Consagración al Inmaculado Corazón de María de los 33 Día 16. Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias.

Consagración al Inmaculado Corazón de María de los 33 Día 16. Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias.

Consagración al Inmaculado Corazón de María de los 33
Día 16. Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias.

Maria-madre-de-Jesus

Pasos para cada día:
1. Rezo del santo Rosario, meditado y con letanías de la Virgen
2. Meditación del día y una virtud.
3. Coronilla de protección.
4. Letanías al Inmaculado Corazón de María.
5. Oración final
6. Consagración (para el día de la festividad o al terminar los 33 días.

 

 

1er. Rezo del Santo Rosario
Gozosos: lunes y Sábados
Dolorosos: martes y miércoles.
Luminosos: jueves
Gloriosos miércoles y domingos.

Jaculatorias para rezar en cada decena del Santo Rosario:
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y llevad al cielo todas las almas, especialmente las más necesitadas de vuestra misericordia.

 

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.

 

Santísima Trinidad: Padre, Hijo y espíritu Santo, os adoro profundamente, os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculo del mundo, en reparación de los ultrajes, de los sacrilegios y de las indiferencias con los cuales es ofendido.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.

Día 16. Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias.

Hijos míos: seguid las huellas de Jesús, caminando por la vía estrecha, abrazad su cruz y aceptad los sufrimientos de cada día; haced en todo su Divina Voluntad, porque de esta manera podéis ganaros el Reino de los Cielos. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que perseveraron en el camino de la conversión. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que cumplieron con los mandatos y preceptos del Señor. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que acogieron en su corazón las enseñanzas del Maestro de los maestros. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que renunciaron a los placeres efímeros del mundo.

 

Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que rechazaron el pecado, epidemia mortal de este final de los tiempos; epidemia mortal que gangrena el alma y la deforma; epidemia mortal que expide olor fétido, nauseabundo; epidemia mortal que sume al mundo en la más terrible oscuridad; epidemia mortal se lleva consigo muchísimas almas al infierno; epidemia mortal que se ha extendido por toda la tierra; tierra que sufrirá una transformación total a través de una lluvia de fuego; tierra que habrá de entrar en la desolación, en el viernes santo, viernes santo porque es mucha la degradación moral, es mucha la inversión de valores, es mucho el alejamiento de hombres hacia Dios; viernes santo porque son muchas las almas que ceden a las tentaciones del demonio y a las falsas seducciones del mundo; viernes santo porque mi Santa Cruz es despreciada, motivo de burla para los pretenciosos, arrogantes.

 

Viernes santo porque los sacramentos, siete fuentes de gracias, han sido tomados como meros símbolos, restándole el valor que tienen para la salvación de las almas.

 

Viernes santo porque la apostasía ha propagado el error llevando la humanidad a la confusión.

 

Viernes santo porque el Cuerpo Místico de Cristo está siendo profanado.

 

Viernes santo porque sobreabundan los falsos profetas, profetas que arrebatan las almas de las manos del Señor, profetas que atacan a los verdaderos mensajeros, enviados de Dios.

 

Viernes santo porque algunos pastores de la Iglesia malinterpretan la Palabra Y EL Evangelio, sacando a los fieles de la doctrina fidedigna y verdadera.

 

Viernes santo porque lo Divino y lo Sagrado pierden su valor paulatinamente, llevando a mis hijos al paganismo.

 

Viernes santo porque del aborto lacera mi inmaculado Corazón y el Sagrado Corazón de Jesús; aborto que clama justicia por el Cielo, porque son muchos los no nacidos que acojo en mi seno materno, no nacidos que son mártires, aún estando, en el vientre de sus madres.

 

Viernes santo porque llevará a muchos de mis hijos al martirio, hijos que se mantendrán en la verdad, hijos que siempre acompañarán a Jesús en el monte Gólgota como lo hicimos Juan, su disípalo amado, y esta humilde sierva del Señor.

 

Hijos amados: convertíos al Señor, soltad de vuestras manos las cadenas de hierro y emprended un nuevo camino porque el tiempo está siendo abreviado. Si Jesús se tardara más, muchísimos de nuestros hijos se condenarían.

 

A través de la cruz y de la consagración a mi Inmaculado Corazón alcanzaréis la victoria; sólo os queda orar y reparar, porque la copa del Padre se desborda, el castigo pronto llegará a la humanidad como huracán, como tormenta impetuosa; pero no tengáis miedo porque los elegidos serán marcados con la señal de la cruz en la frente y en la mano, serán protegidos, guardados en el refugio de mi purísimo Corazón.

 

Haced ayunos, mortificaciones y penitencias para que la justa cólera de Dios caiga en la tierra con toda su fuerza.

 

Virtud del candor.

En mi Inmaculado Corazón jamás hubo sombras, manchas, arrugas. Se mantuvo cristalino como el agua, diáfano como la luz del día y blanco como el algodón de la más fina calidad.

 

El candor es la virtud que os da pureza, inocencia a vuestro corazón

 

Purificad vuestro corazón de palabras obscenas, sentimientos lascivos, concupiscentes. Id a los Ríos de las Gracia y dejad que os penetren manantiales de aguas claras, aguas que limpien toda suciedad y os devuelvan la nitidez, luminosidad que un día perdisteis porque el pecado ensombrece, opaca el alma.

 

Hijos míos, bajad vuestra mirada y ved que tan cándido se encuentra vuestro corazón. Tened cuidado cuando descubráis que la impureza ha tomado asiento. Desechad pensamientos ligeros, vagos, pensamientos que van contra la pureza porque para albergar las Sagradas Especies debéis perfumaros con el nardo purísimo del candor, virtud de los Santos Ángeles y de las almas que han hecho de su vida un himno de alabanza y de adoración.

 

Repugnancia me producen los corazones soberbios, corazones que son enemigos para los corazones cándidos, corazones que saben abrazar la cruz y el sacrificio, ya que conservar esta hermosísima rosa celestial el alma debe permanecer en constantes renuncias, renuncias que harán de su corazón copón de oro, vaso cristalino, espejo del alma.

Esmeros en poseerlo, es tesoro del Cielo que os desarraiga del mundo pero os acerca más a Dios.

 

El candor es aroma de Ángeles, perfume virginal de mi Inmaculado Corazón.

 

El candor es suave fragancia que eclipsa el corazón de las almas puras.

 

El candor es lirio blanco que adorna el más bello jardín.

 

El candor es habitáculo de Dios porque el alma que lo posee se goza, se recre con su presencia Divina.

 

3. Coronilla de Protección
(Se reza en un rosario común)

 

En cada Padre Nuestro:
Ave María Purísima, sin pecado concebida, hija de San Joaquín y santa Ana, María Santísima.

 

En cada Ave María (diez veces)
V. ¿Quién como Dios?
R. Nadie como Dios.

 

En cada Gloria:
V. Huid poderes malignos
R. venció Cristo el Señor.

 

Al final del Rosario:
V. Corazones Triunfantes de Jesús y de María.
R. Reinad en mi vida y en mi corazón. Amén.

 

Letanías al inmaculado Corazón de María

V/ Señor, ten piedad.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
V/Cristo, ten piedad.
R/Cristo ten piedad de nosotros.
V/Señor, ten piedad.
R/Señor, ten piedad de nosotros.
V/Cristo, óyenos.
R/Cristo óyenos.
V/Cristo, escúchanos.
R/Cristo, escúchanos.
V/Dios, Padre celestial.
R/Ten Misericordia de nosotros.
V/Dios, Hijo Redentor del mundo.
R/Ten Misericordia de nosotros.
V/Dios, Espíritu Santo
R/Ten Misericordia de nosotros.
V/ Trinidad Santa, un solo Dios.
R/ Ten Misericordia de nosotros.
Santa María, Corazón Inmaculado de María. Ruega por nosotros.
Corazón de María, lleno de gracia. Ruega por nosotros.
Corazón de María, vaso de amor más puro. Ruega por nosotros.
Corazón de María, consagrado integro a Dios. Ruega por nosotros.
Corazón de María, preservado de todo pecado. Ruega por nosotros.
Corazón de María, morada de la Santísima Trinidad. Ruega por nosotros.
Corazón de María, delicia del Padre en la Creación. Ruega por nosotros.
Corazón de María, instrumento del Hijo en la Redención. Ruega por nosotros.
Corazón de María, la esposa del Espíritu Santo. Ruega por nosotros.
Corazón de María, abismo y prodigio de humildad. Ruega por nosotros.
Corazón de María, medianero de todas las gracias. Ruega por nosotros.
Corazón de María, latiendo al unisonó con el Corazón de Jesús. Ruega por nosotros.
Corazón de María, gozando siempre de la visión beatifica. Ruega por nosotros.
Corazón de María, holocausto del amor divino. Ruega por nosotros.
Corazón de María, abogado ante la justicia divina. Ruega por nosotros.
Corazón de María, traspasado de una espada. Ruega por nosotros.
Corazón de María, coronado de espinas por nuestros pecados. Ruega por nosotros.
Corazón de María, agonizando en la Pasión de tu Hijo. Ruega por nosotros.
Corazón de María, exultando en la resurrección de tu Hijo. Ruega por nosotros.
Corazón de María, triunfando eternamente con Jesús. Ruega por nosotros.
Corazón de María, fortaleza de los cristianos. Ruega por nosotros.
Corazón de María, refugio de los perseguidos. Ruega por nosotros.
Corazón de María, esperanza de los pecadores. Ruega por nosotros.
Corazón de María, consuelo de los moribundos. Ruega por nosotros.
Corazón de María, alivio de los que sufren. Ruega por nosotros.
Corazón de María, lazo de unión con Cristo. Ruega por nosotros.
Corazón de María, camino seguro al cielo. Ruega por nosotros.
Corazón de María, prenda de paz y santidad. Ruega por nosotros.
Corazón de María, vencedora de las herejías. Ruega por nosotros.
Corazón de María, de la Reina de Cielos y tierra. Ruega por nosotros.
Corazón de María, de la Madre de Dios y de la Iglesia. Ruega por nosotros.
Corazón de María, que por fin triunfarás. Ruega por nosotros.

 

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
Perdónanos Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
Escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
Ten misericordia de nosotros.

 

V/ Ruega santa Madre de Dios
R/ Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oremos:

Tú que nos has preparado en el Corazón Inmaculado de María una digna morada de tu Hijo Jesucristo, concédenos la gracia de vivir siempre conforme a sus enseñanzas y de cumplir sus deseos. Por Cristo tu Hijo, nuestro Señor. Amén.

5. Oración final.

Santísima Virgen María, Maestra de los apóstoles de los últimos tiempos, preparadme con vuestras lecciones de amor al segundo advenimiento de vuestro Hijo Jesús.

Avivad mis sentidos para que guarde en mi corazón vuestras enseñanzas, enseñanzas que son doctrina segura que me adentran al cielo. Despertad en mí: celo insaciable por la salvación de mi alma. Desapego al mundo y anhelos de santidad.

 

Instruidme en la ciencia de la cruz para que acepte con beneplácito el sufrimiento y me haga heredero de uno de los aposentos de vuestro Inmaculado Corazón.

 

Arropad todo mi ser con vuestros rayos de luz para que seáis mi Maestra y yo vuestro, discípulo que imite vuestras adorables virtudes para ser bien visto ante los ojos de vuestro Hijo. Fortalecedme en este tiempo de la tribulación, cercenad mi corazón con vuestra espada de doble filo y heridlo de amor, para que vuestra presencia siempre me acompañe hasta el día del retorno de Nuestro Señor Jesucristo.

 

Madre celestial, Maestra del apóstoles de los últimos tiempos, preservad nuestra Iglesia frente a toda apostasía, herejía y cisma.

 

Conservadnos fieles a la Tradición de la Iglesia e instruidnos con vuestra Sabiduría Divina para que la luz del Espíritu Santo acreciente nuestra fe, nos muestre el camino de salvación y lleve nuestro corazón a la santidad.

 

Madre celestial, Maestra de los apóstoles de los últimos tiempos, guardad al resto santo en vuestro Inmaculado Corazón hasta el día de la segunda llegada de vuestro Amadísimo Hijo Jesús.

Amén.

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. ledu1000

    Que Dios te bendiga por tan hermosa publicacion, pero sobre todo Evangelizacion, las oraciones son hermosisisimas, no se si sepan que viene a San Juan de los Lagos el Padre Luciano Cicciarelli, para lo consagracion a la Santisima Virgen, va a ver ponenecias, es del 24 al 26 de Abril. en San Juan de los Lagos, Jal.
    Que Dios los bendiga a todos hermanos, que los colme de paz, de amor y que Maria, nuestra Madre, derrame sus gracias sobre ustedes

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: