Evangelio San Lucas 10,38-42. Martes 4 de Octubre de 2011.

Evangelio San Lucas 10,38-42. Martes 4 de Octubre de 2011.

«MARTA LO RECIBIÓ EN SU CASA.- MARÍA ESCOGIÓ LA MEJOR PARTE».


Siguiendo su camino, entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa.
Tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra.
Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. En cierto momento Marta se acercó a Jesús y le dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude.
Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, tú andas preocupada y te pierdes en mil cosas:»
una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

3 Comentarios

  1. jose carlos abudnis cano

    muchas veces nosotros (como marta) tenemos la iniciativa de invitar o recibir al Señor en nuestra casa, pero por la gran cantidad de actividades en la que nos vemos envueltos desde el que amanecemos, nos esmeramos por hacer las cosas lo mejor posible, y que esto es bueno, que buscamos la perfección en nuestros actos, y esto es bueno, pero nos envolvemos tanto que nos olvidamos o hacemos a un lado lo primordial.. «si Señor, ya se que me esperas en el sagrario, pero ahorita tengo que terminar esta labor… etc…»
    tengamos la apertura de Marta de recibir al Señor pero no dejemos que el se atienda solo, seamos hospitalarios y adoptemos esa actitud de escucha de María, quien escogió la mejor parte y nadie se la quitará, pues de la escucha atenta de la palabra de Dios, osea de Jesús mismo, es de donde nos brotan la fuerza y la sabiduría para las actividades de nuestro dia..

    un saludo!!

    que tengan un muy buen dia!!

    Responder
  2. anonimo

    la mayoria de catolicos estamos afanados en cosas que no valen la pena (rosario, procesiones, fiestas paganas alusivas a personas muertas, entre otras), pero mi Señor Jesus es claro en su palabra «una sola cosa te es necesaria»; y ¿cuál es esa «cosa» que mi Señor Jesus menciona?: su «Palabra», su Evangelio (Las Buenas Nuevas) y nada más, no nos perdamos en cuentos chinos inventados en el vaticano. Repito: solo su Palabra divina es necesaria.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: