Del libro del Génesis 37,3-4.12-13.17-28. Viernes 17 de Marzo de 2017.

Del libro del Génesis 37,3-4.12-13.17-28. Viernes 17 de Marzo de 2017.

“AHÍ VIENE ESE SOÑADOR. DÉMOSLE MUERTE”.

Israel (Jacob) quería a José más que a sus otros hijos, pues le había nacido en su ancianidad; incluso le había hecho una túnica con mangas.
Sus hermanos, viendo que su padre le prefería a sus otros hijos, comenzaron a odiarlo hasta tal punto que no podían conversar con él.
Sus hermanos habían ido a apacentar el rebaño de su padre a Siquem,
e Israel dijo a José: “Tus hermanos están cuidando las ovejas en los pastos de Siquem; ven, que quiero mandarte donde ellos. Contestó José: “Aquí estoy.
El hombre le contestó: “Se han ido de aquí, pues les oí decir: Vámonos a Dotán. Y José salió en busca de sus hermanos y los encontró en Dotán.
Al verlo desde lejos, y antes de que llegara, se pusieron de acuerdo para matarlo.
Se dijeron: “Allí viene el soñador.
Este es el momento: matémoslo y echémoslo en un pozo cualquiera, y diremos que algún animal feroz lo devoró. ¡Ahí vamos a ver en qué quedan sus sueños!”
Al oír esto, Rubén quiso salvarlo de sus manos y les dijo: “No lo maten.
No derramen sangre, les dijo Rubén, échenlo más bien en aquella cisterna allá en el desierto, pero no pongan las manos sobre él. Esto dijo para sacarlo de sus manos y devolverlo después a su padre.
Fue así que cuando José llegó junto a ellos, le sacaron la túnica con mangas que llevaba puesta,
lo tomaron y lo arrojaron a una cisterna que estaba seca, sin agua.
Se sentaron para comer, cuando alzando los ojos, vieron una caravana de ismaelitas que venía de Galaad, con sus camellos cargados de bálsamo, mirra y otras especias que llevaban a Egipto.
Entonces Judá dijo a sus hermanos: “¿Qué ganamos con matar a nuestro hermano y tapar su sangre?”
Mejor vendámoslo a esos ismaelitas y no pongamos nuestras manos sobre él, pues es nuestro hermano y carne nuestra. Sus hermanos le hicieron caso,
y al pasar unos madianitas, que eran mercaderes, sacaron a José del pozo. Lo vendieron a los madianitas por veinte monedas de plata, y éstos llevaron a José a Egipto.

PALABRA DE DIOS.- TE ALABAMOS, SEÑOR.

Biblia Latinoamericana/ se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México.

Deja un comentario