CARTA DE SANTIAGO: cualquiera la entiende y a todos
gusta. Búsquela en el índice de la S. Biblia y léala. Verá que le hace
un gran bien. 11º. LAS CARTAS DE SAN PABLO: la primera vez se
puede leer únicamente la parte del final de cada carta (que es lo
más fácil de entender). Después ya se puede leer las cartas
completas. En cada una de estas cartas vaya señalando con lápiz
las frases que más le gusten. Así las volverá a leer después y le
hará muchísimo bien. San Pablo tiene frases formidables que ya no
se le olvidarán.

¿Qué dijo el Concilio Vaticano II a cerca de la S. Biblia?

El Concilio Vaticano II (o sea la reunión de todos los obispos del
mundo, junto con el Papa: 1962-65) compuso el más famoso
documento que se ha escrito a cerca de las Sagradas Escrituras.
Se llama: «Dei Verbum – Palabra de Dios» y en él enseña QUINCE
PUNTOS MUY IMPORTANTES DE LA S. BIBLIA. Son los siguientes:

1º. La Santa Madre Iglesia reconoce que los 73 Libros del Antiguo
y Nuevo Testamento, con todas sus partes, son sagrados y
canónicos, y fueron escritos por inspiración del Espíritu Santo, y
tienen a dios como autor (Nº. 11).

2º. Los que escribieron la Biblia pusieron por escrito todo y sólo lo
que Dios quería.

3º. Todo lo que afirman los hagiógrafos, (o sea los que
escribieron la Biblia), lo afirma el Espíritu Santo. Por lo tanto los
Libros Sagrados enseñan sin error la verdad que Dios quiso
enseñarnos para nuestra salvación.

4º. A LA IGLESIA LE ESTA ENCOMENDANDO LA TAREA DE
EXPLICAR QUE QUIERE DECIR LA S. BIBLIA EN CADA UNO DE
SUS PASAJES (Nº. 12). Así que, no es que cada uno entiende como
a él se le ocurre, sino que son la Iglesia y sus sabios los que dicen
qué significan las palabras del Sagrado Libro.

5º. LAS ENSEÑANZAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO SIGUEN
TENIENDO GRAN VALOR, porque fueron dadas por Dios por medio
de sus profetas (Nº. 14). Los libros del Antiguo Testamento deben
tenerse en gran respeto y admiración (Nº. 15).

6º. LA PARTE MAS IMPORTANTE DE LA S. BIBLIA ES EL NUEVO
TESTAMENTO: porque allí se manifiesta más perfectamente la
Palabra de Dios, por medio de Jesucristo que nos ha venido a
revelar lo que su Padre, Dios, nos ha querido comunicar (Nº. 17).

7º. LO MÁS IMPORTANTE DEL NUEVO TESTAMENTO Y DE
TODO LA SAGRADA ESCRITURA SON LOS CUATRO
EVANGELIOS. Ellos vienen desde tiempo de los Apóstoles, y son
libros históricos que narran la vida, las obras y la doctrina de Cristo,
tal como los apóstoles la enseñaron a sus discípulos (Nos. 18 y
19).

8º. LAS DOS FUENTES DE LA FE SON: La Sagrada Escritura y la
Tradición.

9º. ES NECESARIO QUE LA PREDICACIÓN SE HAGA A BASE DE
LA S. BIBLIA, porque la Palabra de Dios le da gran eficacia a lo que
se predica (Nº. 21). Toda Escritura inspirada pro Dios es útil para
enseñar, reprender, corregir, instruir en la justicia, para que el
hombre de Dios viva sanamente, y lleno de buenas obras (2Tim 3,
16).

10º. ES IMPORTANTE QUE HAYA TRADUCCIONES FÁCILES DE
LA S. BIBLIA, PARA QUE EL PUEBLO LA PUEDA ENTENDER
MEJOR. Si se hacen traducciones entre católicos y protestantes,
aprobadas por la Jerarquía, esas traducciones pueden ser usadas
por todos los católicos (Nº. 22).

11º. TODOS LOS QUE SE DEDICAN A LA ENSEÑANZA DE LA
RELIGIÓN DEBEN LEER Y ESTUDIAR CONTINUAMENTE LA S.
BIBLIA para que no se conviertan en habladores vacío sin
verdadero mensaje. Todos los que enseñas religión deben
comunicar a los fieles mucha palabra de Dios. (Nº. 25)

12º. EL CONCILIO RECOMIENDA INSISTENTEMENTE A TODOS
LA LECTURA CONTINUA DE LA S. BIBLIA, para que adquieran la
ciencia suprema de Jesucristo (San Jerónimo) Nº. 25.

13º. LA LECTURA DE LA S. BIBLIA DEBE IR ACOMPAÑADA DE
LA ORACIÓN, pues cuando oramos hablamos a Dios, y cuando
leemos la S. Biblia es Dios quien nos habla a nosotros. (Nº. 25).

14º. EN LOS LIBROS SAGRADOS, EL PADRE QUE ESTÁ EN LOS
CIELOS SALE AMOROSAMENTE AL ENCUENTRO DE SUS HIJOS,
PARA CONVERSAR CON ELLOS,. Y es tan grande el poder y la
fuerza de la Palabra de Dios, que constituye el sustento y el vigor
de la Iglesia, el alimento del alma, la firmeza de la fe para los
cristianos, y la fuente perenne de donde podemos ir a renovar
nuestra vida espiritual. (Nº. 21).

15º. Recuerden todas aquellas divinas palabras: «LA PALABRA
DE DIOS ES VIVA Y EFICAZ, Y PENETRA HASTA LO MÁS
PROFUNDO DEL ALMA. (Hebr. 4, 12) Nº 21.

¿Qué métodos son aconsejables para leer la Biblia con más
provecho?

Par leer la S. Biblia con mayor provecho es bueno seguir algunos
métodos:

1º. LA REGULARIDAD. Así como en las comidas para que sean
provechosas tiene que haber cierta regularidad y tiempo fijo para
tomarlas, así en la lectura bíblica conviene tener algún método
bastante fijo y señalarse cierto tiempo del día para hacerla. Para
algunos será la mañana porque su mente esta fresca. Para otros
será la noche porque están más tranquilos. Quizás para algunos
será cierta hora del día en que tienen un rato libre. También hay
quienes prefieren hacerla en familia antes del almuerzo. Pero lo
importante es dedicar un tiempo cada día para esta labor.

Página 1 2

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.