Del libro del Deuteronomio 4,32-40. Viernes 11 de Agosto de 2017.

Del libro del Deuteronomio 4,32-40. Viernes 11 de Agosto de 2017.

“EL SEÑOR AMÓ A TUS PADRES Y DESPUÉS ELIGIÓ A SUS DESCENDIENTES”.

En aquellos días, habló Moisés al pueblo; pregunta a los tiempos pasados. Investiga desde el día en que Dios creó al hombre sobre la tierra. Pregunta desde un extremo a otro del mundo: ¿Hubo jamás una cosa tan extraordinaria como ésta? ¿Se ha oído cosa semejante?
¿Ha quedado con vida algún pueblo después de haber oído como tú a Dios vivo hablando en medio del fuego?
¿Acaso algún dios ha intentado tomarse un pueblo y sacarlo de en medio de otro pueblo a fuerza de pruebas y de señales, de milagros y de combates, actuando con mano firme y dando grandes golpes, realizando esas cosas grandes que Yavé hizo por ustedes en Egipto y que tú viste con tus propios ojos?
Y porque lo has visto, ahora sabes que Yavé es Dios y que no hay otro fuera de él.
Desde el cielo te hizo oír su voz, para que lo temas, y sobre la tierra viste su gran fuego: desde en medio del fuego oíste sus palabras,
y quedaste con vida. Porque amaba a tus padres, eligió a su descendencia después de ellos; él mismo vino a sacarte de Egipto con mucho poder.
Expulsó delante de ti pueblos más numerosos y más fuertes que tú, y te hizo entrar en su tierra: hoy te la dio en herencia.
Por tanto, reconoce ahora y trata de convencerte de que Yavé es el único Dios del cielo y de la tierra, y que no hay otro.
Guarda sus leyes y sus mandamientos que yo te ordeno hoy, y te irá bien a ti y a tus hijos después de ti. Así vivirás largos años en la tierra que Yavé, tu Dios, te da.

PALABRA DE DIOS.- TE ALABAMOS, SEÑOR.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México.

Deja un comentario