Oseas 14, 2-10

Oseas 14, 2-10

Vuelve, Israel, a Yahvé tu Dios, pues tus culpas te han hecho caer.
Preparaos unas palabras, y volved a Yahvé. Decidle: «Quita toda culpa; acepta lo bueno; y en vez de novillos ofrecemos nuestros labios.
Asiria no nos salvará, no montaremos a caballo, y no diremos más «Dios nuestro» a la obra de nuestras manos, oh tú, en quien halla compasión el huérfano.»
– Yo sanaré su infidelidad, los amaré graciosamente; pues mi cólera se ha apartado de él,
seré como rocío para Israel: florecerá como el lirio, y hundirá sus raíces como el Líbano.
Sus ramas se desplegarán, su esplendor será como el del olivo, y su fragancia como la del Líbano.
Volverán los que habitaban a su sombra; harán crecer el trigo, florecerán como la vid, su fama será como la del vino del Líbano.
Efraín… ¿qué tengo yo que ver con los ídolos? Yo respondo y lo protejo. Yo soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto.
¿Quién es sabio para entender estas cosas, inteligente para conocerlas?: porque rectos son los caminos de  Yahvé, por ellos caminan los justos, mas los rebeldes en ellos tropiezan.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.