Los Dolores de María Octavo Dolor: Los pecados de los sacerdotes y religiosos del mundo entero. Meditación para el Sábado

Los Dolores de María Octavo Dolor: Los pecados de los sacerdotes y religiosos del mundo entero. Meditación para el Sábado

Los Dolores de María
Octavo Dolor: Los pecados de los sacerdotes y religiosos del mundo entero.
Meditación para el Sábado

dos-corazones-que-aman-al-extremo

Hijos míos: la octava espada de dolor que atraviesa mi Inmaculado Corazón me produce grandes sufrimientos; espada que cercena mi alma por los pecados de los sacerdotes y religiosos del mundo entero. Almas que han sido llamadas por Jesús a dejar su barca a la orilla del mar y seguirle, almas que por su vocación especial deben imitar al Hombre de Galilea en sus Santas Virtudes, almas que deben encamar el Evangelio al punto culmen de decir: “No soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mi”; almas que deben ser coherentes con las enseñanzas del Maestro que les invitó a dejar el mundo, sus pompas, sus placeres fugaces.

 

Mis queridos hijos: hoy mi Corazón destila gotas de dolor porque algunos de mis hijos predilectos caen en el pecado, siendo escándalo para sus feligreses e hijos espirituales. Estas pobrecitas almas acrecientan más la crisis de nuestra Iglesia.

 

Amados míos: no seáis duros en vuestros juicios, sed benévolos con ellos cuando escuchéis que uno de mis sacerdotes ha colapsado en su ministerio. Llorad junto conmigo y reparad con vuestros sacrificios su pecado.

 

Intensificad más la oración, pedid a diario por la santificación y salvación de todas las almas sacerdotales y religiosas; ellas son el punto blanco de Satanás, las quiere destruir, aniquilar, desea sembrar caos, confusión.

 

Decidle a mis sacerdotes y consagrados que vengan a mí que yo les abrigaré bajo los pliegues de mi Sagrado Manto, que prenderé fuego en sus corazones con la llama de mi Amor Santo, que les prodigaré los cuidados y atenciones de una buena madre que vigila por el bienestar de sus hijos; que oren el Santo Rosario, oración predilecta a mis oídos. Oración que les fortalecerá en sus tentaciones; oraciones que los hará santos como el Santo de los santos.

 

Menguad el dolor de mi Inmaculado Corazón reparando por todos los pecados que cometen algunos de mis sacerdotes y religiosos del mundo entero. Pedid a Dios que tenga piedad y misericordia de ellas. Pobres de mis hijos si no se arrepienten en vida, el sufrimiento que les espera es aterrador, allí son tratados con mayor dureza porque al que mucho se le dio, más se le exigirá.

 

Dios te salve maría, llena eres de gracia…

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. Tomás Puémape Bances

    UNÁMONOS EN ORACIÓN ,HERMANOS LAICOS, PARA PREVENIR QUE OTROS HERMANOS SACERDOTES NUESTROS CAIGAN EN TENTACIÓN Y QUE NUESTRA SANTÍSIMA MADRE MARÍA ESCUCHE NUESTRA ORACIONES Y ASÍ SE VEAN PRESERVADOS DE TODO MAL Y PECADO .

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: