Una gran experiencia de evangelizar con un sacerdote en la misma sintonía.

Una gran experiencia de evangelizar con un sacerdote en la misma sintonía.

Una gran experiencia de evangelizar con un sacerdote en la misma sintonía.

Por Juan Revilla.

En un lapso de un año  y medio, me toco compartir con el Padre Salvador Jiménez Hernández, momentos muy importantes en la evangelización, él es un sacerdote joven en la Arquidiócesis de León, la primera vez qué lo vi me pareció cómo cualquier padre o sacerdote sin embargo, algo estaba cambiando en un ministerio de evangelización,  en una parroquia más  específicamente en la cual me invitan a proclamar la buena nueva de Cristo Jesús “el kerigma”, al principio me pareció qué me cuidaba y observaba mis movimientos, obvio que me sentí un poco incomodo pero, fue superado ese momento; después me toco escuchar su predicación en uno de los temas del kerigma y para ser honestos, escuche lo mismo de todos los sacerdotes, una predicación de pulpito, muy diferente al que proclama el seglar.

Al paso de compartir algunas experiencias más, de oírlo y verlo me di cuenta qué el Padre Chava como le dicen de cariño, era un sacerdote qué iba aprendiendo muy rápido y qué empezaba a pesar en el ministerio, que vaya, vale la pena mencionar, que cuenta con gente que tiene años como evangelizadores, comenzó a introducirse en el kerigma y a entrar en la buena nueva  de Cristo Jesús, su predicación cambio de tal manera que se me hacía más familiar en cuanto al tinte del kerigma proclamado por un seglar, su juventud  sobresalió inmediatamente y comenzó a integrar a un gran ministerio, buscando su formación continua con cursos y retiros  para ese ministerio.

Hablábamos más ya un lenguaje sintonizado en la evangelización, con planes y buscando cómo hacer para que la parroquia creciera se aventuró con varios de nosotros a formar la Escuela de Agentes de Pastoral, muy necesaria y esencial en estos tiempos qué la misma  Iglesia exige de cada parroquia, un giro extraordinario se vio en la parroquia y la respuesta de la gente no se hizo esperar, la escuela se inició con 76 alumnos ansiosos de la palabra de Dios, planeado el curso de manera tal qué fuera benéfica para los alumnos,  la escuela terminó el semestre con 56 alumnos constantes y se empezó a planear el segundo semestre y para dar continuidad con los de nuevo ingreso; estos logros son la muestra de que cuando un sacerdote se involucra con su gente de su territorio parroquial cosechará siempre grandes frutos, cuando todos en la Iglesia sintonizamos el mismo canal “evangelizar”, el Espíritu santo se hace presente  al instante.

Cierta  vez, comento que me había estado cuidando o observando, de la manera de cómo predicaba pero,  lo hacía para aprender la técnica qué Dios me ha dado personalmente como predicador y me ha parecido lo más humilde qué le oído a un sacerdote, detalló situaciones qué muchos sacerdotes no reconocen con frecuencia en un seglar, ahí comprendí por qué el Padre Chava estaba creciendo tan evidentemente, pues quién quiere honrar a Dios tiene que ser así, sencillo y humilde de corazón y dejo marcado en mi memoria,  el nunca intentar creer que soy algo grande, pues grande sólo es Cristo qué me arrancó de la vida de perdición a donde me dirigía sin control y sin remedio, hoy qué se va a servir a otra parroquia el corazón me da un vuelco pero, “sé que somos golondrinas en el mar de Jesús, migramos de lado a lado llevando la nueva buena y que sólo somos hombres que Jesús une nuestros destinos para dar luz al ciego, ser campana para el sordo, muleta para el paralitico, y salvación para el condenado”

Gracias Padre Chava, aunque está en otra ciudad también es bueno reconocer qué estamos cerca y que la tecnología hoy nos une al momento, gracias por mostrar amor por Cristo, no en el sentido de consagrado sino en la buena nueva, entre los necesitados, oprimidos y marginados.

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

  1. `PATRICIA GONZALEZ VELAZQUEZ

    Al igual que mi hermano Juan Revilla, me encuentro triste por que el Padre Chava se nos và a otra parroquia,`sòlo quiero decirles hermanos que es un excelente sacerdote comprometido duro claridoso pero al mismo tiempo tierno y sabe cuidar de manera inmejorable a su rebaño. Mi muy querido PADRE CHAVA si me atrevo a decirle asì, porque en mi vida personal esa funciòn la hizo a la perfecciòn con sus consejos y la manera tan modesta de eschucar a sus feligreses ,
    que tenga todo la vida de lo bueno lo mejor y sè que pontro regresarà como pàrroco a esta cd.
    porque su trabajo es extraordinario y su entrega al Señor ntro. DIOS es muy grande. felìz viaje.

    Responder
    1. Juan Revilla

      Mi buena amiga Paty, yo considero que es el mismo sentimiento que le tenemos al Padre Chava, algunos no podemos expresar lo que sentimos, otros pues, ya se lo hicieron sentir en su despedida, pero lo más importante es que mantengamos ese contacto con él en la Escuela de formación de agentes de pastoral

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: