Del libro del Profeta Daniel 3,14-20.49-50.91-92.95. Miércoles 10 de Abril de 2019.

Del libro del Profeta Daniel 3,14-20.49-50.91-92.95. Miércoles 10 de Abril de 2019.

Del libro del Profeta Daniel 3,14-20.49-50.91-92.95. Miércoles 10 de Abril de 2019.

«DIOS MANDÓ A SU ÁNGEL PARA LIBERAR A SUS SIERVOS».

En aquellos días dijo el rey Nabucodonosor: «¿Es cierto, Sedrak, Mesak y Abednegó, que no quieren servir a mis dioses, ni adorar la estatua de oro que he mandado levantar? Pues bien, si no es cierto, estén dispuestos para que, al oír sonar el cuerno, la flauta, la citara, el salterio, la chirimía y toda clase de instrumentos, se postren y adoren la estatua que he mandado hacer. Pero si no la adoran, serán arrojados inmediatamente a un horno encendido. ¿Y qué dios podrá librarlos entonces de mis manos?».
Pero Sedrak, Mesak y Abednegó contestaron al rey Nabucodonosor: «No es necesario responder a tu pregunta, pues el Dios a quien servimos puede librarnos del horno encendido y nos librará de tus manos; y aunque no lo hiciera, sábete que de ningún modo serviremos a tus dioses, ni adoraremos la estatua de oro, que has mandado levantar».
Entonces Nabucodonosor se enfureció y la expresión de su rostro cambió para Sedrak, Mesak y Abednegó. Mando encender el horno y aumentar la fuerza del fuego siete veces más de lo acostumbrado. Después ordenó que algunos de los hombres más fuertes de su ejército ataran a Sedrak, Mesak y Abednegó y los arrojaran al horno encendido.
Pero el ángel del Señor bajó del cielo, se puso junto a ellos, apartó las llamas y produjo en el horno un frescor como de brisa y de rocío, y el fuego no los atormentó, ni los hirió, ni siquiera los tocó. El rey Nabucodonosor, estupefacto, se levantó precipitadamente y dijo a sus consejeros: «¿Acaso no estaban atados los tres hombres que arrojamos al horno?”. Ellos contestaron: «Sí, señor». El rey replicó: «¿Por qué, entonces, estoy viendo cuatro hombres sueltos, que se pasean entre las llamas, sin quemarse? Y el cuarto, parece un ángel»
Nabucodonosor los hizo salir del horno y exclamó: «Bendito sea el Dios de Sedrak, Mesak y Abednegó. que ha enviado a su ángel para librar a sus siervos, que confiando en él, desobedecieron la orden del rey y expusieron su vida, antes que servir y adorar a un dios extraño».

PALABRA DE DIOS.- TE ALABAMOS, SEÑOR.

Se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.