Del libro del Profeta Jonás 4,1-11. Miércoles 7 de Octubre de 2015. NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO.

Del libro del Profeta Jonás 4,1-11. Miércoles 7 de Octubre de 2015. NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO.

Del libro del Profeta Jonás 4,1-11. Miércoles 7 de Octubre de 2015.

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

«TÚ ESTÁS TRISTE POR UNA HIEDRA, ¿Y YO NO VOY A TENER LÁSTIMA DE NÍNIVE, LA GRAN CIUDAD?».

jonas-en-la-sombrita(Yahvé no castigó a Nínive, por su arrepentimiento).- A Jonás esto no le gustó nada, y se enojó.
Se dirigió a Yavé y le dijo: «Ah, Yavé, es exactamente lo que yo preveía cuando estaba todavía en mi tierra, y por esto traté de huir a Tarsis. Yo sabía que tú eres un Dios clemente y misericordioso, paciente y lleno de bondad, siempre dispuesto a perdonar.
Oh Yavé, te ruego que tomes mi vida, pues ahora es mejor para mí morir que vivir.
Yavé le contestó: «Jonás, ¿crees tú que tienes razón para enojarte así?»
Pero Jonás salió de Nínive y se hizo una cabaña al este de la ciudad, para ver lo que sucedería a la ciudad.
Entonces Yavé Dios hizo brotar una planta de ricino que creció por encima de Jonás para dar sombra a su cabeza y así calmarlo de su enojo. Jonás se alegró mucho por la planta.

El profeta Jonás
El profeta Jonás
Pero al día siguiente, al amanecer, Yavé mandó un gusano que malogró la planta y la secó.
Al salir el sol, Yavé hizo soplar viento caliente desde el este.
El sol acaloró tanto a Jonás que éste se desmayó. Se deseó la muerte y dijo: «Mejor es morir que vivir.
Entonces Yavé le preguntó: «¿Te parece bien enojarte por este ricino?» Jonás respondió: «Sí, tengo razón para estar enojado hasta el punto de querer morir.
Yavé le replicó: «Te afliges por un ricino que no te ha costado trabajo alguno y que no has hecho crecer, que en una noche ha nacido y en una noche ha muerto.
¿Cómo, pues, yo no voy a tener lástima de Nínive, la gran ciudad, donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben distinguir el bien y el mal, y gran cantidad de animales?»

PALABRA DE DIOS.- TE ALABAMOS, SEÑOR.

virgen-del-rosario-1La Iglesia nos invita a descubrir en el rosario el sitio que ocupa la santísima Virgen en el misterio de la salvación y a saludar a la Madre de Dios con el saludo del ángel: “AVE MARÍA”.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús.

Señor, te pedimos que infundas tu gracia en nuestros corazones, para que, habiendo conocido, por el anuncio del ángel, la encarnación de tu Hijo, lleguemos por medio de su pasión y de su cruz y
con la intercesión de la santísima Virgen María, a la gloria de la resurrección. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que reina contigo en el cielo, en la Unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos, Amén.

Biblia Latinoamericana / se toma como guía el misal Católico: Asamblea Eucarística. México

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.