Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

Para ser amigo de Dios con “San Francisco de Sales”       -Meditación V   “De la muerte”-

Para ser amigo de Dios con “San Francisco de Sales” -Meditación V “De la muerte”-

Para ser amigo de Dios con “San Francisco de Sales”

Meditación V   “De la muerte”

en-la-hora-de-la-muerte

  1. Preparación:

Ponte en la presencia de Dios

Pídele su gracia

Imagina que estas en la cama, enfermo y sin ninguna esperanza de escapar de la

muerte.

  1. Consideraciones:

Considera la incertidumbre del día de tu muerte:

¡Oh alma mía! Un día has de salir de este cuerpo, ¿Cuándo será? ¿Será en el invierno ó en verano? ¿En la ciudad o en el campo? ¿De día o de noche? ¿Será repentinamente o ya se esperaba? ¿Será de enfermedad o de accidente? ¿Tendrás tiempo para confesarte o no? ¿Te asistirá tu confesor o padre espiritual?

¡Ay de mi, alma mía, que de todo esto no sabemos nada! Solo es seguro que moriremos, y que siempre, es antes de lo que pensamos.

 

Considera que, entonces, el mundo se acabará para ti, que no tendrá más para ti, que transformara lo de arriba hacia abajo, delante de tus ojos; porque entonces, los placeres, las vanidades. Los gustos mundanos y las aficiones vanas, se nos representaran como nubes y fantasmas.

¡Ay, pobre de mí, y porque juguetes y quimeras he ofendido a mi Dios, pues lo he dejado por nada!

 

 

Y al contrario, la devoción y las buenas obras te parecerán entonces, tan dulces y dignas de desearse.

 

 

¡Ay de mí! ¿Por qué no he seguido este hermoso y agradable camino?

 

 

Entonces, los pecados que parecían pequeños, te parecerán grandes como montañas, y la Devoción, pequeña.

 

 

Considera las grandes y ansiosas despedidas que hará tu alma de este mundo:

De las riquezas

De las vanidades

De las vanas compañías

Los placeres y pasatiempos

Los amigos y vecinos

Los parientes e hijos

El marido o la mujer

De toda criatura

 

 

Y al final, se despedirá de su cuerpo, al que dejara amarillo, espantoso, deshecho, feo y mal oliente.

Considera las cosas que se tendrán que hacer para levantar ese cuerpo y esconderlo en tierra; y que hecho esto, el mundo no pensara más en ti, ni quedara más memoria que la poca que tú también hiciste de otros. Dirán cuando mucho:

Dios le perdona

¡Oh muerte, y cuan impetuosa y digna de consideración eres!

 

Considera que, el alma, al salir del cuerpo, toma su camino, a la derecha o a la izquierda.

 

 

¡Ay de mí! ¿A dónde irá la tuya? ¿Qué camino tendrá? Ninguno, sino aquel que haya merecido en este mundo.

  1. Afectos y compromisos

Ruégale a Dios y arrójate en sus brazos:

¡Ay de mi, Señor! Recíbeme en tu protección, en ese día espantoso. Haz que la hora de la muerte, sea para mi, dichosa y favorable, aunque todas las horas de mi vida sean afligidas y tristes.

 

Menos precia al mundo:

Como no se la hora en que tengo que dejarte, ¡oh mundo! No quiero envolverme contigo; y ustedes, queridos amigos y amados parientes, permítanme que no les tenga más afecto que el de una santa amistad, la cual, pueda durar eternamente. Porque, ¿de qué servirá unirme a ustedes, de modo que después sea necesario deshacer y romper tal atadura?

 

Quiero prepararme desde ahora, tomas las precauciones importantes para hacer este recorrido felizmente; quiero asegurar el estado de mi conciencia con toda verdad, sinceridad,  y poner orden en tales y tales faltas:…

  1. Conclusión:

Da gracias a Dios por este compromiso que te ha dado; ofrécelo a su Divina Majestad; ruégale de nuevo, que te de una dichosa muerte, por los meritos de su precioso Hijo. Implora la ayuda de la Virgen María y de los santos.

Padre Nuestro… Ave María….

 

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.