El Dominical: Reflexion sobre el santo evangelio según san Lucas (24,13-35):

El Dominical: Reflexion sobre el santo evangelio según san Lucas (24,13-35):

El Dominical: Reflexión sobre el santo evangelio según san Lucas (24,13-35)

Esto dice el Señor:

“¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?.”

Hay una frase en español que se me viene a la mente con las lecturas de hoy: “Pecamos de tontos”. Lo que esa frase significa es que uno es víctima de su desatención, no necesariamente que uno peque por una acción causada por distracción (tonto).

En teoría, para que una acción se considere pecaminosa, debe haber intención de hacerla con conocimiento de que es pecaminosa; hay veces en que pecamos sin intención, pero por causa de nuestra falta de juicio. Es posible que, más que distraídos, hayamos pecado engaño; nosotros mismos somos capaz de disfrazar nuestro juicio y engañarnos para pecar. Así como hay que poner atención para encontrar a Cristo, hoy quisiera hacer una llamada a poner atención para encontrar al pecado en nuestras acciones y evitarlo.

Para ilustrar lo que quiero decir, voy a poner un ejemplo. Cuando era chico (hace 15 años para ser exacto), llegué a Nueva York a casa de unos amigos de un amigo. Como no teníamos donde hospedarnos la primera noche, ellos nos recibieron, dieron de comer, y hasta nos dieron dinero para tomar un taxi la en la mañana siguiente y llegar a nuestro destino a salvo. Todo iba bien, hasta que ofrecieron llamarnos al taxi; nuestra intención no era (y terminó por no serlo) tomar un taxi, sino quedarnos con el dinero y tomar el metro. Luego de que nos ayudaron tantísimo, les mentimos cuando salimos de su casa y dijimos que tomaríamos un taxi con el dinero que ellos nos habían regalado. ¿Cómo fuimos capaces de pecar en contra de nuestros bienhechores? Ciertamente, nuestra acción no los afectó, pero nos engañamos a nosotros mismos y nos convencimos de que estábamos haciendo lo correcto. Pecamos por tontos.

Hoy reflexioné sobre todas las veces en las que he pecado (y he visto) pecar por tonto esta semana y no encuentro pocos momentos. Por un lado, me jacto de buscar e imitar a Cristo en la medida de lo posible, y por el otro, me topo con el pecado por mi falta de atención. No creo que se valga justificar pecar sin intención cuando el llamado de Cristo es a buscar la salvación conscientemente… porque no llegará por accidente.

Empieza por considerar todos los malos pensamientos y sentimientos que guardas por cosas tontas: envidia, avaricia, celos, etc.

No dejes que el pecado entre a tu corazón disfrazado de tonto.

Que tengan un excelente inicio de semana.

Un abrazo,

Paco.

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. Juan José

    Para evitar caer en la tentación, necesitamos estar cerca, muy cerca de Diios, tener un encuentro con El, necesitamos evangelizarnos, para no ser cristianos de apariencia, necesitamos ser cristianos convencidos de que Dios nos ama y nos hizo a imagen y semejanza de Dios y quiere que estemos con El en la gloria eterna. Prepárate para la prueba . Eclesiástico 2:1-10

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: