1a Lect Hechos de los Apóstoles 3,11-26. Jueves 8 de Abril 2010

Sin separarse de Pedro ni de Juan, el hombre siguió caminando. La gente corrió asombrada tras ellos hasta otra entrada, conocida como Portón de Salomón, y los rodeó.
Al ver eso, Pedro les dijo:
«Amigos israelitas, ¿qué les sorprende? ¿Por qué nos miran así? ¿Acaso creen que nosotros sanamos a este hombre con nuestro propio poder?
Nuestros antepasados Abraham, Isaac y Jacob adoraron a Dios. Y ese mismo Dios es quien nos ha enviado a Jesús como Mesías, y nos ha mostrado lo maravilloso y poderoso que es Jesús. Pero ustedes lo entregaron a los gobernantes romanos, y aunque Pilato quiso soltarlo, ustedes no se lo permitieron.
«Jesús sólo obedecía a Dios y siempre hacía lo bueno. Pero ustedes lo rechazaron y le pidieron a Pilato que dejara libre a un asesino.
Fue así como mataron a Jesús, el único que podía darles vida eterna. Pero Dios ha hecho que Jesús vuelva a vivir, y de eso nosotros somos testigos.
«Nosotros confiamos en el poder de Jesús, y como todos ustedes vieron, esa confianza es la que ha sanado completamente a este hombre.
«Israelitas, ni ustedes ni sus líderes se dieron cuenta del mal que estaban haciendo.
Pero Dios ya había anunciado, por medio de sus profetas, que el Mesías tendría que sufrir, y así ocurrió.
Por eso, dejen de pecar y vuelvan a obedecer a Dios. Así él olvidará todo lo malo que ustedes han hecho, les dará nuevas fuerzas
y les enviará a Jesús, que es el Mesías que desde un principio Dios había decidido enviarles.
Por ahora Jesús tiene que quedarse en el cielo, hasta que Dios vuelva a hacer nuevas todas las cosas. Esto también lo anunciaron hace mucho los santos profetas.
«Uno de esos profetas fue Moisés, quien dijo: «Dios elegirá a uno de nuestro pueblo, para que sea un profeta como yo. Ustedes harán todo lo que él les diga.
El que no lo obedezca, dejará de ser parte de nuestro pueblo».
«Samuel y todos los demás profetas también anunciaron las cosas que están pasando ahora.
Hace mucho tiempo Dios hizo un pacto con los antepasados de ustedes, y les hizo una promesa. Pues todo lo que Dios les prometió por medio de los profetas, ahora lo cumplirá con ustedes. Y ésta es la promesa que Dios le hizo a Abraham, uno de nuestros antepasados:
«Todos los pueblos de la tierra
recibirán mis bendiciones
por medio de uno
«Ahora que Dios ha resucitado a su hijo Jesús, lo primero que hizo fue enviarlo a ustedes, para bendecirlos y para que dejen de hacer lo malo»e tus descendientes».

*Biblia de Lenguaje sencillo/ se toma como guía el Misal Católico : Asamblea Eucarística mensual

Deja un comentario