El Dominical: Reflexión sobre el Evangelio de Lucas (19,1-10)

El Dominical: Reflexión sobre el Evangelio de Lucas (19,1-10)

zaqueo

Esto dice el Señor:

«Trataba de conocer a Jesús, pero la gente me lo impedía porque soy de baja estatura. Entonces corrí y me subí a un árbol para poder verlo cuando pasara.»

Hay detalles pequeños y simpáticos en el evangelio de hoy que me llaman la atención. Me gusta subir árboles, pero no por eso escogí esta parte del evangelio para empezar la reflexión.

Escuché por ahí: «Quien busca algo, lo encuentra en abundancia con Cristo».
Simbólicamente, Zaqueo fue a buscar a Jesús, en parte por curiosidad, pero seguramente algo dentro de él sentía la necesidad de verlo. Siendo un hombre rico y poderoso de la época, pues era el jefe de los recaudadores de impuestos, uno pensaría que su vida estaba completa, pero no era así. “Algo” le hacía falta y por eso fue a buscar a Jesús.

Lo interesante de la historia, es que Jesús no hace nada para persuadirlo o intentar hacerlo cambiar su forma de actuar. Jesús se da cuenta que Zaqueo parecía esforzarse para verlo, reconoce su esfuerzo y se le presenta; lo llama y le pide ser hospedado por él.

¡Es todo!

Cristo sólo se deja ser aceptado por Zaqueo e inmediatamente, la misericordia y el arrepentimiento ablandan el corazón de quien hasta entonces había sido cruel y pecador.
Este mensaje es para darnos cuenta, si en verdad queremos, que podemos encontrar a Cristo si lo buscamos, y Él aceptará ser nuestro huésped. Nos ofrece como regalo empatía y caridad cuando le ofrecemos conciencia y arrepentimiento.

Mi recomendación es detenerte un ratito a priorizar lo que valoras en tu vida. Evalúa qué lugar ocupa Cristo en esa lista y determina salir a buscarlo. No te detengas por los obstáculos que te encuentres, ni aunque seas chaparrito y te obstruyan la visibilidad.

Sigue buscando a Cristo aunque tengas que encontrar métodos alternativos (subir a un árbol) para encontrarlo. Sé creativo con las alternativas que imaginesy lo encontrarás; cuando lo hagas, así hayas sufrido para hacerlo, Cristo aceptará la invitación a vivir en tu corazón, y te dirá: «Bájate pronto, que hoy me hospedo contigo.»

¡Que tengan un excelente inicio de semana!

Un abrazo,

Paco López

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.