Falta UN DIA para la llegada del Vicario de Cristo: El Santo Padre Benedicto XVI.Donde está Pedro allí está la Iglesia

Falta UN DIA para la llegada del Vicario de Cristo: El Santo Padre Benedicto XVI.Donde está Pedro allí está la Iglesia

FALTA UN DÍA PARA LA LLEGADA DEL VICARIO DE CRISTO. EL SANTO PADRE BENEDICTO XVI .

ESTAMOS EN EL CORAZÓN BONDADOSO Y MISERICORDIOSO DE NUESTRO PADRE DIOS , EN EL GOZO DE MARÍA SANTÍSIMA Y EL LOS OJOS DEL MUNDO, POR PURA GRACIA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS.

 

UBI PETRUS,IBI ECCLESIA: «DONDE ESTÁ PEDRO, ALLÍ ESTÁ LA IGLESIA».

Cuando escuché esta extraordinaria y certera afirmación, pensé que se referían a los restos mortales del Apóstol San Pedro, PADRE DEPOSITARIO EN CRISTO DE SU IGLESIA, pero no aludía a sus reliquias sino a un encargo DIVINO , a un mandato de AMOR y de OBEDIENCIA por demás narrado y certificado en las Sagradas Escrituras:

Jesús les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?»
 Pedro contestó: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.
 Jesús le replicó: «Feliz eres, Simón Barjona, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos.
 Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer.
 Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo.
 Entonces Jesús les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.(Mat 16,15-19).

Pero Jesús que en infinita Sabiduría, Bondad y Misericordia enriqueció lo que fué su Voluntad, no tomó en cuenta las tres negaciones de Pedro, sino que lo enaltece con tres afirmaciones de lo que El esperaba de su Vicario concediédole el Primado:

Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: «Apacienta mis corderos.
 Le preguntó por segunda vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Pedro volvió a contestar: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: «Cuida de mis ovejas.
 Insistió Jesús por tercera vez: «Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?» Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero. Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas.(Jn 21,15).

La comunión con el Papa es el máximo signo de la unidad que quiso dejar Jesucristo para todos sus seguidores. Desde el principio se vivió así. Primero en Jerusalén, luego en Roma, Pedro ejerció el primado y los primeros discípulos así lo reconocieron.

Con los sucesivos Papas que le han sucedido ha ocurrido lo mismo. La Iglesia sabe que, sea quien sea el sucesor de Pedro, es la persona que Dios ha puesto para “confirmar a los hermanos”. La personalidad y las cualidades pueden ser muy variadas, pero su título es el mismo, el de “dulce Cristo en la tierra” en palabras de santa Catalina de Siena.

No entiende de distancias geográficas ni del lugar donde el Papa se encuentre en cada momento, el Papa es el Verdadero Vicario de Cristo y sucesor de Pedro:

Recordemos “Ubi Petrus, ibi Ecclesia” y estemos a su lado, todo el mundo estará viajando y en COMUNION con él aunque sea con la imaginación y la oración. Durante cuatro días seremos los depositarios de la «Iglesia» en la persona del Santo Padre Benedicto XVI por voluntad de Nuestro Señor Jesucristo, después le corresponderá a nuestros hermanos de Cuba y en ésa cadena de FE RECIA, DE ESPERANZA VIVA Y DE CARIDAD ARDIENTE lo acompañaremos y oraremos por el.                                                                                                                                                                                               Leamos sus mensajes y hagámoslo con este sentido de preocupación por todas las almas, “desde Oriente hasta Occidente”, como nos enseñó san Fructuoso pero sobre todo hagámoslo vida.

Estos viajes son humanamente agotadores, pero el Papa siente la necesidad de hacerlos, por el amor que tiene a todas las personas. Confirmar a los hermanos en la fe necesita a veces de esta presencia física, la misma que llevaba a san Pablo a visitar comunidades cristianas ya establecidas. Que le ayudemos espiritualmente en esta siembra generosa de la semilla de Cristo para que arraigue en todos los corazones.

Oremos y oremos mucho siguiendo el ejemplo de: DIOS PADRE, DIOS HIJO Y DIOS ESPÍRITU SANTO  «QUE TRABAJAN TODOS LOS DÍAS»  (JN 5,17-30)»  porque las pruebas siguen y en la actualidad son muy poderosas e interminables; confiemos en la Ayuda Divina :

 ¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha pedido permiso para sacudirlos a ustedes como trigo que se limpia;»
 pero yo he rogado por ti para que tu fe no se venga abajo. Y tú, cuando hayas vuelto, tendrás que fortalecer a tus hermanos.(luc22,31-32).

Nuestra Iglesia y nuestro Santo Padre tienen muchos detractores,depredadores voraces, sufren tantos ataques que requieren de tu ayuda Señor Nuestro, escucha nuestras oraciones, aumenta la FE, LA SABIDURÍA, LA FORTALEZA Y LA CARIDAD  DE TODA TU IGLESIA.

Te doy mi corazón sincero

Para gritar sin miedo

Tu grandeza, Señor

Tendré mis manos sin cansancio

Tú historia entre los labios

Y fuerza en la oración

Llévame donde los hombres

Necesiten tus palabras

Necesiten mis ganas de vivir

Donde falte la esperanza

Donde falte la alegría

Simplemente por no saber de ti

 

BIENVENIDO SANTO PADRE BENEDICTO XVI

 

Sagradas escrituras

Evangelizafuerte

Mosns jaune pujol

hna glenda

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

    1. Juan Revilla

      Sí hermano verdaderamente fue una dicha que no puedo describir, pero se que es extraordinario lo que hemos vivido, ya me imagino la celebración eucarística.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: