Mientras unos hermanos alaban otros hermanos maldicen. Por Juan Revilla.

Mientras unos hermanos alaban otros hermanos maldicen. Por Juan Revilla.

Mientras unos hermanos alaban otros hermanos maldicen.

Por Juan Revilla.

Estos tiempos de fin de año se caracteriza por una unión única entre las familias, en los hogares se juntan las familias para las posadas, la piñata y los ponches, el 24 de diciembre todos esperan el acostamiento, o arrullamiento del niño Dios, compartiendo una cena donde se sirven los más diversos platillos según las posibilidades de las familias, estos tiempos también es una invitación a la oración, algo pasa que aunque no sea la persona muy creyente, el ambiente que se genera y se vive se contagia, dan ganas de meditar, algo pasa en el corazón que quiere se bueno, cambiar, se va a misa de precepto tanto para el 24 como 31, es un tiempo de ir a visitar al compadre , al amigo, al compañero, de ver a los que con hemos tenido más problemas y queremos que este todo arreglado, queremos vivir en paz y si luego se une una tradición que a los papas y hermanos nos llenan de alegría como son los reyes, ¿quién no recuerda lo que es ser niño y esperar los juguetes?, ¿cuántas cartas escribimos pidiendo cosas que no llegaron? o que nos convencieron y convencimos de que pidieran porque se ajustaba a nuestro presupuesto, a lo que ya se había comprado, lo más importante era la verdadera felicidad que estos juguetes causaban en el niño, si lo vemos desde este panorama podemos decir que de verdad el hombre fue creado para ser feliz, hacer feliz a los demás, cuando fuimos niños no necesitábamos tantas cosas para ser feliz, como hoy de grandes necesitamos y que nos hace infeliz el no tenerlas; una pregunta que vienen a la mente es que si hemos sido para ser felices, si estos tiempos hacen olvidar tantas situaciones, ¿por qué entonces unos hacen lo contrario?

Es un tiempo donde hay mayor peligro de ser asaltado, de que unos se aprovechan de otros para tomar su dinero, de vender toda clase de productos que durante el año no se vendían, la promoción de lugares de desnudo y prostitución, donde con toda naturalidad va la publicidad de algún lugar para caballeros y damas al 2×1, que te tocan dos damas, para que disfrutes mejor, por si tu esposa no te hace feliz, o por si tu esposo no te satisface te tocan dos varones garantizados, la tremenda oferta de vino, cigarrillos y cerveza, el despilfarrar su aguinaldo, sus vacaciones en productos o gustos efímeros, de agredir a otros compañeros de trabajo, de decirle al patrón de lo que se va a morir, en pocas palabras mientras que lo primero es una alabanza para Dios con tantas manifestaciones de bondad y buenos deseos, con lo descrito con anterioridad parece que otros no están en esa sincronía con los demás, mientras unos alaban a Dios con su conducta de querer ser otras personas, hay hermanos que parece que maldicen cuando quieren demostrar que todo lo que se celebra es una farsa y van predicando y enseñando a otros esa falsedades; mientras que en canales televisivos como: María Visión y Ewtn muestran un ambiente de paz, alegría y esperanza, otros canales como National Geography, Geo e history tratan cada tema que atenta sin miramientos la fe, valiéndose de gente que de la misma manera son gente que con sus comentarios maldicen a Dios, desvirtúan los temas sin miramientos, proponen hipótesis que aun los más eruditos no lo hacen y estos con falsos conceptos se atreven a decir que es verdad su hipótesis.

Como el agua y el aceite no se pueden unir unos alaban a Dios con su bondad y humildad, otros maldicen a Dios con su soberbia y engaño. Mientras que unos alaban a Dios con su docilidad, su mansedumbre, otros maldicen a Dios con la violencia, mientras unos luchan para dar mayor dignidad al hombre y al mismo tiempo alaban a Dios otros parece que buscan la muerte del hombre, mientras que el evangelio quiere conducir a los hombres a la verdad y que se enseñen a bendecir y alabar a Dios ,otros buscan vehementemente vender su droga y toda sustancia adictiva conduciéndolos a la muerte física; muchos nos quejamos de todas las irreverencias que y que nos parece que maldicen a Dios, pero no hacemos nada porque se alabe a Dios, seguimos siendo duros con los hijos, intolerantes, mal hablados, irresponsables, golpeadores de sus esposas, ventajosos con el compañero y hermano, engañador y embustero, lujurioso que codicia el cuerpo de la vecina, de la comadre, de la empleada de la amiga etc, parece que todas estas acciones nos llevan a maldecir a Dios y que no crean en Él; que irónica es la vida y la manera de actuar del hombre, mientras la Iglesia se esfuerza por formar bien a los seminaristas, unos hermanos hablan de la Iglesia con un sentimiento de odio que parece maldecir a la Iglesia, mientras la Iglesia llama a las familias a tomar el modelo de la sagrada familia alabando a Dios, otros educan a su familia casi como verdaderas bestias, mientras que unos en las cárceles quieren reformarse y alabar a Dios, otros crean enormes escuelas del mal, mientras que la Iglesia busca la paz, el gobierno quiere la guerra, no importan cuantos mueran dando culto a satán que es el príncipe de la muerte.

Queridos hermanos, que este 2011 para cada uno de nosotros, sea un año donde en la vida de uno se vea que existe Dios, que la alabanza salga de nuestras bocas y no las maldiciones, que la alabanza se vea en el trato con los hijos y los cónyuges y no la maldición de la familia, donde la bondad del corazón por hacerle el bien al hermano desvalido sea una alabanza perpetua y no una maldición poniendo más el pie en el cuello al hermano, que en lugar de secuestrar a un hermanos ayudemos a encontrar a los que se han perdido, que los gobiernos de los países busquen el bien para sus gobernados alabando a Dios y elejando de la mente los deseos la destrucción de un país hermanos, amigos es cierto, alabar a Dios no es fácil pues las palabras se las lleva el viento, pero con acciones seguro que quedará para siempre la alabanza en el corazón de Dios, las maldiciones son sin duda el castigo más vil que podemos recibir pues estas vienen de los hijos que les gusta vivir en las tinieblas, rompamos este 2011 esa amistad con el diablo que nuestro corazón se vuelva a Cristo y que todo lo que somos se haga una alabanza eterna a Dios.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.