Gracias madre por ser agraciada de traer en tu vientre la salvación y al mesías.

Gracias madre por ser agraciada de traer en tu vientre la salvación y al mesías.

Gracias madre por ser agraciada de traer en tu vientre la salvación y al mesías.


Por Juan Revilla.

Hoy la Iglesia católica tiene misa solemne, venera el nacimiento de nuestra madre santísima María; una mujer tan venerada y rechazada por los hombres, controversia es su persona y rezago amoroso para el creyente; encumbrada en los altares y despojada por otros de sus virtudes, más no nos debe de extrañar, nuestro Señor Cristo Jesús ya lo predijo: Mt 5:11-12 “Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros”. Nuestra Madre nos enseña a llevar la cruz de la persecución por muchos que creen interpretar la palabra de Dios como revelación que entienden y comprenden, no cabe duda alguna que sólo Dios puede darnos un conocimiento recto y pleno de las verdades y María lo comprendió; todo lo guardaba en su corazón meditándolo cfr. Lc 2, 19.

Nuestra Madre es celebrada por traer al mesías, al Señor, al hijo de Dios, por medio de su encarnación en su vientre y por obra del Espíritu Santo, la humanidad nos alegramos como el ángel anuncio a María: Lc 1:28 Y, entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» ¿Será difícil entender la escritura de una realidad que los cristianos saben, pero que no aceptan?, nuestra oración a María (el ave María), no creo que la oren algunos que no creen en ella como madre de Dios y digo esto porque sería una verdadera hipocresía orarla y negarla; qué es, la madre de nuestro Señor Jesús lo es, la misma Isabel llena de alegría y del Espíritu santo por el don del hijo que estaba en su vientre (Juan el bautista) exclamó: Lc 1:43 y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor?; la mamá de mi Señor Jesús, tienen razón de dudar tal vez algunos por esa falta de fe hacía ella, ella misma quería entender: ¿cómo iba a ser posible que de su vientre naciera el salvador nuestro, el Emmanuel?, el ángel disipó su pregunta: Lc 1:35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios.” Tal vez Dios mande a su ángel a disipar las dudas a los incrédulos.

Ella es la mujer vestida de sol, que con la devoción del rosario ora e intercede por una humanidad que renuncia de su salvación ya obtenida por su hijo Cristo Jesús; tomando la vida del mundo que sólo conduce a la perdición, el hombre actual se consume en su propia adoración así mismo, adorando la obra de sus manos, creyéndose el constructor de su propia vida y no queriendo dependencia de Dios, así nuestra madre ora por esos hijos entregados en la cruz por su hijo antes de morir: Jn 19:26-27 “Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaban allí, dijo a la madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Luego dijo al discípulo: He ahí a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.”; si Pedro negó a Jesús, ¿qué se espera de hombres actuales?, lo mismo, la niegan y enseñan a otros hacer lo mismo que es más triste, más sin embargo María con un corazón bien forjado por el maestro que es Dios, le enseño a perdonarnos y a pedir sin cansancio por nosotros los pecadores y vaya que somos pecadores, por esa razón el rosario no cae de sus manos como medio para pedir y pedir a Dios piedad por sus hijos; la sagrada escritura describe el clamor de Raquel cuando sus hijos eran asesinados por mandato del rey Herodes para matar a Jesús, el mesías que según el atentaba contra su reinado cfr. Mt 2, 18; María da plenitud a Raquel, ella es consolada por su hijo Jesús y sabiendo que todo lo puede ora por el rescate de los hijos de Dios, por su conversión y vuelve a decir las palabras más profundas a sus hijos: Jn 2:5 Dijo la madre a los servidores: Haced lo que El os diga.”, tal vez nos falta entender: ¿qué es lo que puede hacer Jesús?, ¡el Cristo!: “Todo”, nada le es imposible, dueño de la tierra y del cielo y los abismos, el Señor que tiene las llaves de la vida y la muerte, de la misma piedra sacará hijos de Dios, sólo falta creer, porque tal vez nosotros esperamos a un Dios de escritorio que con sólo decir ten esto, aquello, bastaría para tener lo que queramos aunque nos costará la muerte, por eso nuestra Madre no deja de orar rosario en mano y muchos se unen a ese ruego con rosario en mano.

Madre, no terminaría de exponer tantas virtudes tuyas, el entendimiento y el misterio de nuestro Señor Cristo Jesús se desborda del entendimiento nuestro, más un ruego tuyo bastaría para que nuestro Señor Cristo Jesús revelará lo que quiere en esta celebración de nuestra Iglesia que te hace madre; sólo quedan palabras de agradecimiento por traer mediante tu vientre la salvación y al mesías a nuestras vidas, que aunque con muy poco testimonio sabemos que es vivir con Cristo y sin Cristo, Gracias madre y que Cristo Jesús se haga realidad en nuestras vidas.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.