Santa TECLA, 23 de septiembre.
Santa TECLA, 23 de septiembre.

Santa TECLA, 23 de septiembre.

Santa Tecla

¿Siglo I?
Los santos Jerónimo, Epifanio, Gregorio Niceno, Ambrosio y Juan Crisóstomo hablaron de ella con términos entusiastas. Día tras día, durante siglos, todos los sacerdotes la han invocado en el canon de la misa. Le rezaban también a la cabecera de los moribundos al momento de administrar la extremaunción. “Señor, decían, tú que libraste a la bienaventurada Tecla de tres crueles tormentos, ten la bondad de librar a esta alma y darle la felicidad eterna. Amén.”

Santa Tecla, “virgen y mártir”, debe su extraordinaria celebridad a un apócrifo del siglo II, los Hechos de Pablo y de Tecla. Leemos ahí que era joven y bonita y que vivía en Iconium (Konya, Turquía), cuando fue convertida por San Pablo. A partir de entonces lo siguió en sus viajes. Su celo por divulgar el Evangelio debía, como puede pensarse, conducirla al martirio; pero ella escapó milagrosamente a los “tres crueles tormentos” que el demonio le había preparado. Primero el león del anfiteatro que, en vez de devorarla, fue a buscar a los sacerdotes de los ídolos y jalándolos del cuello los llevo a los pies de san Pablo para recibir el bautismo. En seguida la hoguera que apagó un diluvio, apenas lanzaron a Tecla en ella. Finalmente la foca que fue fulminada al momento en que se lanzaba sobre ella para comerla.

Tecla sobrevivió medio siglo a san Pablo. Paso ese largo tiempo en una gruta cerca de Seleucia (Sélefkié, Turquía), curando a todos los enfermos que se le presentaban. Tenía noventa años cuando, furiosos por no tener a nadie a quien curar, los médicos de la región fueron a buscarla para conducirla ante el gobernador. Tecla se precipitó sobre una roca que en ese momento se abrió, penetró en el agujero y esa roca se convirtió en su ataúd.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.