Absortos ante el prendimiento de Jesús.

Absortos ante el prendimiento de Jesús.

Absortos ante el prendimiento de Jesús.

Oficios de misa.



La escena dramática del prendimiento de Jesús llama poderosamente nuestra atención, después de celebrar la pascua con la primera generación de discípulos parten a los olivos: Mc 14:26   Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos. Aquí empieza nuestra admiración, la lucha tremenda entre la parte humana y divina da comienzo con una revelación aterradora: Mc 14:27   Jesús les dice: «Todos os vais a escandalizar, ya que está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Serán los minutos más largos en la historia del hombre, ¿habrá salvación o el hombre tiene que esperar?

La agonía del hombre viejo.

¿Alguna vez se ha sentido hastiado de la vida que lleva?, harto del sexo, de la droga, alcohol, de la gente con quien se relaciona, de la violencia, del ambiente que le rodea, ¿alguna vez ha sentido de que agoniza y lo quisiera cambiar como con varita mágica todo?, aquí estamos absortos, como tratando de animar a Jesús para que no dé marcha atrás, muchas veces me he preguntado: “vale la pena su sacrificio por mí”, ¡no lo dudo de él!, sino de mí, ¿por qué no dar esa conversión determinante como muchos santos lo hicieron, que me falta?, luego mi pobre reflexión se apaga con respuesta de Pablo: 1Cor 1:25   Porque la locura divina es más sabia que los hombres, y la debilidad divina, más fuerte que los hombres. No entenderé a Jesús y menos al Padre.

Ahí en Getsemaní, donde se están reuniendo todas las pruebas contra el hombre y condenarle, Jesús abogado y víctima. El Padre exige un pago por el pecado destructor, exige una restitución por daño a la creación, exige un arrepentimiento de corazón, nuestro hombre viejo cada vez está más inoperante, se mueve defectuosamente, actúa torpemente, en pocas palabras, necesita ser renovado, el nacimiento del hombre nuevo, ¡eso es lo que llama toda la atención!, allí Jesús nos está dando la oportunidad de “nacer de nuevo”.

Los más bajos instintos atemorizan.

Me imagino que más de una vez le ha entrado miedo atroz por las cosas que es capaz el hombre de hacer negativamente, en Getsemaní, los santos padres de la Iglesia dicen que el diablo también se presentó para pedir razones de su sacrificio y lo que Jesús ve, le hacen experimentar la parte humana: Mc 14:33   Toma consigo a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir pavor y angustia. Vea la escena que ha captado el evangelista que deja absortos: Mc 14:34   Y les dice: «Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad.», ¿cómo describir una alma que está a punto de morir?, se habla de las almas condenadas al infierno, las almas que están en el purgatorio, las almas triunfantes en el cielo y nuestra alma militante que vive en la tierra.

El silencio se rompe con todos los sentimientos destructivos concentrados, como sí el mal hubiera reunido todo su ejército, sí, ha llegado la hora, él lo había afirmado: “que se haga tú voluntad y no la mía”: Mc 14:43   Todavía estaba hablando, cuando de pronto se presenta Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes, de los escribas y de los ancianos.

Lo absorto del prendimiento.

Todas las miradas están en Jesús, aunque se tensa la situación por la acción de uno de los tres, los demás no querían saber nada de hiel, sí, es muy dulce la miel, ¿a quién le gusta la amargura y la cruz pesada?: Mc 14:47   Uno de los presentes, sacando la espada, hirió al siervo del Sumo Sacerdote, y le llevó la oreja. Así es la fe de volátil, unas veces nos entregamos con todo a Dios y muchas veces la quejumbre, el reniego, la condena que le hacemos a Jesús por no cumplir nuestro s deseo o peticiones (órdenes) y lo mismo del improperio, Jesús lo pregunta: Mc 14:48   Y tomando la palabra Jesús, les dijo: «¿Como contra un salteador habéis salido a prenderme con espadas y palos? 
Lo que nos deja absortos e impactados en el prendimiento, es que parece que perdió sus derechos humanos, en Jesús nada se respetó, todo lo que dice de trato entre hombres y animales: “¡a la basura!”, tratado como delincuente, blasfemo, incitador, hombre devorador de mentes, en pocas palabras: “no grato” para la humanidad y todavía acepta pasar por el cáliz aunque no valga la pena la humanidad, o más bien en la dimensión de Dios, le hace falta amor a la humanidad y queriendo demostrarle al mundo se abandona a ellos todos huyen de la tragedia: Mc 14:50   Y abandonándole huyeron todos.

La conclusión del absorto.

– Es muy fácil decir: “para que se cumpla la voluntad de Dios”, sabiendo que casi nunca hacemos la voluntad de Dios.
– La pasión de Jesús, me invita a analizarla con detenimiento.
– Poniendo toda la atención en la obra de Jesús tal vez sea el motivante para creerle.
– Su prendimiento a los hombres nos hizo libres.
– De lo absorto a la acción.
– Los retos del prendimiento para que no nos avergüence ser sus testigos.
– Decisión de dejar al hombre viejo y revestirnos del hombre nuevo.

Tantas y tanos puntos que se pueden mencionar nada más por el prendimiento de Jesús, sí a alguien se le ha beneficiado por parte Dios, no hay otra respuesta: “al hombre”, su creatura amada, creado a imagen y semejanza. Dese cuenta de esa dignidad y disfrútela.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.