Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

El maratón por Cristo Jesús.

El maratón por Cristo Jesús.

El maratón por Cristo Jesús.


independencia
En la ciudad de León Guanajuato este 20 septiembre se corrió el XXXVI maratón de independencia, con kilometrajes de 10, 21 y 42 kilómetros; la ciudad deportiva fue el punto de reunión y este evento sin duda es una recarga de vitalidad para nuestra ciudad, para nuestros ciudadanos que se unen, se animan, se congregan para impulsar, organizar, dan provisiones, en pocas palabras el espíritu de hermandad y fraternidad se vive y se siente sobre todo en ese lapso tan precioso de la carrera; competidores desde jovencitos hasta veteranos, algo bonito que conmueve al corazón y ganas hasta de llorar por esa unión entre leoneses.

A lo largo de las avenidas muchos aplaudían, tocaban tambores, trompetillas, silbatos, matracas, animaban el esfuerzo de aquellos hombres y mujeres que sudando avanzaban sobre el pavimento, es obvio que todo este entusiasmo me hizo estremecerme y recordar aquellos años de juventud donde de igual manera cada mañana practicaba en las unidades deportivas para competir en una carrera. Con frio, desvelado ¡según uno! y entumido empezábamos a aflojar el cuerpo con ejercicios de calistenia, subiendo la intensidad de los movimientos hasta lograr poner el cuerpo a un punto donde se daba inicio el correr a una velocidad determinada y conforme el cuerpo se asentaba más era la aceleración; todo este esfuerzo tenía una meta: “ganar una carrera de la escuela”, del trabajo o un evento deportivo como el independencia o como aquellas carreras de los barrios.

Buenos tiempos.

Recuerdo los chorros de sudores que emanaban de mi cuerpo y anhelaba pasar por un puesto de suministro, donde muchas veces con ansía arrebataba la bolsa de agua de la mano de algún muchacho o muchacha que animaba con voces a seguir corriendo; lo más curioso es que la gran mayoría sabe que no va a ganar y sin embargo, “siguen corriendo”, se esfuerzan aun que el cuerpo parece que ya no da más, hoy en este maratón de independencia seguro unos van por los premios, pero la mayoría quizá ni llegue, unos más caminarán de cansancio y así sucesivamente veremos todo tipo de corredores, que como vuelvo a repetir: “no ganarán nada”, más diremos: “lo más importante no es ganar sino competir”, darle vida a nuestra ciudad y vivir el espíritu de la fraternidad, pero me vino a mente una pregunta que para en seco mis pensamientos: ¿alguna vez he corrido por Cristo?, observé que como todo evento hay un costo, $350.00 era la inscripción para competidores y se confía en 3, 500 participantes, ¡no!, nunca he corrido un maratón por Cristo Jesús, en la ciudad nunca se ha organizado un maratón por Cristo Jesús, es cierto, las parroquias organizan maratones pero estos competidores no participan para alcanzar a Cristo Jesús sino más bien, animar la kermes de esa parroquia que celebra al santo patrono o algún acto importante de la parroquia.

Corredores corriendo en sentido contrario.

Dice mucha gente adulta que hoy nuestros jóvenes corren hacia la perdición, parece que hay una carrera desenfrenada por alejarse de Dios, las cosas de Dios no motivan para prepararse y competir por Cristo Jesús, más gente insinúa que hay competencias para irse al infierno; muy probablemente la situación actual de nuestra ciudad o más específicamente en nuestro país no es capaz de motivar para correr en las pistas de Cristo Jesús (camino). La tremenda decadencia de nuestros políticos, la tranza enorme de cantidad de empresas que se ha extendido a los hombres individuales, fraudes de toda índole, sobornos a escala mayores, emporios que se levantan para controlar la economía del país, la innegable pobreza de la mayoría de nuestros habitantes, la tremenda drogadicción, el alto índice de delincuencia organizada, la inseguridad en las calles, inestabilidad de nuestro presidente nacional, la alarmante ola de asesinatos y gran cantidad de delitos que quedan impugnes por partes de nuestras autoridades e “inventos de chivos expiatorios” parce que es una loca carrera hacía la muerte, ¿cómo creer en Cristo Jesús para correr por él?, la prioridad es darle un poco de mayor certidumbre a mi vida, mi casa, mi familia, muy pocos pensamos en superarnos para alcanzar un nivel de realización y quizá una poca cantidad quiera ser buen ciudadano, no es que pinte un mundo pesimista pero no podemos escapar a una realidad, lo cual hace que muchos digamos:¿correr un maratón por Cristo Jesús?, ¿no les parece ilógico?

Los premios de un maratón.

En un maratón se gana un premio sí eres competitivo, una determinada cantidad de dinero, una medalla, o bienes es el premio, sí eres un competidor común y corriente, la satisfacción de haber competido, de colaborar en la unión de la sociedad, desintoxicar tú cuerpo, de darle un tiempo más de vida a tú cuerpo, de darles satisfacción a tú familia, pero esto… requiere de un gran esfuerzo, sacrificio, lucha, disciplina, pensando en lo que dijo San Pablo el atleta hace lo correcto: 1Co 9:24 ¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, más uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis!; San Pablo es exigente, no quiere cascaritas de atletas sino gente de alta competición, gente que cuando toma la iniciativa de correr por Cristo Jesús lo haga hasta conseguirlo, los segundos lugares no son satisfactorios: 1Co 9:26 Así pues, yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no como dando golpes en el vacío. San Pablo también sabe de la disciplina que exige correr por Cristo Jesús debe de ser exhaustiva, no le es indiferente los esfuerzos que hace el atleta ni mucho menos el esfuerzo en las pistas de Jesús: 1Co 9:25 Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible. Estas últimas palabras de San Pablo que acaban de ubicar y de tomar consciencia: muchos corremos en la vida por premios corruptibles, coronas de gloria que solo duran segundos efímeros.

Inevitable hacer comparaciones.

Haciendo un análisis entre un maratón organizado por el Edo., la ciudad, una asociación, los premios son muy remotos, solo para unos cuantos, en cambio me queda claro, los premios en el maratón por Cristo Jesús son para todos, todos los que corren un maratón por Jesús gana. Para competir en un maratón donde hay grandes premios como el de Boston se tiene que pagar la inscripción de determinada cantidad, el maratón por Cristo no tiene costo, es gratis; un hombre que es adverso a Jesús decía: “sí tiene costo porque te tienes que someterse a las reglas de Jesús y la libertad vale más que el dinero, ciertamente la libertad no tiene precio pero en una maratón como el de independencia también hay requisitos para la competencia por ejemplo: estar a una hora determinada, traer muy claro su número de competidor, haberse practicado un examen de salud previa (si eres competitivo), respetar el recorrido no acortando distancias, no aceptar ayuda de terceros con vehículos, agredir a competidores etc.

Un reto pensar en correr un maratón por Jesús.

Jesús es muy claro en este aspecto: hay dos tipos de maratones en la vida (1) que se corre por el mundo y el (2) el que se corre por él. Sus caminos o pistas son muy diferentes, el del mundo tiene un camino muy ancho, amplio, el cual tiene pistas de tartán, acondicionadas para que el golpeteo de los pies no lastimen la cadera, la columna vertebral, con grandes lugares de suministro donde vas encontrar todo tipo de reanimador, grandes líneas de pintura para no perderse; el camino del maratón por Jesús es más estrecho, hay pocas señales pues Jesús es el mismo camino, hay pocos lugares de suministro con pocos elementos para la rehidratación pues siendo el la vida puede durarte lo suficiente, el camino que se recorre es la verdad por eso no se pierde, citaba el Padre Moisés Larraga Medellín que el único inconveniente es que en lo más estrecho se tenía que entrar de rodillas por lo que no es necesario ver quién es el que gana sino quién llega; los maratones del mundo exigen tenis adecuados, en el maratón por Jesús hasta descalzo por así decirlo.

¿Cuáles son los premios que ofrece el maratón por Jesús?

Cuando empecé a leer la lista de premios del maratón por Jesús quede impactado, todos son premios muy grandes sí se decide a correr por él:

1.- Mis pasos nunca se desviarán al infierno.
2.- Mis pocos o muchos esfuerzos tienen premio.
3.- La edad no tiene factor para correr.
4.- existe un solo maestro en la disciplina que enseña el acondicionamiento diario.
5.- La salvación.
6.- Vivir el reino de él.
7.- Habitar en su morada santa por siempre.
8.- Vivir dignamente como hijo de Dios.
9.- Tener una vida sostenida por el Espíritu santo.
10.-Ser un constructor del reino de Dios.
11.-Desarrollo de todas sus potencias.
12.-Una vida sana y útil.
13.-Caminar como santo.
14.-Tener intercesores como suministradores.
15.-Gozar de las promesas de su palabra.
16.-Vivir como se debe en la iglesia.
17.-Ser alimentado con el cuerpo y sangre de e´l.
18.-vivir en amistad con Dios
19.-Mis esfuerzos tienen vida para otros.
20.-Al correr aprendo a amar.
21.-La familia es incluida para disfrutar los beneficios del maratón.
22.-Vivir cuerdo, deseando seguir corriendo en el maratón.
23.-Edificar un mejor mundo en Cristo

Al observar todos estos premios me hizo analizarlos para ver sí no son inventos o verdaderamente premios que ofrece el maratón por Jesús; en este maratón de independencia amigos míos corrieron con grandes cantidades de alcohol que unos kilómetros más adelante hizo que abandonaran la carrera, en el maratón de Jesús no se necesita alcohol, droga o algún otro que dé el levantón; unos corrieron con entusiasmados pero apenas unos cuantos kilómetros sentían que explotaba su corazón, en el maratón de Jesús el oxígeno puro es el Espíritu santo dador de vida que alimenta el corazón; unos acompañaron a la novia, al novio o a los amigos y tomaron su ritmo y cuando uno se desanimó, los demás abandonaron, aquí en el maratón de Jesús el corredor se responsabiliza de sí mismo pero ayuda a otros a llegar, siendo novia, novio, amigos, parientes, es decir corre con ellos, ayuda a ellos a que también lleguen y los anima para que no desfallezcan; unos más no traían los tenis adecuados y les cobró factura con ampollas viéndose obligados a abandonar la carrera, en las pistas de Jesús hasta descalzo se corre, pobres, ricos, blancos, negros, altos bajos, con o sin tenis; unos más vieron tan lejos la meta que la carrera se les hizo eterna que pensaron que ya había sido suficiente y se retiraron, aquí quién toma el arado, quién toma el camino de Jesús tiene una meta y es Jesús por tanto, nunca es suficiente para tenerlo; la verdad… ya no quise comparar, se me hacía desventajoso para los corredores del mundo y me hice una pregunta dolorosa: “¿por qué no corrí en el maratón de Jesus sí es seguro su arribo?

Conclusiones:

Tal vez he desperdiciado mucho tiempo de vida para correr la maratón por Cristo Jesús, muy probablemente me deje deslumbrar por los premios materiales que se ganan en el mundo e hice a un lado los premios espirituales, quizá nunca se valora lo que Dios ofrece en su maratón porque creemos que no existe tal maratón, duele insistir en el panorama que se va formando sobre las carreras de la vida que solo importa el éxito, el triunfo que Jesús se pierde del otro extremo. Lo más importante es que para el maratón por Cristo Jesús no te tienes que esperar a que llegue de nuevo su día, ¡todos los días son maratón de Jesús!; las inscripciones día con día están abiertas, vigentes; no se necesita parar las vías de comunicación, planear por donde va a ir el tráfico, el maratón por Cristo Jesús se corre por pistas totalmente distintas; no hay horarios forzosos, cualquier momento se puede empezar a correr en el maratón e incluso el estado de salud no implica riesgo que es por lo que se preocupa la gente.

Bienvenidos entonces al maratón por Jesús, seguramente verán logros inmediatos, incentivos y sobre todo una vida en el Espíritu santo, felicidades campeón, la meta por Jesús te espera.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.