Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

El rosario a nuestra madre santísima sigue vivo en este siglo XXI. «El rosario» Catón.

El rosario a nuestra madre santísima sigue vivo en este siglo XXI. «El rosario» Catón.

El rosario a nuestra madre santísima sigue vivo en este siglo XXI. «El rosario» Catón



En nuestra ciudad de León Guanajuato encontramos a un buen crítico del periodismo y no lo decimos porque adula la fe católica, de manera concisa y tajante nos comenta que tal vez sea una de las pocas buenas cosas que hay en él; “ser mariano” por madre y padre; con su nombre peculiar: “catón” (Armando Fuentes Aguirre) ha comentado gran cantidad de sucesos, eventos, denunciando y motivando en sus artículos periodísticos de fina crítica. Este mes de mayo dedicado a nuestra madre santísima María, nos ha parecido conveniente hacer este comentario por la razón de que Catón ha comentado en uno de sus artículos la devoción que tiene por el rosario; un rosarios que para muchos es cansado, tedioso, aburrido, repetitivo, carente de significado, pero para otros es una subyugante atracción el rezarlo con una fe que al entrar en esa comunión con nuestra madre es como el suceso más importante en su vida espiritual, Jesús es el centro de nuestras vidas y nos tiene como una ola en un mar, más María nos conduce de su mano como cuando éramos pequeños para que no cayéramos.

Pasamos al calque su artículo de Catón esperando que sus palabras sinceras sean motivadoras para iniciar una relación más viva con nuestra madre cuando compartimos su rosario y el momento tan precioso con ella que nos devuelve una paz y confianza única:

“EL ROSARIO”
(Armando Fuentes Aguirre: CATON.
Periodista y editorialista mexicano)

«La víspera de la Navidad le mandé 50 rosas a una dama».
Luego, cuando la tuve cerca, la llené de piropos. Le dije que era amable y admirable, la llamé «Reina», la comparé a una torre, a un trono, a un espejo…

Estoy diciendo que recé mi Rosario en Nochebuena.
Dije 50 avemarías, otras tantas rosas para esa hermosa dama que es la Virgen. Y recité la letanía, engarcé de piropos, morosa lección de las bellezas de la más bella entre todas las mujeres.
Tanto me gusta el Rosario que ni siquiera me siento hipócrita al rezarlo. Hay algo de medieval en él; un antiguo sabor de yoglería.
Es como una serenata ante el balcón de una Princesa, sólo que esa Princesa tiene por balcón al cielo, y en la tierra un escabel para apoyar el pie.

Yo soy su enamorado. Digo su nombre al despertar y otra vez lo pronuncio por la noche en el umbral del sueño. En mis moradas tengo su retrato, su varia imagen tan infinitamente femenina. Guadalupe, Socorro, Carmen, Luz, Esperanza, Concepción, Lourdes, Paloma, Nieves, Soledad…
La más grande oración, nadie lo duda, es la del Padre Nuestro. El propio Jesús nos la enseñó. ¿Puede haber plegaria más alta? Más alta no, pero más bella sí.
Por eso los músicos le siguen poniendo música a la preciosa letra que pronunció el arcángel: Ave María, gratia plena…
Otros poemas ha inspirado ese amor; la Salve, tan cara a Ramón López Velarde, y aquella de mil quinientos años: «Bajo tu amparo nos acogemos…» Sub consilium tuum…

Y la leyenda… Aquellos «Milagros de Nuestra Señora» que cantó Berceo, uno tras otro ingenuos cuentos como las cuentas del rosario. Y la antañona historia venida de la Francia, la del juglar acusado de haber robado un escarpín de plata de la Virgen.
-Ella me lo regaló.
-¡Ladrón! ¡Sacrílego! ¡A la horca!
Y pide el pobre artista que antes de darle muerte lo dejen bailar frente a la imagen de la Señora, no sabe otra oración más que su danza. Y baila, y la Virgen sonríe y delicadamente mueve el pie para dejar caer el otro escarpín, premio de la adorada a su amador.
En toda mujer hay una Virgen que dura para siempre,
y hay una madre, aunque no tenga hijos. Yo amo a la Virgen porque es mujer, y amo a las mujeres porque todas son un reflejo de la Virgen, sin excluir a las vírgenes de medianoche a las que con inspirado acento cantó don Daniel Santos.

Bajo su amparo – bajo el amparo de alguna mujer – vamos siempre los hombres por la vida.
Como la Virgen, también a ellas les pedimos que nos cubran con su manto. Perdidos somos sin esa protección al mismo tiempo terrena y celestial.
Ya se pueden reír mis amigos. A sus risas contestaré entonando el recio himno «¡Mexicanos, volad presurosos., del perdón de la Virgen en pos!».

Mariano soy por parte de padre y madre. Es de lo poco bueno que hay en mí. Quiero ir atado por la suave cadena de un rosario y pasar por el mundo entre un cortejo de advocaciones presidido por Nuestra Señora del Carmen y por mi señora María de la Luz.

Y el día que esta vida se me acabe y me empiece otra, quiero irme de la mano de una mujer que ha sido para mí como una Virgen y llegar de la mano de una Virgen que me ha cuidado siempre con suaves ternuras de mujer.
Así sea.
– Catón

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: