Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

San Pío X, La encíclica “Pascendi” y el mundo de la ciencia.

San Pío X, La encíclica “Pascendi” y el mundo de la ciencia.

San Pío X

La encíclica “Pascendi” y el mundo de la ciencia.

 San-Pio-X

Si los modernistas levantaron la soberbia cerviz contra la encíclica de Pío X, el mundo de la ciencia se inclino reverente como ante un documento de altísimo valor y de imperiosa necesidad, porque había examinado en su realidad y presentado en su verdadero significado todos los aspectos del pensamiento de una herejía que, con la subversión de la inteligencia, amenazaba subvertir los inmutables principios del Cristianismo y de la iglesia de Cristo.

 

Por ello, con una perspectiva ya de casi medio siglo, después del triunfo y hundimiento de sistemas y doctrinas que se creían inmutables, es interesante releer y volver a meditar algunos juicios acerca del amplio valor y la profunda resonancia que el grandioso documento de Pío X tuvo en el campo de los medios internacionales.

 

Son lecciones elocuentes para todos los tiempos que provienen no solo del mundo católico, sino también del mundo de los adversarios de la Iglesia.

 

Recordaremos algunas de las más significativas:

 

El  16 de septiembre de 1907, el “Temps” de Paris- órgano del protestantismo francés- escribía:

“una Iglesia tiene su razón de existir en la tradición de la Jerarquía, de la disciplina, de la intangibilidad del dogma. Renunciar a defenderla es firmar la propia condena y poner  en peligro toda una civilización fundada sobre ella. Por ello, había allegado a ser indispensable una llamada al orden para eliminar el mal desde sus raíces, y Pío X la ha lanzado, aunque dejando un campo suficientemente bastó para los estudios modernos, a fin de satisfacer las necesidades de la inteligencia.”

 

El filosofo idealista Benedetto Croce, confirmando la posición ilógica del modernismo y rindiendo leal homenaje al agudo análisis que de él había hecho la encíclica “Pascendi” expresaba así su pensamiento:

“son muy libres los modernistas de transformar los dogmas según sus ideas. También yo uso de esta libertad. Solamente que yo; al hacer esto, tengo conciencia de estar fuera de la Iglesia, e incluso fuera de toda religión; en cambio, los modernistas se obstinan en llamarse no solo religiosos, sino católicos. Si después, para salvarse de las necesarias consecuencias del principio aceptado, simpatizando con los positivistas de toda clase, aducen no creer en el valor del pensamiento y de la lógica, caerán por necesidad en el agnosticismo y en el escepticismo: doctrinas estas que, si bien son conciliables con un vago sentimentalismo religioso, repugnan de hecho a toda religión positiva.”

 

Y concluía:

“Toleren nuestros buenos amigos los modernistas que nos alegremos de ello: no nos tocara tan fácilmente otra vez la fortuna de estar de acuerdo con el Papa.”

 

 

Otro estudioso, Giovanni Gentile, impresionado por la precisión de la crítica hecha por Pío X con su encíclica a todo el tema modernista con la sincera franqueza de un hombre honesto, afirmaba:

“El Catolicismo no podrá nunca, por más que se desarrolle, llegar a ser la negación de sí mismo.” Del sentido de esta  verdad tan áspera para los modernistas “desagradables a Dios y a sus enemigos.” Esta llena desde el principio al fin la encíclica del 8 de septiembre de 1907, contra la cual todas las críticas surgidas del campo modernista, solo sirven para demostrar cuál sea la verdadera situación de estos modernistas.

 

La encíclica “Pascendi” es una magistral exposición y una crítica magnifica de los principios filosóficos de todo el modernismo. El autor de la encíclica ha penetrado hasta el fondo de la cuestión y ha interpretado exactamente, con una critica finísima, la doctrina básica de las teorías modernistas y debo decir también que la ha criticado desde un punto de vista magnifico. Las respuestas de Loisy- debo también decirlo- hacen un mal papel junto a la filosofía que habla la encíclica.”

 

El cardenal D. Mercier, arzobispo de Malines y filosofo de fama mundial, escribiendo en una carta pastoral en 1915, exaltaba de esta manera la grandeza de la lucha sostenida por Pío X, con intrépido valor apostólico y milagrosa firmeza, contra la herejía modernista:

“El público, asombrado, ansioso tal vez, ha admirado esta augusta figura del Pontífice en su lucha cuerpo a cuerpo contra el modernismo. Si en el nacimiento de Lutero y Calvino la Iglesia hubiera tenido un Pontífice de la categoría de un Pío X ¿hubiera logrado el protestantismo separar de la Iglesia una tercera parte de la Europa cristiana?

 

Pio X fue el hombre de la clarividencia y de la decisión. No se dejo seducir por las lisonjas de los improvisados reformadores que tenían la pretensión de infundir una sangre nueva en las venas de la Iglesia, soñando en modernizarla según las fantasías y los errores del protestantismo y del racionalismo. Blandió la espada de la tradición católica que ya en el siglo V había empuñado San Vicente de Lerins contra los fautores de un progreso doctrinal que era para la conciencia cristiana un engaño y que amenazaba con hacer desaparecer los tesoros del pasado.

 

Así –terminaba el ilustre Príncipe de la Iglesia- cuando se mirara con la perspectiva del tiempo la acción tan compleja en su unidad y tan amplias y penetrante, se admirará unánimemente la fuerza de este gran Papa y se bendecirá a la Providencia por haber salvado a la Cristiandad del peligro inmenso, no ya de una sola herejía, sino de una pérfida mezcolanza de todas las herejías.”

 

Así, el mundo de la ciencia y del pensamiento moderno, con unánime y universal consenso, reconocía que, si Pío X dejo caer su mano contra el modernismo, sus golpes tan mesurados, tan flexibles y tan seguros estaban plenamente justificados por la gravedad del mal que acechaba, envenenando y corroyendo las fibras más vitales de la Iglesia, mientras, como ahora veremos, en su fuerte pecho ardía más viva y luminosa la llama de su misericordia y de su gran piedad hacia los extraviados, los desorientados, los que estaban en peligro.

  

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

  1. Andrés Ortiz Roa

    Formidable esfuerzo el tuyo, es un estupendo material que nos ayuda a conocer la obra de un gran Santo como lo es ,si duda,San Pío V……..!

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: