Dios quiere contar contigo. «POR TU BONDAD, SEÑOR, SOCÓRREME».

Dios quiere contar contigo. «POR TU BONDAD, SEÑOR, SOCÓRREME».

“Dios quiere contar contigo” POR TU BONDAD, SEÑOR, SOCÓRREME.


POR TU BONDAD, SEÑOR, SOCÓRREME.

Is. 50; 4 – 9.

4. El Señor Yavé me ha concedido el poder hablar como su discípulo. Y ha puesto en mi boca las palabras para fortalecer al que está aburrido. A la mañana él despierta mi mente y lo escucho como lo hacen los discípulos.
5. El Señor Yavé me ha abierto los oídos y yo no me resistí ni me eché atrás.
6. He ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a quienes me tiraban la barba, y no oculté mi rostro ante las injurias y los escupos.
7. El Señor Yavé está de mi parte, y por eso no me molestan las ofensas; por eso puse mi cara dura como piedra. y yo sé que no quedaré frustrado,
8. Aquí viene mi juez, ¿quieren meterme pleito? Presentémonos juntos, y si hay algún demandante, ¡que se acerque!
9. Si el Señor Yavé está de mi parte, ¿quién podrá condenarme? Todos se harán tiras como un vestido gastado, y la polilla se los comerá.

Sal. 68.

2. Que Dios se pare y sus enemigos se dispersen, que huyan ante él los que lo odian. 3. Como humo al viento, así tú los disipas, como cera en el fuego se deshacen. 4. En presencia de Dios los malos perecen, mientras que los justos se regocijan, y ante Dios saltan y gritan de alegría. 5. Canten a Dios y toquen a su Nombre, abran camino al que cabalga en las nubes, alégrense en Dios y bailen ante él. 6. Padre del huérfano, defensor de las viudas, ese es Dios en su santa morada. 7. Al solitario le da el calor de hogar, deja libre al preso encadenado, a los rebeldes los deja en calabozos. 8. Oh Dios, cuando saliste al frente de tu pueblo, para tomar el camino del desierto, 9. la tierra tembló y los cielos destilaron en presencia de Dios, el Dios de Israel. 10. Esparciste una lluvia generosa para reanimar a los tuyos extenuados, 11. tu familia encontró una morada, la que en tu bondad destinabas a los pobres. 12. El Señor ha mandado una palabra, y es buena noticia para el gran ejército: 13. ¡Huyen, huyen los reyes con sus tropas! Una sirvienta reparte el botín: 14. alas de paloma cubiertas de plata, con sus plumas color de oro. 15. Mientras el Omnipotente vencía a los reyes, caía nieve en el monte Salmón. 16. Montes de Dios, montes de Basán, montes escarpados, montes de Basán: 17. ¿por qué miran celosos, montes escarpados, al monte que Dios quiso habitar? Sepan que el Señor lo habita para siempre. 18. Los carros de Dios son miles y miles, en ellos vino del Sinaí al Santuario. 19. Subiste a las alturas, tomaste cautivos, y recibiste hombres en tributo. Hasta los rebeldes se quedarán a tu lado. 20. ¡Bendito sea el Señor día tras día! El Dios que salva se encarga de nosotros. 21. Se hizo para nosotros un Dios que libera, con Yahvé, el Señor, escapamos a la muerte. 22. Dios aplasta la cabeza de sus enemigos, el cráneo de los habituados al crimen. 23. El Señor lo dijo: «Los traeré de Basán y de las profundidades del mar, 24. para que hundas los pies en su sangre y hasta la lengua de tus perros reciba su parte de los enemigos.» 25. He visto, oh Dios, tus procesiones, las procesiones de mi Dios, de mi rey, en el santuario. 26. Los cantores van delante, los músicos detrás, en medio van las niñas tocando tamboriles. 27. ¡Bendigan a Dios con coros, bendigan al Señor en las fiestas de Israel! 28. Benjamín, el menor, abre el cortejo, los príncipes de Judá con ropas bordadas, los príncipes de Zabulón, los de Neftalí. 29. Oh Dios, habla con fuerza, con la fuerza que manifestaste con nosotros. 30. Desde tu templo que domina Jerusalén, donde los reyes te aportan sus ofrendas, 31. amenaza al monstruo de los cañaverales, al tropel de toros, a los dueños de los pueblos para que se sometan y te ofrezcan oro y plata. Dispersa a los pueblos que aman la guerra. 32. Desde Egipto vendrán los más ricos, Etiopía tenderá a Dios sus manos. 33. Reinos de la tierra, canten a Dios, toquen para el Señor, 34. que cabalga por los cielos seculares. ¡Oigan su voz, su voz que es poderosa! 35. Reconozcan el poder de Dios, él es grande en Israel, y en lo alto, poderoso. 36. Dios es terrible desde su santuario, el, el Dios de Israel, él da a su pueblo fuerza y poder.

Mt. 26; 14 – 25.

14. Entonces uno de los Doce, que se llamaba Judas Iscariote, se presentó a los jefes de los sacerdotes
15. y les dijo: «¿Cuánto me darán si se lo entrego?» Ellos prometieron darle treinta monedas de plata.
16. Y a partir de ese momento, Judas andaba buscando una oportunidad para entregárselo.
17. El primer día de la Fiesta en que se comía el pan sin levadura, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: «¿Dónde quieres que preparemos la comida de la Pascua?»
18. Jesús contestó: «Vayan a la ciudad, a casa de tal hombre, y díganle: El Maestro te manda decir: Mi hora se acerca y quiero celebrar la Pascua con mis discípulos en tu casa.»
19. Los discípulos hicieron tal como Jesús les había ordenado y prepararon la Pascua.
20. Llegada la tarde, Jesús se sentó a la mesa con los Doce.
21. Y mientras comían, les dijo: «En verdad les digo: uno de ustedes me va a traicionar.»
22. Se sintieron profundamente afligidos, y uno a uno comenzaron a preguntarle: «¿Seré yo, Señor?»
23. El contestó: «El que me va a entregar es uno de los que mojan su pan conmigo en el plato.
24. El Hijo del Hombre se va, como dicen las Escrituras, pero ¡pobre de aquel que entrega al Hijo del Hombre! ¡Sería mejor para él no haber nacido!»
25. Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó también: «¿Seré yo acaso, Maestro?» Jesús respondió: «Tú lo has dicho.»

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.