Una larga noche con una decisión de vida Mc 14, 31-41.

Una larga noche con una decisión de vida Mc 14, 31-41.



¿Alguna vez ha tenido esa noche de insomnio que por más que quiere dormir no puede?, vueltas en la cama, la mente se cansa, posiciones convenientes para dormir, el paso del tiempo a cuenta gotas, sí seguramente. Muchos hombres sabios indican que es bueno en ese momento leer, realizar actividades diversas incluyendo ejercicio físico, unos sugieren ver algún programa en la televisión, unos más espirituales sugieren hacer oración, quizá sea la primera o última acción que se hace, sin embargo hay gente con este tipo de problema que es lo primero que hace: “orar”, sacar provecho de ese insomnio para tener momentos apasionantes con Dios, con Jesús, con María.

Nuestro Señor Jesús tiene una larga noche, no es que no pueda dormir, es que se aproxima su hora, y lo mejor que puede hacer es conectarse en espíritu con su Padre, lo más provechoso: Mc 14, 31 Llegados al lugar llamado Getsemaní, dijo a sus discípulos: –Siéntense aquí mientras yo voy a orar. Los que están familiarizados con la oración buscan la soledad, el silencio, la quietud, es decir condiciones que ahonden ese momento, los que no y les pasa lo del insomnio, estarán inquietos, cualquier objeto los distrae, se les hace pesado o repetitivo, incluso lo más fácil sea el “rosario”, pero no lo sabe llevar y solo se acuerda que son 10 aves Marías y un Padre nuestro.

La noche decisiva.

Todo hombre, joven, mujer, niño, tenemos una noche decisiva o día en nuestra vida, tomar la decisión de estudiar para ser mejor, aun a costa de las adversidades, romper con algún vicio que lacera la vida, dejar un amor que es imposible sostener, irse de inmigrante, pedirle a una chica que sea su novia o pedirle matrimonio, trabajar en tal empresa o aceptar un cambio etc.; esas decisiones día a día las podemos tener, claro que una marcará nuestra vida para bien o para mal, el que un hombre tome la decisión de robar una casa habitación, de asaltar a un transeúnte, un banco, hacer fraude, tendrá una consecuencia inevitable.

La decisión de Jesús.

La decisión que tome Jesús va a tener consecuencias para todas las generaciones de la humanidad, no es nada fácil, tener toda la responsabilidad en su espalda, ¡vaya!, ni querer estar en su posición, todos los ojos puestos en él o al menos le echan la responsabilidad a él. Jesús para sentirse fuerte, acompañado aunque no influyan en la decisión, se hace acompañar de sus grandes amigos: Mc 14:32 Llevó con él a Pedro, Santiago y Juan y empezó a sentir tristeza y angustia.

La decisión que tiene que tomar es mortal, pero vital, los pesados espíritus de la angustia, el temor, tristeza, presión, inseguridad, calamidad, conformismo, apatía, miedo, turbación, injusticia, se hacen presentes, parece que fueron liberados todos esos espíritus que atacan a los hombres en nuestra vida diaria, ese día están unidos, aguijoneando su mente y su cuerpo, Jesús se respalda espiritualmente en sus amigos: Mc 14:33 Entonces les dijo: –Siento una tristeza de muerte; quédense aquí y permanezcan despiertos.

¿Cuál es la importancia de la decisión a tomar?

Es muy sencillo decirlo, pero muy complicado explicarlo a una humanidad incrédula, apática y hedonista, pero lo podemos sintetizar: “Vida o muerte”, Jesús viene a dar vida al hombre, liberarle del pecado que lo hunde más en el estiércol, aunque le parezca obscena la expresión; el pecado lo encarcela más a sus pasiones, conforme pasa el tiempo el hombre se atreve a más, no para bien, sino para esclavizarse más al pecado, ¿quién lame el yugo de su dueño?, quizá, solo el que no entiende como el buey, o quien no tiene opción o a quien le gusta, en pocas palabras: “el hombre prepara su muerte”, puede ser que le parezca exagerado, pero analice: cada vez más al hombre le parecen más lícitos sus actos y quiere más la liberación de aquellos que son sujetos de “valores familiares”, bueno, eso según su inteligencia.

No se trata de ser conservador, sino de mostrar porque es urgente que Jesús tome la decisión, basta ver y oír a su alrededor, una serie de peticiones que el hombre hace a sus gobiernos: Fuma, vende marihuana es lo mejor para quitar la violencia, no pasa nada, elige tú propio sexo, es tú vida, cámbialo, has los ajustes para verte como quieres, puedes vestirte como quieras y enseñar lo que quieras no es lascivo, tatuarte, perforarte es muy propio tuyo, traer armas es para tu defensa, seguridad, nadie te puede hacer ni decir nada porque tienes derechos que te defienden, puedes vivir con quien quieras, tener relaciones sexuales hasta con animales es tú vida no es lujuria ni enfermedad, carga en tu celular toda la pornografía, es tú celular, es tú vida, solo se vive una vez, así que consigue el éxito lo más pronto y derrocha tu vida en lo que quieras, emancípate lo más pronto de tus padres, pero que te apoyen económicamente y materialmente, etc. “nada tarugos sus consejeros”.

Pasó de moda el borrachito, paso de moda el que se esconde para tener una relación prohibida, las actividades pornográficas clandestinas, el cigarro de marihuana pasado por el amigo, el buscar a una prostituta en un lugar que no se debe, etc., da risa cuando es más castigable el orinarse en la vía pública, traer “X” cantidad de alcohol al manejar, pintar una pared, que desviar millones de pesos por funcionarios públicos, de tener ilícitamente propiedades o prestar el nombre, abusar del pueblo e incluso matar, nadie sabe quién fue, etc., así que urge que Jesús tome esa decisión. De seguir así, es más fácil que las ratas y cucarachas sobrevivan que él hombre.

Consciente de lo que implica la decisión.

Jesús está consciente de lo que implica decidir la salvación de los hombres: sufrimiento, martirio, muerte, sin olvidar los agravantes que están a su alrededor, la burla, la saña, la ira, la injuria, la blasfemia, el mal queriendo triunfar sobre el bien; humanamente expresa palabras que a simple vista no se comprenden: Mc 14:35 Decía: –Padre–, tú lo puedes todo, aparta de mí esta copa. Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. No se puede entender porque tiene miedo Jesús sí es Dios, ¡él lo puede todo!, ¿o de que se trata eso?

No es que Jesús no pueda, es que hay tan poca razón para salvar al hombre y los espíritus enemigos se lo hacen ver con mayor énfasis: “vas a morir por ellos y ellos ni siquiera lo van a valorar”, “vas a morir por ellos y ellos no entienden la gravedad del pecado y la salvación”, “vas a morir por ellos y ellos no aprecian la libertad”, “vas a morir por ellos y ellos están gustosos como viven”, “vas a morir por ellos y los gobiernos les vale un soberano cacahuate lo que tú hagas”, “vas a morir por ellos y el narcotraficante no dejará de vender y contaminar al mundo”, “vas a morir por ellos y los políticos no dejarán de ser corruptos”, “vas a morir por ellos y los ricos no dejarán de ser pirañas por el dinero”, “vas a morir por ellos y los países poderosos no dejarán de oprimir a los países pobres”, “vas a morir por ellos y ellos como marabuntas se acabarán el mundo que les han dado”, etc.

¿Cree usted que vale la pena la vida de un recién nacido, su sonrisa, todo el potencial humano, sí son los mismos padres, parientes, amigos, gente que acaba con su inocencia?, ¿cree usted que vale la pena salvar al hombre por lo valioso de la vida cuando el hombre la quita, la echa en costales, la entierra en baldíos, la desmiembran o la matan con arma blanca, o la matan de hambre, la tortura?, ¿cree que vale la pena salvar al hombre por su inteligencia, cuando esa misma lo tiene hundido?, ¿cree amigo que el amor sea el suficiente sentimiento para que Jesús muera?, tal vez ha dado en el clavo, el poco o mucho amor que queda es lo que hace todo esto posible: Mc 14:40 Volvió por tercera vez y les dice: –¡Todavía dormidos y descansando! Basta, ha llegado la hora en que el Hijo del Hombre será entregado en poder de los pecadores.

¡Amor!, el resultado de esa larga noche.

No sé querido hermano sí sea el más idóneo para expresar el amor inmenso de Dios, no sé sí crea que verdaderamente él me tiene tatuado en la palma de su mano, no sé sí en tú juicio, a mí desde la eternidad con amor eterno me ama. Tal vez las palabras que expreso te parezcas mentiras, pero él me ama tal como soy y desde que pensó en mi ha hecho un plan de amor para mi vida y sí hay cosas que pueden deformar el amor de Dios o la esencia del amor, él me pone un ejemplo: “puede acaso olvidar una madre al hijo de sus entrañas, pero es una realidad, él nunca me olvidará”, él desea que yo sea feliz, desea que yo viva en armonía en equilibrio emocional, psicológico, espiritual, material etc.

Yo no sé cuánto ame usted a sus pequeños, a su esposa, a su madre, padre, hermanos, que es capaz de hacer por ellos, no sé sí pueda quitar el interés por el amor no carnal, yo no sé si usted se ama sobre todas las cosas, solo le puedo decir que la decisión de Jesús se basa en el amor que hay hacía usted, de darle una nueva oportunidad al hombre en general de una mejor vida. Hay hombres y mujeres santas, ellos ya son de Dios, disfrutan de dios, pero tal vez a usted y a mí nos falte la salvación, por ello desde esa perspectiva puedo asegurar que ha sido la noche más larga de la historia, pero la noche en que cambió el rumbo de nuestros destinos.

Bendición por la decisión.

Escuchamos las palabras: bienaventurados, dichosos, benditos, que conllevan a expresar una alegría de un júbilo excelso por lo afectado que seremos por esa acción y la decisión de Jesús que ha tomado. Basta entender en la comparación de nuestras pobres noches de insomnio, la noche más larga en donde se juega la salvación de los hombres no cualquier cosa, no una elección de algún presidente, no la final de una liga de futbol, es la salvación de los hombres y es bendito ese momento porque ahí se escuchó el “FIAT” de Jesús y la templanza para enfrentar lo que sigue: Mc 14:41 Vamos, levántense, se acerca el traidor.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.