Nuestra fe: Somos  como aceite y agua, cristianos y testigos de Jehová.

Nuestra fe: Somos como aceite y agua, cristianos y testigos de Jehová.

Somos como aceite y agua, cristianos y testigos de Jehová.

Por Juan Revilla.

En uno de sus artículos que publican los testigos de Jehová, según en su página oficial “Watchtower society” con el título: ¿Quién es Jesucristo?, automáticamente toman su posición en cuanto a su credo, ellos citan así: “¿cómo deberíamos imaginarnos a Jesús en la actualidad? ¿Cómo un hombre agonizando?, ¿O cómo alguien a quien debamos adorar? Jesús no es ni un hombre ni el Dios todopoderoso. Más bien, es una poderosa criatura espiritual, un Rey ya entronizado, que dentro de muy poco gobernará sobre nuestra Tierra, que está aquejada de tantos problemas”.
Con este punto basta para darnos cuenta la imagen que tienen de nuestro Señor Cristo Jesús los testigos de Jehová, totalmente distante de la nuestra, incapaces de que nos podamos unir como hermanos, aceite y agua; nosotros según ellos adoramos a una creatura espiritual poderosa y nada más, un Rey ya entronizado, con razón andan evangelizando nuestros hermanitos a todos los católicos que estamos equivocados; ¡qué absurdo!, pobre Iglesia católica que somos, entonces, ¿será un ángel?, o ¿hay varias creaturas espirituales?, porque vuelven a citar: “cuando Jehová Dios lo resucitó como una criatura espiritual. Tras su resurrección, Jesús se les apareció a centenares de personas del siglo primero (1 Corintios 15:3-8)”, ¿centenares?

En realidad no es necesario discutir de este tema, pero con semejantes hipótesis hacen temblar hasta al mismo Jehová que adoran ellos o veneran, no sé qué concepto utilicen estos hermanitos; adoctrinan con los mismos principios a aquellos que andan evangelizando, creyéndolo como verdad; ¡vaya que si necesitamos ayuda los católicos!, ya nuestros hermanos nos aclararon que a Jesús le dicen también la palabra, así citaron: Jesús fue el único ser a quien Dios creó directamente, motivo por el que se le llama el “Hijo unigénito” de Dios (Juan 3:16). El Hijo primogénito también recibe el título de “la Palabra” (Juan 1:14). ¿Por qué? Porque antes de nacer como ser humano, fue el portavoz de Dios en los cielos. ¡Qué principio tan barato de interpretación y no lo mandan a decir está escrito en su artículo, ya que ellos saben mucho de biblia, ¡andan enseñando!

Ahora ya sabemos según esa lógica interpretativa de ellos, que Jesús fue ungido para ser el Rey del reino de Jehová, según citan, reitero: Al derramar su espíritu santo sobre Jesús, Jehová Dios lo ungió, o designó, para que fuera el Rey de su Reino venidero. De este modo llegó a ser Jesucristo, o Jesús el Ungido. Ahora bien, ¿en qué sentido era el Hijo de Dios? ¿Cuáles eran sus orígenes?, miren de este modo lo interpretan: “Yo soy de las regiones de arriba”, es decir, del cielo (Juan 8:23). Él había vivido en el cielo como una poderosa persona espiritual.

Amigos, pues es obvio que no hay nada que pueda hacer que el aceite y el agua se junten, estarán pegados únicamente pero no unidos, ante estas hipótesis no se puede expresar nada, no se les debe de ofender tampoco, uno de los pecados más perseguidos para el hombre es la mentira, esa mentira que ellos promueven, ellos la tienen como verdad y si se ve este artículo desde otro punto, pues dirán, bueno esa es su verdad y los católicos tienen la suya (relativismo), ¡como si hubiera varias verdades!, o es ó no es; al final del artículo dejan una abertura con malicia, haciéndose los ingenuos citando así: “No podemos siquiera imaginarnos lo extraordinaria que será nuestra vida bajo la gobernación del Reino. Por eso, es importante que sigamos adquiriendo conocimiento de la Biblia y aprendiendo más sobre Jesucristo”. ¿Se querrán convertir al cristianismo?, ¿o simplemente quieren quedar como mansos corderos?, oremos por ellos y que el Dios trinitario haga presencia en sus vidas.

Acerca del autor

Temas relacionados

3 Comentarios

  1. Yolanda Ibáñez A.

    Desafortunadamente a los católicos nos falta Humildad y por eso estamos también en la oscuridad como muchos otros que andan predicando mentiras. Tenemos la Verdad muy clara, porque está en las Sagradas Escrituras, (aunque hay muchos errores humanos) pero NO la sabemos discernir porque para ello se necesita ser humilde, obediente y entregarsele en la totalidad a la Santísima Trinidad. O sea: Voluntad, libertad y todo en Absoluto, para que Dios -que es tan Respetuoso- nos pueda utilizar como quiera y cuando quiera. Así, de esta manera lo podremos escuchar a la Perfección para cumplir con Sus Mandatos también a la Perfección. El problema es que la gente le tiene miedo a la Perfección y prefieren la mediocridad; asi es como anda nuestra Iglesia enseñando mediocremente, cuando tenemos tanta riqueza escondida. El Divino Espíritu Sto. SI Revela Sus Misterios cuando la persona se los merece, los ha ganado con su consagración como fiel y gustoso/a esclavo. La Santísima Virgen María=Gran-Diosa Madre, es la Segunda (2) Divina Persona de la Santísima Trinidad=Espíritu Sto. Divino.
    La Esencia de Dios Padre Celestial-Santo Yahwéh-ES Espíritu Sto.Divino=UN SOLO DIOS, que se Manifiesta en TRES (3) Divinas Personas -Igual de Respetables y Adorables las TRES (3). NO hay por qué temer.

    Responder
  2. Yolanda Ibáñez A.

    Ser UNO con Dios, significa estar conectado, haber entregado la voluntad, la libertad, el alma, hasta el pelo, todo, todo; querer escuchar a la Divina Trinidad TODO EL TIEMPO, para cumplir con Sus DESEOS a la perfección. Pedir permiso hasta para comer, preguntar que puedo comprar…

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: