De la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 5,21-33. Martes 30 de Octubre de 2012.

De la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 5,21-33. Martes 30 de Octubre de 2012.

De la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 5,21-33. Martes 30 de Octubre de 2012.

«ÉSTE ES UN GRAN MISTERIO Y YO LO REFIERO A CRISTO Y A LA IGLESIA».

Expresen su respeto a Cristo siendo sumisos los unos a los otros.
Lo sean así las esposas a sus maridos, como al Señor.
El hombre es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia, cuerpo suyo, del cual es asimismo salvador.
Que la esposa, pues, se someta en todo a su marido, como la Iglesia se somete a Cristo.
Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella.
Y después de bañarla en el agua y la Palabra para purificarla, la hizo santa,
pues quería darse a sí mismo una Iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni nada parecido, sino santa e inmaculada.
Así deben también los maridos amar a sus esposas como aman a sus propios cuerpos: amar a la esposa es amarse a sí mismo.
Y nadie aborrece su cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida. Y eso es justamente lo que Cristo hace por la Iglesia,
pues nosotros somos parte de su cuerpo.
La Escritura dice: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa y los dos formarán un solo ser.
Es éste un misterio muy grande, pues lo refiero a Cristo y a la Iglesia.
En cuanto a ustedes, cada uno ame a su esposa como a sí mismo, y la mujer, a su vez, respete a su marido.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.