1a lect. del libro del Apocalipsis del Apóstol San Juan 4,1-11. Miércoles 17 de Noviembre de 2010.

Después de esto miré. Vi una puerta abierta en el cielo y la voz que antes había oído semejante a una trompeta me decía: “Sube aquí y te mostraré lo que va a suceder en seguida.
En ese mismo momento me tomó el Espíritu: vi un trono colocado en el cielo y alguien sentado en el trono.
El que estaba sentado parecía de jaspe y cornalina, y un arco iris de color esmeralda rodeaba el trono.
Veinticuatro sillones rodean el trono, y en ellos están sentados veinticuatro ancianos con vestiduras blancas y coronas de oro en la cabeza.
Del trono salen relámpagos, voces y truenos. Ante el trono arden siete antorchas, que son los siete espíritus de Dios.
Una pileta transparente como cristal se extiende delante del trono.
Cuatro Seres Vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás, ocupan el espacio entre el trono y lo que hay a su alrededor.
El primer Ser Viviente se parece a un león, el segundo a un toro, el tercero tiene un rostro como de hombre y el cuarto es como un águila en vuelo.
Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tiene seis alas llenas de ojos alrededor y por dentro, y no cesan de repetir día y noche:
Santo, santo, santo
es el Señor Dios, el Todopoderoso,
el que era, es y ha de venir.
Cada vez que los Seres Vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono y que vive por los siglos de los siglos,
los veinticuatro ancianos se arrodillan ante el que está sentado en el trono, adoran al que vive por los siglos de los siglos y arrojan sus coronas delante del trono diciendo:
Vuelvan a ti, Señor y Dios nuestro
la gloria, el honor y el poder, pues tú lo mereces.
Tú creaste todas las cosas,
y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Biblia Latinoamericana /se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México.

Deja un comentario