Urgencia de  amor al discipulado de Jesús. Lc 9, 57-62.

Urgencia de amor al discipulado de Jesús. Lc 9, 57-62.

Urgencia de amor al discipulado de Jesús. Lc 9, 57-62.

Evangelización.


Uno de los ruegos y suplicas más constantes que debe la sociedad católica elevar a Dios, es sin duda: “el amor al discipulado de Jesús.” Es sabido, que la administración del sacramento de la confirmación nos hace partir de un modo más consciente con el inicio de un discipulado, “la unción” del santo crisma capacita para que tengamos esa fortaleza; el evangelio según san Lucas es impactante de cómo nos hace ver la postura de Jesús y de una comunidad que supo aceptar el discipulado:

Lc 9:57 Siguiendo el camino, vino uno que le dijo: Te seguiré adondequiera que vayas.
Lc 9:58 Jesús le respondió: Las raposas tienen cuevas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.»
Lc 9:59 A otro le dijo: Sigúeme, y respondió: Señor, déjame ir primero a sepultar a mi padre.
Lc 9:60 Él le contestó: Deja a los muertos sepultar a sus muertos, y tú vete y anuncia el Reino de Dios.
Lc 9:61 Otro le dijo: Te seguiré, Señor, pero déjame antes ir a despedirme de los de mi casa.
Lc 9:62 Jesús le dijo: Nadie que, después de haber puesto la mano sobre el arado, mire atrás, es apto para el Reino de Dios.

Jesús es muy claro con lo que refiere al discipulado de él, aunque el discipulado es algo extraordinario y que llena a todo hombre, también es cierto que se tiene que pagar un precio alto por él. En este discipulado es un orgullo llevar a Jesús a los demás hermanos, también no se debe de olvida que implica garndes desprendimientos y poca recomensa monetaria, material.

El evangelio según san Lucas nos pone tres casos muy actuales que pueden hacer el desvío de un buen discipulado e incluso obstaculizar a tal grado de alejar la intención de inciar a ser formado por Jesús.

1.- No hay fama personal, solo testimonio.

Recuerdo a un compañero que se había hecho la idea de entregarse con toda su alma a nuestro Señor Jesús, al comenzar su discipulado le juntaron con un misionero que iba a estar en el “Ajusco”, zona montañosa ubicado en la ciudad de México, ahí se había localizado un lugar con necesidad de Dios, antes de subir y empezar la misión, solo se les dieron $200 pesos como viaticos, cosa que le parecio una broma, ya que en el lugar donde trabajó por 18 años, sus viaticos eran de $8,000 pesos por viaje, sin embargo, su compañero sonrió y dijo: Dios provee.

Al paso de los días, tocar puertas, subir pasajes pesados, ver rostros de repudio, de ver ausencia de Dios, se empezo a desgastar, casi para tirar la “toalla”, en un poblado de no más de 100 habitantes, un joven de 14 años le mostró el mismo pasaje: Lc 9:57 Siguiendo el camino, vino uno que le dijo: Te seguiré adondequiera que vayas. El joven pregunta que significaba, lo que hoy le contestaría Jesús: Lc 9:58 Jesús le respondió: Las raposas tienen cuevas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.»

No hay fama, no hay dinero, no hay gloria, no se vive suntuosamente, no hay mucho crédito, no es negocio, la gloria es la salvación, participar en el reino de Dios; aunque muchos coordinadores, ministros y gente se convierta en su propio protagonista por no entender el discipulado y apostolado, la verdad, no hay mucho por que luchar en la vida material, sin embargo, la pregunta surge: ¿acaso no es suficiente el amor a Dios para el discipulado y ganar el reino de Dios?, ¡debería de bastar!, pero también es de analizar que cuando los laicos se insertan en la Iglesia en el ser y quehacer de la evangelización traemos muchas secuelas mundanas que poco a poco va puliendo Dios. Y como cosa importante, al terminar la misión este hermano traía en su bolsa 800 pesos, no doscientos, allá comío, le apoyaron, no le fanto nada.

2.- Los que les afecta el mundo en lugar a Dios.

Jesús tiene todo el día para llamar al hombre a que se convierta, cambie, se transforme, viva conforme al plan de Dios, en armonia con los demás, erradicando el mal, más se hacen oídos sordos a ese llamado, distraidos en la vida mundana, el dinero, el trabajo, las cosas materiales, el sexo, los vicios, familia, acontecimientos; todo este entorno perjudica su forma conductual y preferencial, su vida material, su vida corporal y se olvida de la vida espiritual que de igual manera la descuida, y podemos agregar que los acontecimientos diarios son más poderosos que Dios.

Note esto por favor: una dama ministra extraordinaria de la santa eucaristía, amante del corazón de Jesús, organizadora de horas santas, participante en pláticas catequeticas, de repente pasa por una situación, su hija se anda divorciando, lleva a los hijos a la casa de ella, dice que va a trabajar para mantenerlos, debo de agregar que no vive sola la dama ahí en la casa, hay otra hija soltera de 23 años, un hijo soltero de 25 años, por el momento no trabajan, sin embargo el esposo gana lo suficente. La situación de su hija provocó que no fuera a llevar al Señor como cada viernes, a que no fuera a la santa eucaristía, a que no participará en la hora santa y a que no diera catequesis los sábados, cortó comunicación, ¿qué significa esto?, ¿acaso no está llena de Dios y actividades?

Vaya que se cumple: Lc 9:59 A otro le dijo: Sigúeme, y respondió: Señor, déjame ir primero a sepultar a mi padre. No es crítica a la dama ministra, es que en lugar de “agarrarse de Dios”, se suelta de él, algo claro nos queda: “sin él no podemos nada”y Jesús nos diría sin duda: Lc 9:60 Él le contestó: Deja a los muertos sepultar a sus muertos, y tú vete y anuncia el Reino de Dios. No es que deje a la hija, al contrario, seguir con su labor y apoyo de la hija será más efectivo.

3.- Los apegos a las personas.

No hay duda que Dios se manifiesta en cuanto amamos a nuestra familia próxima: esposa, esposo, hijos, papas, hermanos, abuelos, de hecho es congruencia amar a los de casa, sin embargo, es también comprobado que ese amor a nuestra familia desdemdido nos incapacita para salir a otros que no sean ellos, el amor al humano nos nos hace dudar de un discipulado: Lc 9:62 Jesús le dijo: Nadie que, después de haber puesto la mano sobre el arado, mire atrás, es apto para el Reino de Dios.

Un amigo a ojos bien vistos, quería mucho a su esposa, a hijos, padres, se veían muy felices, los encontraban en lugares, restaurantes, eventos, todos juntos, se podría decir: “que bonita familia”, cierto día invitamos a este amigo a servir en un retiro, accedió a participar, más todo el día como cosa rara recibió una cantidad de llamadas abrumadoras, era su familia: ¿dónde andas?, ¿cuánto falta?, “ya vamos almorzar”, “todo el día en la iglesia”, mi mamá te necesita”, “papá necesito un favor”, “hijo ni tanto que no alumbre ni tanto que queme al santo” y más que no nos contó.

Es una tragedía que la familia solo busque para ellos el reino de Dios, su amor mal entendido aleja hasta de la salvación, aun así este amigo se fue contento porque sirvió a sus hermanos, aunque recibió una sermoniada como nunca, duró bastante tiempo que no celebró misa, mucho tiempo sin sacramentos, mucho tiempo sin participar en las obras de la comunidad por temor a su familia, cada que el quería ir a misa su esposa inventaba que traía la “presión baja”, y sí se iba a la brava como se dice: “sus hijos lo regañaban”, pero si andaba con su familia todo era felicidad para ellos, nada más errónio, “sí quieres salvación construye para otros salvación.”

En resumidas cuentas:

– Si no se despierta el amor al discipulado por parte de la familia, la familia está propensa a caer.
– En los momentos más duros es cuando el discípulo necesita de Jesús, al sentirse que se hunde, Jesús y la comunidad lo saca adelante.
– Todo tiene un equilibrio, la familia se cuida y ese amor nos lleva a los demás.
– Hay que enseñar a los hijos a vivir en Iglesia.
– Hay que alentar a nuestros hijos a que sean discípulos de Jesús e incluso hasta sacerdotes.
– Educar a nuestros hijos a servir les procurará la salvación.
– Servir es el mejor ejemplo para nuestros hijos.

¡Adelante con el amor al discipulado de Jesús, urgencia que nos mueve!

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.