Evangelio San Juan 1,1-18. Sabado 31 de Diciembre de 2011.

Evangelio San Juan 1,1-18. Sabado 31 de Diciembre de 2011.

«AQUEL QUE ES LA PALABRA SE HIZO HOMBRE».

En el principio era la Palabra,
y la Palabra estaba ante Dios,
y la Palabra era Dios.
Ella estaba ante Dios en el principio.
Por Ella se hizo todo,
y nada llegó a ser sin Ella.
Lo que fue hecho
tenía vida en ella,
y para los hombres la vida era luz.
La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la recibieron.
Vino un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino para dar testimonio, como testigo de la luz,
para que todos creyeran por él.
Aunque no fuera él la luz, le tocaba dar testimonio de la luz.
Ella era la luz verdadera,
la luz que ilumina a todo hombre,
y llegaba al mundo.
Ya estaba en el mundo,
este mundo que se hizo por Ella, o por El,
este mundo que no lo recibió.
Vino a su propia casa,
y los suyos no lo recibieron;»
pero a todos los que lo recibieron
les dio capacidad para ser hijos de Dios.
Al creer en su Nombre
han nacido,
no de sangre alguna, ni por ley de la carne,
ni por voluntad de hombre,
sino que han nacido de Dios.
Y la Palabra se hizo carne,
puso su tienda entre nosotros,
y hemos visto su Gloria:
la Gloria que recibe del Padre el Hijo único;
en él todo era don amoroso y verdad.
Juan dio testimonio de él;
dijo muy fuerte: «De él yo hablaba al decir:
El que ha venido detrás de mí, ya está delante de mí,
porque era antes que yo.
De su plenitud hemos recibido todos,
y cada don amoroso preparaba otro.
Por medio de Moisés hemos recibido la Ley,
pero la verdad y el don amoroso
nos llegó por medio de Jesucristo.
Nadie ha visto a Dios jamás,
pero Dios-Hijo único nos lo dio a conocer;
él está en el seno del Padre
y nos lo dio a conocer.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.