«La Eucaristía, Sacramento de la esperanza»

«La Eucaristía, Sacramento de la esperanza»

La Eucaristía, Sacramento de la esperanza
“El que coma de este pan vivirá para siempre”
Juan 6,59

Dios-presente-en-el-Altar

La esperanza en la vida humana: Es la fuerza que da vida a todas nuestras actividades: Todo cuanto hacemos, lo hacemos con la esperanza de conseguir algún bien, en último término la felicidad. El que trabaja la tierra espera alcanzar algún fruto de su trabajo. El que estudia, espera llegar al conocimiento de la verdad, el que ora, espera alcanzar los bienes sobrenaturales…

 

Sin esperanza: desaparece todo esfuerzo: trabajo, estudio, oración…

 

¿Qué es la esperanza?

En sí misma es un deseo ardiente de alcanzar un bien que aún no poseemos y cuya consecución se nos presenta como posible. Se obtienen de forma sobrenatural: Gracia, virtudes infusas, auxilios especiales de Dios. De forma natural: personal: capacidad moral, fuerzas físicas, riquezas y no personales: medio ambiente social, amistades…

 

La esperanza puede ser natural o sobrenatural

La esperanza en la vida eterna

San Agustín dice que, en la edificación de la vida sobrenatural, el fundamento es la fe; la esperanza son las paredes, y la caridad “se habet ut complementum”. Luego la esperanza es como el impulso que nos hace ascender…

 

Se puede definir como “La Virtud teológica que confía alcanzar la vida eterna con el auxilio de Dios”

La esperanza pretende alcanzar en primer lugar: Dios como sumo bien en segundo grado positivamente cualquier bien, natural o sobrenatural, ordenado a la consecución del Sumo Bien y negativamente: evitar cualquier mal que pueda, pedir la consecución de ese Sumo Bien.

La Eucaristía, Sacramento de Esperanza

En la Eucaristía se nos da Dios, hecho hombre, el mismo que será término de nuestra felicidad. En la Eucaristía se nos da, no un bien, sino la raíz de todo bien y en orden de la vida eterna. Cristo presente en nuestras almas por la Eucaristía, es la luz que ahuyenta las tinieblas del mal. Cuando extiende su mano se calman todas las tempestades de nuestras pasiones.

• En la Eucaristía no sólo se nos da un auxilio de Dios, sino el mismo Dios, hecho Pan de Misericordia y alimento para nuestro peregrinar.

Dios obra en nuestra naturaleza, no destruyéndola, sino perfeccionándola, revistiéndonos interiormente de su poder, como inyectándonos la fuerza divina que necesitamos para conseguir la Vida Eterna.

• Esta infusión de fuerzas divinas se realiza de un modo eminente en la recepción de la Eucaristía, mediante la cual Dios viene a nuestras almas:
a) Como alimento que necesitamos para conseguir el fin de todos nuestros anhelos. Es el único alimento que nos puede dar la fuerza suficiente para llegar hasta el fin.
b) De la asimilación d este alimento divino brota la gracia que nos da el ser y el poder obrar y merecer en el orden sobrenatural, y nos hace posible alcanzar la Vida eterna.
c) Brotan todas las virtudes morales infusas, que enriquecen y ensanchan nuestra capacidad, y la sobrenatural.
d) De la actuación de estas virtudes se sigue el dominio sobre las pasiones y desordenes de nuestra naturaleza, que son la causa de todo pecado. 1 Jn 1,7
e) Enriquece además nuestras fuerzas con el caudal acumulado de todos los merecimientos de los santos y de los justos, que se hacen uno con nosotros en virtud de este Sacramento. 1 Cor 10, 17

 

La Eucaristía alimenta nuestra esperanza

• Ayuda al empezar la vida: al llegar al uso de la razón, cuando empezamos a ser responsables de nuestros actos, se nos entrega Jesucristo para guardarnos y conducirnos a la Vida Eterna.
• Ayuda en todos los trances y en todas las penalidades de la vida: Es el “Pan de los fuertes” que hace que se superen todas las adversidades y se valoren todas las alegrías.
• Ayuda al moribundo: El Viatico es la afirmación de la esperanza. Cuando ya nada se espera de los hombres, se espera todo de Cristo, que viene oculto en la Eucaristía.
• El ejemplo de Santo Tomás de Aquino: al recibir el Viatico, se puso de rodillas y dijo: “Yo te recibo precio del rescate de mi alma, alimento de mi peregrinar, por cuyo amor estudie, trabaje, vigile, predique y enseñe…”

¿Por qué la Eucaristía es el sacramento de la esperanza?
1. Nos une a Dios, objeto de nuestra esperanza.
2. Y el mismo Dios Fuerte se hace fuerza de nuestras almas para que lleguemos a poseerle a Él, Vida de la vida eterna.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.