Salmo 91, 1 – 16

Salmo 91, 1 – 16

El que habita al amparo de Elyón y mora a la sombra de Shaddai,
diga a Yahvé: «Refugio, baluarte mío, mi Dios, en quien confío».
Pues él te libra de la red del cazador, de la peste funesta;
con sus plumas te protege, bajo sus alas hallas refugio: escudo y armadura es su fidelidad.
No temerás el terror de la noche, ni la saeta que vuela de día,
ni la peste que avanza en tinieblas, ni el azote que devasta a mediodía.
Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu derecha, a ti no te alcanzará.
Basta con que fijes tu mirada, verás la paga de los malvados,
tú que dices: «Yahvé es mi refugio», y tomas a Elyón por defensa.
El mal no te alcanzará, ni la plaga se acercará a tu tienda;
que él ordenará a sus ángeles que te guarden en todos tus caminos.
Te llevarán ellos en sus manos, para que en piedra no tropiece tu pie;
pisarás sobre el león y la víbora, hollarás al leoncillo y al dragón.
Puesto que me ama, lo salvaré, lo protegeré, pues me reconoce.
Me llamará y le responderé, estaré a su lado en la desgracia, lo salvaré y lo honraré.
Lo saciaré de larga vida, haré que vea mi salvación.

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

    1. Juan Revilla

      Mary, las biblias que estamos usando es la biblia de jerusalén versión 98, también la biblia de ámerica y latinoamericana, que bueno que aprecies los salmos bella riqueza para orar.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: