La Civilización de la muerte IV   «El Onanismo»

La Civilización de la muerte IV «El Onanismo»

La Civilización de la muerte IV
El Onanismo

el-dolor-del-aborto

Onanismo: los niños no deben ser concebidos
El onanismo –el no permitir que se conciban nuevos hombres- es la primera etapa hacia la meta de la muerte moral, espiritual y física que el “homicida desde el principio” (Jn. 8,44) trata de realizar en las almas para establecer su reino de las tinieblas.

Demoños cuenta, que hemos llegado a la oscuridad espiritual de ONAN, y de las secuelas que conlleva.

Sabiendo perfectamente que pocos comparten nuestra tesis, continuamos sosteniendo que la máxima culpa la lleva el hecho de no querer concebir hijos: negándose a acoger la vida, el hombre genera entonces una realidad de muerte que lo envuelve en un torbellino cada vez más profundo desde el nacimiento hasta la muerte natural, y aún antes, antes de nuestro nacimiento y antes de nuestra propia muerte.

La culpa que con lleva el onanismo tiene repercusiones profundas, antes que nada en el mundo espiritual y después en el mundo material porque cada bebé que nace lleva en su alma una chispa de vida y de Luz divina y humana que ilumina todo el cuerpo místico de la humanidad, y en ella nuestro Padre del Cielo continúa renovando el don del HIJO en el mundo:

Al principio ya existía la palabra y la palabra se dirigía a Dios y la palabra era Dios. Ella al principio se dirigía a Dios, mediante ella existía todo; sin ella no existía nada de lo que existe.

Ella contenía vida, y esa vida era la luz del hombre; esa luz brillaba en las tiniebla y la tiniebla no la ha extinguido.
Pero las tinieblas no la acogerán…vino al mundo la Luz verdadera, aquella que ilumina a cada hombre” (Jn.1,1)
En cada bebé que “vienes al mundo” existe la Luz de Dios que viene a diluir las tinieblas del infierno las cuales nos tienen espiritualmente acorralados: no permitir a los bebés “llegar a este mundo” equivale a dejar a este mundo (que lo representamos nosotros) inmerso en tinieblas cada vez más densas. Así el reino de Satanás príncipe de las tinieblas y señor de la muerte, se hace cada vez más fuerte.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.