Jesús, José y María, ¿la sagrada familia? Lc 2, 22-40.

Jesús, José y María, ¿la sagrada familia? Lc 2, 22-40.

Jesús, José y María, ¿la sagrada familia? Lc 2, 22-40.

Comentario al evangelio.


Hoy se celebra la última lectura del santo evangelio del año 2017 y al mismo tiempo celebran lo que se conoce como el día de “la sagrada familia”, un día muy especial en que mucha gente agradece a Dios todo lo que dio en el 2017, otros con fiesta reciben el 2018 con la esperanza de abundancia en su vida, pero… lo rescatable es que en estas fechas se unen familias completas para estar unidos y compartir el mismo sentimiento. La familia de Nazaret formada por Jesús, José y María profundizarán estás celebraciones de fin de año e inicio de año. Para el comentario del santo texto lo citaremos todo en su contenido y posteriormente se hará el comentario más pertinente:

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor»), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones». Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

¿Por qué es la sagrada familia la de Jesús, José y María?

Constantemente en las homilías, los padres insisten en manejar como sagrada la familia que formaron Jesús, José y María, a muchos les parece exagerado, unos lo ven como un caso de hace muchos años y a otros les parece tan lejano tal comparación con la familia actual.

No hay duda que la familia es el núcleo de la sociedad, de ella emana todo y se proyecta la cara de sus miembros y es obvio reconocer que sí es el núcleo también es la más violentada, la que se pone más a prueba, pero, también es la más bendecida por Dios, entonces, ¿habrá diferencia entre una familia actual y la de Jesús, José y María?

La familia gira entorno a Dios, ¿cómo gira su familia querido amigo?
-Los tres son justos o santos. ¿Qué santamente vive su familia?
La familia cumple con lo que pide Dios. ¿Su familia que tanto obedece a Dios?
La familia está llena del Espíritu santo. ¿Qué relación se tiene como familia con el Espíritu santo?
José y María dieron ejemplo a su hijo de un recto comportamiento. ¿Cómo da ejemplo a sus hijos?
La sabiduría de sus hijos la aprenden de sus padres. ¿Qué tanta sabiduría de Dios ha trasmitido a sus pequeños?
La tarea principal de la familia de Nazaret es dar testimonio del amor de Dios. ¿Cuál es la
tarea principal de su familia?
Una forma de vida normal la de ellos. Nosotros tenemos que tocar fondo para cambiar.

Los hechos para afirmar eso de sagrado.

a).-Inmediatamente cumplen con la ley de Moisés: Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor»)

b).- Cumplen con lo que manda Dios: Y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones».

c).- Llenos del Espíritu santo: Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»

d).- Familia que daba esperanza a su pueblo: Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones.

e).- Su fruto más grande sería: El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Santidades de hombres.

Un judío santo es aquel que cumple con la ley del Señor, que le es fiel y que es misericordioso con los demás, así como un intenso y santo temor a Dios. Para la familia de sagrada solo existe Dios como centro y en conducta lo que quiere el Señor que se haga, la voluntad del Padre, la salvación del hijo y la santificación del Espíritu santo.

Cada familia nuestra es invitada a que Dios sea el centro de su vida, cada familia se le anuncia la salvación por parte de nuestro Señor Jesús y cada familia puede ser santa y sagrada a la vez porque el Espíritu santo lo hace posible.

Para un católico actual, su mayor motivación puede ser está familia, sus hijos retos como padres, inculcar a Dios, y lo que magnifica a la familia sagrada es que es testimonio de que humanamente se puede lograr vivir santamente. Se hace imposible por lo que hemos dejado de hacer, por la cultura anti-familia que se vive, pero, puede más el ejemplo de la familia sagrada que las alternativas humanas.

Conclusiones.

-Sí María y José tuvieron una santa, nosotros podemos tener solo se necesita Dios
-Cómo familia santa el evangelio narra familias, pero hoy en día hay muchas familias santas que no conocemos pero las hay.
-Una familia que abraza a Jesús, ya tiene la mitad de su vida hacía Dios.
-No le de vergüenza imitar a Jesús, José y María.
-Dejarnos llenar por el Espíritu santo.

Que hoy aceptemos la Invitación de Dios para que nuestra familia lo glorifique y se deje guiar por nuestro Señor Jesús, santificándose en el Espíritu santo, siendo fuente de agua viva para nuestra sociedad y columnas en nuestras culturas.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.