Animación Bíblica              “Yo escucho y leo la Biblia”                Parroquia de San Pío X

Animación Bíblica “Yo escucho y leo la Biblia” Parroquia de San Pío X

Animación Bíblica

“Yo escucho y leo la Biblia”

Parroquia de San Pío X

 la-mesa-de-la-Palabra-y-de-la-comunion-te-haces-presente

 

1.- ¿Que es la Biblia?

La Biblia es el conjunto de libros que contienen la Verdad de Dios sobre Si mismo, sobre el ser humano y sobre la creación. Ahí se nos narra cómo Dios se nos ha dado a conocer y su proyecto de Redención, tanto para la humanidad como para la creación. El mensaje contenido en la Biblia tiene por autor a Dios, y el ser humano es el autor material, en cuanto que es quien puso por escrito la Revelación de Dios, bajo la guía del Espíritu Santo.

 

2.- ¿Todos podemos leer la Biblia?

¡¡¡Claro que sí!!! Y no sólo podemos, sino que es necesario leerla y entenderla como nos enseña la Iglesia.

 

3.- ¿Hay algunas normas para leer adecuadamente la Biblia?

Sobre todo ha de leerse de manera personal y escucharse en comunidad. El contenido de la Biblia no es propiedad de nadie en particular, por eso ha de evitarse una interpretación individualista; pues aunque la Biblia tiene un mensaje personal, es en la vida de la Comunidad- Iglesia donde se capta mejor el mensaje de salvación que después se habrá de vivir también de manera personal. Es en la relación, tanto personal como desde la Comunidad, desde donde se discierne de forma más sana y provechosa el mensaje bíblico.

 

4.- ¿Es necesario tomar algún Curso bíblico?

Es muy conveniente llevar al menos un Curso introductorio para empezar a leer la Biblia, donde podamos entrar en contacto con el orden de los Libros, su contexto histórico, las costumbres, los distintos estilos literarios y los personajes protagonistas en cada una de las Etapas de la Revelación. Dios se nos ha venido dando a conocer de manera pedagógica y tomando en cuenta las distintas etapas de la humanidad. Esta Revelación, comenzando con la Creación, nos pone luego en contacto con los Patriarcas, continúa con la larga historia de la Alianza de Dios con la Humanidad por medio del Pueblo de Israel, llega a su Plenitud en la Persona de Jesucristo, continuando con la vida de la Iglesia, la cual tendrá su culmen con la Visión de la Iglesia que ya desde este mundo habrá de hacer patente la Gloria de la Redención Universal, la cual ya se puede desde ahora, “vivir en la Esperanza”.

Es, pues, muy conveniente tener esta visión global de la Revelación para entender la Centralidad de Jesucristo, plenitud de la Revelación de Dios.

 

5.- ¿Con que Espíritu hemos de acercarnos a la lectura personal y escucha comunitaria de la palabra de Dios?

 

A)     Confianza.

La Biblia contiene la Palabra de Dios que se nos da como Alimento, al igual que la Eucaristía. Es muy recomendable rezar de manera personal el Credo, y proclamarlo en Comunidad, cuando se va a entrar en contacto con la Palabra de Dios. La Fe nos pone ya en disposición para el encuentro con la Sagrada Escritura.

 
 
B)     Apertura

El Mensaje de la Sagrada Escritura nos abre a una cada vez más plena y autentica vida en Cristo y con la Iglesia. Cuando rezamos o profesamos el Credo hemos puesto nuestra confianza en Dios, de tal manera que podemos estar seguros de que Él, por medio de la Sagrada Escritura, nos abrirá nuevas posibilidades para crecer en su Conocimiento y en su Amor.  

 
 
C)     Generosidad.

Para poner en práctica el Mensaje que nos comunica la Sagrada Escritura, es necesaria la Generosidad de nuestro corazón. Si Dios se nos ha mostrado generoso en su Mensaje, también nosotros estamos llamados a responder con este mismo espíritu, de tal manera que lleguemos un día a decir como San Pablo: “…ya no vivo yo,  sino que Cristo vive en mi”  (Gálatas 2,20) Ya no vivo según mis criterios ni según los criterios mundanos, Cristo  ha transformado mi mente y mi corazón, ahora pienso y siento según Cristo.

 

6.- ¿Por dónde empezar a leer la Sagrada Escritura?

Toda la Sagrada Escritura es Sagrada, y en toda Ella encontramos la Palabra de Dios como alimento para el pensamiento y el corazón. Casi todas las ediciones de la Biblia traen alguna introducción, ya para cada libro o para cada conjunto de libros. Desde aquí puede comenzarse a leer por donde cada quien lo desee, dependiendo del interés de cada quien.

 

 

A)     Para una lectura con un interés sobre todo de alimento espiritual, recomiendo seguir el orden de la liturgia diaria.

Para esto se puede tener el Misal mensual a la mano y entrar en contacto y reflexión desde las lecturas que se nos ofrecen para cada día.

Ayuda mucho la reflexión que los mismos misales nos presentan sobre los textos. En internet se encuentran también algunas reflexiones, las cuales siempre serán de gran ayuda.

 

También se puede empezar por alguno de los Evangelios y leer diariamente algún capitulo,

dándole siempre un momento a la reflexión-meditación.

La meditación se puede hacer desde la relación que los distintos personajes tienen con Jesús y cómo Jesús se relaciona con os personajes y los acontecimientos.

A partir de lo que ahí se nos narra, hemos de hacer alguna aplicación a nuestra situación personal, familiar o comunitaria.

 

Si nuestro interés va sobre la vida de la Iglesia, tomamos el libro de los Hechos de los Apóstoles, continuando con las Cartas de los Apóstoles y culminando con el libro del Apocalipsis. Para la lectura del Apocalipsis es muy recomendable leer antes algún libro sobre éste, para entrar en contacto con el significado de la simbología con la que el autor nos narra sus visiones.

 

Los salmos son una fuente siempre rica de espiritualidad, son de gran ayuda para la oración, ya personal, ya comunitaria.

B)     Para una lectura animada por un interés más bien de cultura religiosa,

el cual casi siempre termina convirtiéndose también en un aumento de interés espiritual, se puede empezar por el principio:

El libro del Génesis, el primer libro de la Biblia. Empezar por el libro de Génesis nos llevará, necesariamente a leer todo el Antiguo Testamento,

la cual  la lectura se hace una experiencia apasionante.

 

 

Conclusión:

Comencemos a leer la Biblia, por la razón que nos mueva, pero empecemos ya, Y habiendo empezado nos emocionara de tal manera que se convertirá en nuestro amigo fiel, que nunca nos abandonara y siempre nos dará su alimento, tanto para la inteligencia-pensamiento como para el alma. Llevemos este tesoro a todos lados con nosotros. Si hacemos esta experiencia en familia será más hermosa la aventura.

 

 
Con Amor:
Parroquia de San Pío X
P. Juan

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

  1. JOSE SEGUNDO MAZA HUAMÁN

    Excelente orientación biblica para los católicos y nos ayuda a fortalecer nuestra fe católica y estar siempre en comunión con nuestra Iglesia guiados por nuestros pastores. Gracias

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: