La mujer y la moneda. San Lucas 15, 1-32.

La mujer y la moneda. San Lucas 15, 1-32.

 La mujer y la moneda. San Lucas 15, 1-32.

Comentario al evangelio


barro

Jesús nos sigue llevando a escenas donde el pecador es la prioridad de él, está segunda parábola profundiza la invitación de Jesús a la conversión del corazón. Parael comentario de este pasaje se cita todo en su texto y posteriormente se harán los comentarios más importantes:

Lc 15:8-10 «O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: «Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido.»
Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»

La mujer y la moneda.

Después de narrar la parábola de las 100 ovejas, Jesús, hace que sus escuchas profundicen en el contenido de sus palabras sobre él pecador; es una mujer que tiene 10 dracmas, recordemos que el dracma equivale a un denario, en sus manos tiene el sustento de un mes quizá sí era pobre que al parecer es lo que se indica, un dracma era el sueldo diario de un jornalero, la mujer tiene 10 días de salario del esposo, del hijo o de ella; el dracma era la moneda oficial que se aceptaba en el templo, de ahí que los cambistas estuvieran en el templo y estos eran autorizados por los sacerdotes y levitas para hacer el cambio, no es motivo de tratar aquí sí se sacaba una ventaja del cambio de moneda por parte de los cambistas.

El denario para el judío era una moneda pagana, sucia que tiene que purificarse, sí alguna entrará en las alcancías del templo estás debieran de ser purificadas; se puede comparar el dracma con el judío legalista, al judío que sólo el cumple la ley y los demás no, habla de pureza y de la impureza del pecador romano, de derecho sobre Dios y los demás idolatras, de conocer la ley y enseñar a los ignorantes, de sentirse dignos ante Dios por el hecho de conocer a Dios por la sagrada escritura, se podría decir de manera metafórica que el denario necesita convertirse en dracma para ser admitida por Dios, pero aquí observe que lo que se perdió es un dracma, es decir un israelita que se ha desviado del camino de Dios, un compatriota del judío que no habita en Jerusalén sino en Galilea, Samaría o algún otro lugar, un israelita pecador que se ha tirado a las costumbres paganas de los romanos; los 9 dracmas representa también a los dóciles, a los rectos, a los justos, la mujer representa a Dios que buscará esa moneda perdida, no es que no le interesen las demás al contrario las guarda cuidadosamente en su bolsillo y comienza la búsqueda afanosa de la perdida, la casa es humilde porque ha encendido una lámpara para barrer la tierra minuciosamente, los pisos de las casas pobres eran de tierra pisoneada que con el caminar sobre de ella se desmoronaba, muy diferente al suelo firme que tenían las casas de gente con mejor posición.

Jesús concluye con el gozo de Dios que convoca a todos, los ángeles se alegran de que esa moneda que representa al pecador se ha encontrado, se ha convertido el pecador, ha regresado a Dios, perdida y encontrada hay fiesta, el pecador ahora como en el inicio del génesis sabe del árbol de Dios y del árbol de lo que no es Dios, sabe de la ausencia de Dios en su vida, vagando por el barro, rodando en la tierra en lugar de estar en el bolsillo acogedor de Dios y esta moneda es reunida con las demás monedas sin contaminarlas cuando la encuentra, las otras monedas no han perdido su valor y de igual manera son estimadas por Dios. Pecador y justo serán siempre la preocupación de Dios, la conversión es una invitación diaria que Dios hace, unos no escuchan a Dios y tienen que pasar por problemas graves, fatales y muchos se perderán y morirán por cerrar sus oídos y ojos a Dios, pero hoy hay fiesta por el pecador que ha vuelto a Dios.

 

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: