De la 1a carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 15,35-37.42-49. Sábado 19 de Septiembre de 2020.

De la 1a carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 15,35-37.42-49. Sábado 19 de Septiembre de 2020.

De la 1a carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 15,35-37.42-49. Sábado 19 de Septiembre de 2020.

«SE ENTIERRA UN CUERPO CORRUPTIBLE Y RESUCITA INCORRUPTIBLE».

Hermanos: Hay algunos que preguntan: «¿Cómo resucitan los muertos? ¿Qué clase de cuerpo van a tener?».
Es que no se han puesto a pensar que el grano que se siembra tiene que morir, para que nazca la planta. Lo que se siembra no es la planta que va a brotar, sino solamente la semilla, por ejemplo, de trigo o de cualquier otra cosa.
Lo mismo sucede en la resurrección de los muertos: se siembra un cuerpo corruptible y resucita incorruptible; se siembra un cuerpo miserable y resucita glorioso; se siembra débil y resucita fuerte; se siembra un cuerpo puramente humano y resucita un cuerpo vivificado por el espíritu divino.
Pues si existe un cuerpo puramente humano, también existe un cuerpo vivificado por el espíritu. En efecto, la Escritura dice que el primer hombre, Adán, fue un ser que tuvo vida; el último Adán es espíritu que da la vida. Sin embargo, no existe primero lo vivificado por el Espíritu, sino lo puramente humano; lo vivificado por el Espíritu viene después.
El primer hombre, hecho de tierra, es terreno; el segundo viene del cielo. Como fue el hombre terreno, así son los hombres terrenos; como es el hombre celestial, así serán los celestiales. Y del mismo modo que fuimos semejantes al hombre terreno, seremos también semejantes al hombre celestial.

PALABRA DE DIOS.- TE ALABAMOS, SEÑOR.

Se toma como guía el misal Católico. Asamblea Eucarística. México.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.