Evangelio San Marcos 8,22-26. Miércoles 16 de Febrero de 2011.

Evangelio San Marcos 8,22-26. Miércoles 16 de Febrero de 2011.

«EL CIEGO QUEDO CURADO Y VEIA TODO CON CLARIDAD».

Cuando llegaron a Betsaida, le trajeron un ciego y le pidieron que lo tocara.
Jesús tomó al ciego de la mano y lo llevó fuera del pueblo. Después le mojó los ojos con saliva, le impuso las manos y le preguntó: «¿Ves algo?»
El ciego, que empezaba a ver, dijo: «Veo como árboles, pero deben ser gente, porque se mueven.
Jesús le puso nuevamente las manos en los ojos, y el hombre se encontró con buena vista; se recuperó plenamente y podía ver todo con claridad.
Jesús, pues, lo mandó a su casa, diciéndole: «Ni siquiera entres en el pueblo.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.