¿Y después del cuarto día qué?, Movimiento cursillista de cristiandad.

¿Y después del cuarto día qué?, Movimiento cursillista de cristiandad.

Uno de los medios para que siga creciendo el recién que ha tomado su cursillo, es acudir y si se puede con su familia a la ultreya semanal del movimiento, aquí en León se realizan los miércoles pero, veamos que es la ultreya.

¿Y después del cuarto día qué?
Movimiento de cursillos de Cristiandad

Da alegría que los que acaban de vivir su retiro de cursillos entran en una nueva etapa de su vida, ellos y su familia, en sus trabajos se siente un ambiente diferente pero, la pregunta sería: ¿y después del cuarto día qué?
El movimiento cursillista es uno de los movimientos más estructurados de evangelización con un pleno y bien elaborado programa de vida para el nuevo cursillista, uno de los medios para que siga creciendo es acudir si se puede con su familia a la ultreya semanal del movimiento, aquí en León se realizan los miércoles pero, veamos que es la ultreya.
La palabra ultreya es una antigua palabra española que usaban los peregrinos de Compostela, cuando ellos se encontraban exclamaban para saludarse y animarse a lo largo del camino, de su recorrido ¡ultreya!. Esta palabra, probablemente se derivada del latín ultra, significaba «¡Adelante!»
Los cursillistas utilizan está palabra para designar un tipo de encuentro (reunión) que tiene lugar después del Cursillo. Es la reunión de los cursillistas de una o algunas parroquias.
la Ultreya congrega los grupos ya integrados al movimiento, contribuyendo a mantenerlos en el espíritu del MCC y a sensibilizarlos a la realidad de la Iglesia, para integrarlos poco a poco como laicos activos.
La ultreya se desarrolla en un clima de amistad, concordia, se intercambia sobre lo vivido, la práctica diaria aplicando el evangelio en su vida y que está es la base del trípode (piedad, estudio, acción), sea a partir de un texto del Evangelio.
Dentro del programa de la ultreya se escucha unos testimonios referentes a la vida interior y unas experiencias apostólicas, necesarios para motivar a los nuevitos. Este hecho de compartir lo vivencial llega a ser un «modelo» apostólico, un ejemplo práctico, un reto del Señor que parece invitarnos: «Ve y haz lo mismo».
El movimiento cursillista tiene una gran cantidad de elementos para hacer crecer a sus miembros de estos hablaremos más ¡adelante!

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. Nora Saucedo

    deseo saber si hay alguna bibliografia que trate el «CUARTI DÍA» para desarrollar en escuela. por fa!! y si hay algun encuentro del cuarto día deseo saber donde y cuando me encantaría asistir, creo que es el cursillo de cursillos.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: