1a lect. de la carta a los Hebreos 11,32-40. Lunes 31 de Enero de 2011.

1a lect. de la carta a los Hebreos 11,32-40. Lunes 31 de Enero de 2011.

«POR LA FE, NUESTROS ANTEPASADOS CONQUISTARON REINOS Y DIOS DISPONE PARA NOSOTROS ALGO MEJOR»

Hermanos para qué seguir hablando sobre el poder de la fé?. ¿Qué más diré? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, lo mismo que de Samuel y de los profetas.
Ellos, gracias a la fe, sometieron a otras naciones, impusieron la justicia, vieron realizarse promesas de Dios, cerraron bocas de leones,
apagaron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada, sanaron de enfermedades, se mostraron valientes en la guerra y rechazaron a los invasores extranjeros.
Hubo mujeres que recobraron resucitados a sus muertos; pero también hubo otros que, en vista de una resurrección mejor, se negaron a hacer el gesto que les habría salvado la vida: me refiero a los torturados.
Otros sufrieron la prueba de las cadenas y de la cárcel.
Fueron apedreados, torturados, aserrados, murieron a espada, anduvieron errantes de una parte para otra, sin otro vestido que pieles de corderos y de cabras, faltos de todo, oprimidos, maltratados.
Esos hombres, de los cuales no era digno el mundo, tenían que vagar por los desiertos y las montañas y refugiarse en cuevas y escondites.
Todos éstos merecieron que se recordara su fe, pero no por eso consiguieron el objeto de la promesa.
Es que Dios veía más lejos y pensaba en nosotros, y no debían llegar al término antes que nosotros.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.