Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

San Pío X, Vida «El himno de acción de gracias»

San Pío X, Vida «El himno de acción de gracias»

San Pío X, Vida

«El himno de acción de gracias»

Si el espectáculo de la unión y la concordia que el generoso pueblo francés daba ante el mundo civilizado en una de las horas más calamitosas de su historia, prestando su ayuda al clero reducido a la condición de mendigar un pedazo de pan, ponía en los labios de los obispos franceses un himno de reconocimiento a Pío X, proclamándole “Salvador de la Iglesia de Francia” de los augustos labios de Pío X, se elevaba a Dios el himno de acción de gracias.

 

Y así, el 19 de noviembre de 1908, ante una muchedumbre de peregrinos que había acudido de todos los lugares de Francia, el papa santo desgranaba su himno:

 

“No cesare nunca de dar gracias a Dios por haberme inspirado el consejo de decir a mis hijos de Francia: seguidme en el dolor; mi único lamento es no estar con vosotros ´para sufrir y combatir juntos la batalla de Dios, porque de vuestro país me han llegado las más hermosas consolaciones; Francia se ha mostrado verdaderamente la Hija Primogénita de la Iglesia,  no solamente con palabras,  sino con el mas esplendido de los hechos. He dicho a los obispos de Francia: abandonad vuestros palacios, apartad de los seminarios las jóvenes esperanzas de vuestra Iglesia, no aceptéis de quien quiere esclavizar a la Iglesia ni tan siquiera una  moneda para calmar vuestra hambre. En vuestras tribulaciones y en vuestro dolor, mirad solamente a Jesucristo, despojado de todo, desnudo crucificado, pero triunfador  de la muerte, con la certeza de que tampoco a vosotros s faltara el triunfo. Y así, estos queridos hijos, que permanecían fieles en el llanto y en la desolación, vieron a sus hijitos dejar los seminarios, caros asilos de su piedad; vieron a las dulces hermanas de la caridad arrancadas del lecho de los enfermos en cuya asistencia habían cosechado tantos meritos; vieron a las congregaciones religiosas, tan  beneméritas en la educación de la juventud, constreñidas a  abandonar la patria y a buscar un asilo en países extranjeros, porque la madre desnaturalizada los expulsaba.

 

Todo esto vieron, y dieron juntos el ejemplo de un acontecimiento nuevo en la historia de la Iglesia.

 

Todos los obispos, sin exceptuar uno solo, escucharon la palabra del Papa como si fuera la de Dios; todos los sacerdotes escucharon con respeto y obediencia las palabras de los pastores de sus diócesis, mientras los fieles decían con unánime voz: “Contad con nuestras fuerzas y con nuestra generosidad. No tendréis suntuosos palacios, pero tendréis un asilo donde  reposar; no tendréis seminarios cómodos y espaciosos, pero tendréis también un lugar para educar a vuestros clérigos; no tendréis ya a los religiosos y a las piadosas monjas, pero los fieles los substituirán en su apostolado: no tendréis ya vuestras asignaciones, pero no os faltara la ayuda para los gastos del culto.

¡Oh! Si he llorado el Miserere por las vicisitudes de la Iglesia de Francia, he entonado también el Te Deum de la consolación cada vez que he pensado en los sacrificios que los fieles franceses soportan  por amor de la Iglesia; es , siempre, el Te Deum de la alegría y de la gratitud que debo cantar.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.