¿Cómo orar con la Biblia?

¿Cómo orar con la Biblia?

Los salmos son la oración del pueblo en el que vivió Jesús.

Aunque muchos salmos tienen trozos que hoy consideramos «salvajes»:

«¿No odio  Yahvé a los que te odian? Los odio en el colmo del odio, los tengo por enemigos. (Salmo 139)

en medio de pasajes de una gran ternura:

¿a dónde iré lejos de tu espíritu, a dónde podré huir de tu presencia? Si subo hasta el cielo, allí estás Tú, si me acuesto en el abismo allí te encuentro. Si vuelo sobre las alas de la aurora y me instalo en el extremo del mar, también allí me alcanzará tu mano y me agarrará tu derecha. (Salmo 139),

el Espíritu que anima los salmos puede consolarnos, entendernos, animarnos y ponernos en profunda comunicación con Dios.

Hoy recuerdo un anochecer en el que regresaba de Tuxpan, Ver. con mi mamá enferma de cierta gravedad enmedio de la alta sierra veracruzana. El coche iba rápido con mi familia en silencio, cuando uno de mis salmos preferidos vino a mi mente para calmar mi angustia de llegar pronto a donde hubiera un albergue o un médico:

«El Señor es mi pastor, nada me falta, en verdes pastos me hace reposar y hacia fuentes tranquilas me conduce para reparar mis fuerzas, aunque camine por cañadas oscuras ningún mal temeré porque Tú estás conmigo, tu vara y tu cayado me dan seguridad.» Salmo 23

¿Has tratado de aprender de memoria un salmo que te guste?

Busca entre los salmos alguno que hable a tu corazón y aprendelo por pedacitos.

Hace unos días, regresando de Sierra de Lobos de un retiro, un querido amigo cantaba con una hermosa y profunda voz el salmo 121 :

«Levanto los ojos a los montes, ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra«

y veía yo que desfilaban por la ventanilla las montañas y los valles profundos mientras oía que él seguía:

«No duerme tu guardián, no duerme ni reposa el guardián de Israel«

Hoy que escribo esto, le pido al Señor que al escuchar su palabra puedas sentir la misma paz y alegría que me inundó a mí.

Martha Elena Sánchez Estrada

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

  1. Juan Carlos

    … gracias tambien por compartir esos momentos de oracion, especialmente en la adversidad que a nuestros ojos aparece, a veces en la incomprension de los hechos, y la impotencia nuestra por remediar algo que nos perturba y nos incomoda, que tal vez pretenda infundir duda y desesperacion, renegar de las cosas, pero con la fe bien firme y puesta en que la gracia de Dios nos acompaña y nos asiste de manera real, calquier cosa que se presente en el tiene la esperanza y la seguridad del que camina de su mano, como en ese hermoso salmo que citas en estas lineas de tu experiencia, de tu fe…

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: