Aun cosas grandes o mayores veras. Ha muerto el capítulo IV del Título Decimoquinto del Código Penal Federal.

Aun cosas grandes o mayores veras. Ha muerto el capítulo IV del Título Decimoquinto del Código Penal Federal.

Aun cosas grandes o mayores veras. Ha muerto el capítulo IV del Título Decimoquinto del Código Penal Federal.


Juan Revilla.

El título de este artículo parece que se refiere a una exclamación de Cristo Jesús, al ver que los hombres son capaces de razonar, de pensar, de poner en práctica su sentido común, al igual el de la conservación de la vida que por instinto hasta los animalitos quieren conservar, el versículo sería: Juan 1, 50: Jesús le contestó:–¿Crees porque te dije que te vi bajo la higuera? Cosas más grandes que éstas verás.

¿Qué cosas estamos viendo hoy en día? antievangélico, es una verdadera pena en ver nuestra confianza traicionada, ¿qué hermanos hemos puesto al frente para que nos gobiernen?, no hay madera de donde cortar, ninguno es digno de nuestro cariño, hoy han asestado uno de los golpes más cobardes al matrimonio (matrimonio serio, no alternativo inventado por nuestros mismos gobernantes). El Senado de la República aprobó por unanimidad derogar el Capítulo IV del Título Decimoquinto del Código Penal Federal, con lo cual se suprime el delito de adulterio. ¡Hermano que te parece!, ¡yupi!, “ya no hay adulterio”. Ahora sí, suéltate la greña adultero que te escondes o entras en los moteles para cometer el adulterio, como lo hicieron nuestros hermanos homosexuales que salieron del closet; nuestros inteligentes y sabios senadores y diputados ya pensaron por nosotros, no hubo ni siquiera una campaña o consultoría ciudadana para ver si estaban de acuerdo, ¡nada!, fuera reglas ni tabús; que acto de cobardía por parte de nuestros políticos han cometido, con un infame sustento aprobaron por unanimidad, un sustento de lo más abominable, “la igualdad entre los dos géneros hombres-mujeres”, como dirían los niños cuando discuten y no están de acuerdo: “tu cuerno, que te la crea tu mano”, como que se perseguía nada más a los hombres, al cabo es bien difícil comprobarse, baratija de excusas, he aquí el pensamiento de este honorable hombre: Al hablar a favor del dictamen, el senador del PRD, Pablo Gómez indicó que el delito de adulterio era meramente simbólico, pues es prácticamente imposible que en materia federal pueda haber una acusación penal por este ilícito.
Hermanos, en el registro civil cuando vas y te casas al civil ya no es igual, el juez antes te leía la carta de derechos y obligaciones, ”serás fiel”, digno y responsable, hoy esas palabras se han borrado de las obligaciones y derechos ahora pueden decir: Si tú quieres sé fiel, sino nada te obliga y no hay problema, entonces queridos amigos: ¿para qué casarse?, ¿están promoviendo el amor libre, sin compromisos, sin responsabilidad?, ¿libertinaje? y…¿Todavía se les paga a los políticos que legislan esas atrocidades?; qué nos pasa amigos estamos dormidos, atontados, amordazados, encalmados, tibios, ¿qué acaso estamos en la era del me vale?

Mientras la Iglesia católica quiere formar con la doctrina social de la Iglesia a buenos cristianos y formar una buena moral para que detone en la sociedad, el gobierno contra ataca con instrumentos desleales, mentirosos, falsos y que burlan nuestra inteligencia, estos hermanos creen que tenemos la mentalidad de niños de pecho.

Mientras que buscamos educar mejor a nuestros hijos, alejándolos de esa terrible mediocridad e infidelidad y tratando de construir una nueva cultura, el gobierno, diputados y senadores buscan acabar con la familia y el matrimonio, veamos otro razonamiento más infantil que quiere que lo traguemos: el presidente de la Comisión de Justicia, Alejandro González Alcocer comentó que es obsoleto y contrario al derecho de igualdad de la mujer que permaneciera en el Código Penal ese ordenamiento, ya suprimido en la mayoría de los códigos estatales.

Amigos, sigamos aguantando, pero el día de mañana no te quejes que porque estamos en guerra, porque nuestra sociedad está fragmentada y en descomposición, mayores cosas veras, veras metiéndose unos con otros y unos aguantando hasta estar con sus dos viejas a la vez, nos escamamos de los mormones, pues para ya vamos que volamos con estás leyes: hermanos, ni el azul, ni el verde, ni el amarillo, ni el tricolor merecen respeto, con su fuero hacen burla de la buena fe que se ha puesto en los hombres, Cristo dice mayores cosas veras, al que crea, al que quiera ser diferente, nos hace falta hermanos una verdadera conversión a todos los católicos pues pelearíamos con el don de la palabra por estas decisiones arbitrarias: La derogación del delito de adulterio, presentada por el diputado Jorge Kahwagi en mayo del 2008, fue enviada por el Senado al Ejecutivo federal, para su publicación en el Diario Oficial de la Federación, que todos lo sepan, esten enterados, no pasa nada, que tienen es difícil como se dijo. de comprobar.

Quizá te preguntes y para que tanto ruido, que tienen de malo; el mandamiento 6 nos dice no cometerás adulterio, no fornicaras, castidad, pureza, fidelidad, virtudes, fortaleza para vencer la tentación de cometer adulterio, de practicar actos degenerativos, conducta sexual bien orientada y sana, quita la barrera, el dique a ese ímpetu que se quiere desbordar del adulterio de la infidelidad, entonces: ¿qué queda?, ¡nada!, libre para que circule esa tentación ese mal, esa práctica, “es que es muy obsoleto”, hombre y mujer pueden cometer adulterio, si se deja como una opción la fidelidad, una alternativa, amigo tu yyo sabemos que nos vamos a tomar la patita , y el bracito, nada bueno saldrá: “mayores cosas veremos si dejamos que a sus anchas estos hermanitos legislen lo que les venga en gana, sino que quiten el matrimonio, ya no tendría porque subsistir, ¿qué enseñar al hijo?, amigo ¡nada!

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.