De los tres sabios muy sabios que todo lo sabían…

De los tres sabios muy sabios que todo lo sabían…

De los tres sabios muy sabios que todo lo sabían…

reyes-magos-guiados-por-la-estrella

Esta es una historia de los tres sabios muy sabios que todo lo sabían y del pobre ignorante, que no sabía ni escribir su nombre.

Y Dios pregunto al primer sabio muy sabio que todo lo sabía:
Quiero enviar a mi Hijo a la tierra para que les lleve a todos la luz, la salvación, la justicia y la alegría.
¿Dónde convendría que naciera?
Y el primer sabio muy sabio que todo lo sabia respondió de esta manera:
Señor bendito y alabado seas por todo lo que nos amas, bendito sea tu nombre.
Yo creo que convendría que tu hijo naciera en la ciudad de Roma,
De la mujer del Cesar y en su mejor palacio.
Pues sólo el poder puede transformar al mundo,
Sólo el poder puede traernos justicia.
¿Qué podría hacer tu hijo sin el soporte del poder público?
Y Dios escuchó al primer sabio muy sabio que todo lo sabía. Y le dio las gracias.

 

 

Después le pregunto al segundo sabio muy sabio que todo lo sabía:
¿Dónde convendría que naciera mi Hijo?
Y el segundo sabio muy sabio que todo lo sabía le respondió de esta manera:
Señor bendito y alabado seas por todo lo que nos amas, bendito sea tu nombre.
Yo creo que tu hijo convendría que naciera en Alejandría,
De la mujer del más rico banquero y entre las perlas de su palacio. Pues solo la riqueza puede transformar al mundo.
Sólo la riqueza puede terminar de una vez con la injusta pobreza.
¿Qué podría hacer tu hijo sin el soporte de la riqueza?
Y Dios escuchó al segundo sabio muy sabio que todo lo sabía. Y le dio las gracias.

 

 

Después pregunto al tercer sabio muy sabio que todo lo sabía:

¿Dónde convendría que naciera mi hijo?
Y el tercer sabio muy sabio que todo lo sabia le respondió de esta manera:
Señor bendito y alabado seas por todo lo que nos amas, bendito sea tu nombre.
Yo creo que convendría que tu hijo naciera en Atenas de la mujer del hombre más sabio y
En la más famosa academia. Pues solo la ciencia puede transformar al mundo,
Sólo la ciencia podrá terminar con la ignorancia creadora de la pobreza.
¿Qué podría hacer tu hijo sin el soporte de la ciencia?
Y Dios escuchó benevolente al tercer sabio muy sabio que todo lo sabía, y le dio las gracias.

 

 

Después se dirigió al pobre ignorante que no sabía ni escribir su nombre, y le preguntó:

¿Dónde convendría que naciera mi hijo?
Y el pobre ignorante que no sabía ni escribir su nombre,
Después de rascarse la cabeza, le respondió de esta manera:
Señor, tú nos amas y tú lo sabes todo, y yo soy pobre y sin escuela.

Pero he visto que el poder nos aplasta, la riqueza nos roba,
Y la ciencia nos desprecia.
Y los tres se unen con sabios discursos,
Para seguir aplastándonos.

Por eso Señor mío, me gustaría que tu hijo naciera de una mujer humilde,
En el lugar más insignificante y en la más pobre de las pobrezas,
Pues sólo desde abajo se puede transformar el mundo
Y solo desde abajo puede traernos el remedio a nuestras miserias.
Perdóname, Señor, pero así lo pienso en mi simpleza.

Y Dios escucho, muy benevolente al pobre ignorante que no sabía ni escribir su nombre.
Lo abrazo y le dio las gracias.

 

 

Después pasaron los siglos y pasaron años y más años, y una noche fría,
En una pobre cueva, de una pequeña aldea,
Una joven y humilde doncella, dio a luz a un niño. Y le puso por nombre JESUS,
Que significa: “Dios salva”.

El nacimiento de Jesús gran regalo para el mundo
Lo envolvió con unos pobres pañales y lo acostó en un pesebre.
Y los animales le hicieron con su aliento, una cálida bufanda.
Y hubo fiesta en el cielo y hubo fiesta en la tierra…
Y esta es la fiesta de la Navidad que nosotros, celebramos.

Y el pobre ignorante que no sabía ni escribir su nombre, se llenó de asombro,
De gozo y le cantó canciones en medio de los otros pastores de aquellas campiñas.

Y algunos dicen que, desde sus lejanos países, los tres sabios muy sabios que todo lo sabían,
Partieron jubilosos a buscar a aquel niño que acababa de nacer…
Y hubo fiesta en el cielo y hubo fiesta en la tierra, y esta es la fiesta que nosotros celebramos.

 

feliz noche BUena

Acerca del autor

Temas relacionados

3 Comentarios

  1. Alberto Acuña

    Pues sólo desde abajo se puede transformar el mundo
    Y solo desde abajo puede traernos el remedio a nuestras miserias. Es una verdad que solo puede ser inspirada por el Espíritu Santo a los pobres y humildes y les es negada a los poderosos, ricos y sabios.

    Responder
  2. CECILIA MAGALLANES

    muchas veces no nos damos cuenta que personas humildes y que las creemos ignorantes,nos dan ejemplos de sabiduria real,QUE DIOS NOS BENDIGA Y PODAMOS CONVERTIRNOS!!!!
    CEJU305

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: