La gran dicha del cristiano: “el discipulado en Jesús” Jn 10, 27-30

La gran dicha del cristiano: “el discipulado en Jesús” Jn 10, 27-30

La gran dicha del cristiano: “el discipulado en Jesús” Jn 10, 27-30

Comentario al evangelio.


Estamos entrando a la cuarta semana de pascua, listos para vivir la experiencia de la fiesta de pentecostés, hoy como signo de las apariciones de Jesús durante 40 días a los discípulos, nos debe de quedar muy claro, ahora que nos reunimos en la santa eucaristía, lo que Jesús nos dice desde en el altar, a través de la sagrada palabra de él: “somos sus discípulos”, esto nos debe de llenar de alegría, nos ha elegido y nos invita a creerle y en él se da todo por añadidura. Para el comentario citamos los versos por completo y posteriormente se hará el comentario más conveniente:

Jn 10:27   Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen. 
Jn 10:28   Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. 
Jn 10:29   El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. 
Jn 10:30   Yo y el Padre somos uno.»

Es te comentario lo dividimos en 4 partes: 1) el discipulado; 2) Efectos del seguimiento; 3) Dios y el hombre y 4) la Trinidad.

1.- El discipulado.

Las palabras contenidas en el versículo 27 son muy conmovedoras: Jn 10:27   Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Tal vez para que se pueda hacer realidad esa experiencia en referencia a Jesús, es necesario penetrar en la dicha del discipulado; el contacto continuo con una persona permite que se vaya conociendo más y más, la vida en Jesús parte de un discipulado, y es vital entender que un discipulado no es una automatización, por el contrario, más libre es el discípulo, adhiriéndose con mayor fuerza por convicción.

Usted ve seguidores del budismo, yoguismo, sofismo, seguidores en el pensamiento de ouspensky, y le parece fascinante, para un cristiano y más en un católico, el discipulado es el punto de partida de su fe, en él se centra “todo” y cuando se dice todo, es que Jesús es el medio por el cual se va al Padre. Al estilo oriental se iban a vivir con el maestro, la forma de vivir con Jesús es en su santa palabra, en la enseñanza de su doctrina, en su moral y en la tradición de las comunidades, la vida sacramental es otro medio efectivo por el cual se vive en Jesús.

Se ha dicho varias veces que el déficit de un catolicismo es el poco discipulado, de ahí la alegría de este comentario, a saber cómo Jesús nos incluye e invita a que seamos sus discípulos.

2.- Efectos del seguimiento.

Como efectos en su discipulado, a) el discípulo es más consciente de su fe, b) se adhiere a Jesús de una forma efectiva, c) su participación en la comunidad es más constante, d) la vida sacramenta se incrementa, e) atestigua sobre su fe y más efectos por el seguimiento.

3.- Dios y el hombre.

La relación con Dios es estrecha, Dios afanosamente busca darle plenitud al hombre e incluso intervenir en un desvío de sus planes. Aunque hay gente testaruda, Jesús hace ver que sus discípulos, quién lo sigue tiene vida eterna: Jn 10:28   Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.

Tantas imágenes, esculturas, escritos sobre Dios y el hombre, unos asqueados según, empiezan a decir es solo un invento del mismo hombre, unos más lo aceptan pero en una cantidad de seres extraordinarios, no divinos sino alienígenas, en sus deducciones, han dicho que existe vida en otros planetas y viven entre nosotros, sin embargo no hablamos de ese tipo de hipótesis, sino de Dios.

4.- La Trinidad.

En el cristianismo la mayor parte acepta la santísima Trinidad: Padre Hijo y el Espíritu santo, José de Cupertino mostró de manera sencilla la Trinidad, un maestro nos enseñó la Trinidad, su presencia en la sagrada escritura: El Padre se visualiza en el en el Antiguo Testamento, el Hijo en el nuevo testamento, Jesús habla de su Padre y del Paráclito, después de hechos de los apóstoles y en todas las cartas, el Espíritu santo reina.

Hay grandes tratados sobre la santísima Trinidad, más es deleite identificarse con el Padre, el Hijo y el Espíritu santo, los judíos defendían su no opción por Jesús, argüían que un semi-dios no era posible lo hubiera enviado Dios, y prefieren quedarse prendados con el eterno y vivir de las historias de Moisés, etc., Jesús es muy claro: Jn 10:29   El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. 

No deja nada sin aclarar, todo lo proyecta y con firmeza cita: Jn 10:30   Yo y el Padre somos uno.» Es una comunión perfecta que quiere compartir con nosotros, de igual manera nos integra a él y es como todo, mire, hay escuelas de futbol, abiertas para todos los jóvenes, unos no pueden asistir por falta de dinero, a otros les es indiferentes y prefieren echar cascarita con los cuates, otros son flojos y un buen grupo entrena en esa escuela, la pregunta: ¿cuáles se sentirán más integrados y pertenecientes a la escuela?, la respuesta ya la sabe.

¿Qué podemos concluir?

– Jesús nos invita a seguirle.
– Nos invita a ser sus discípulos.
– Hace una clara diferencia del que sigue y no sigue.
– Nos hace ver la unión con el Padre.
– Nos hace ver que su trato es personal.
– Su enseñanza es integral y en desarrollo.
– Que ser nuestro maestro.
– Nos ofrece su Iglesia.

Antes de que el Paráclito sea celebrado, disfrutemos del maestro de maestros, la dicha de Jesús en un disicipulado. único y maravilloso en esta cuarta semana de pascua.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.