El Gaudium pública: Donación de órganos: la pregunta: ¿Cuestión de cultura?

El Gaudium pública: Donación de órganos: la pregunta: ¿Cuestión de cultura?

DONACIÓN DE ÓRGANOS. Acto sublime de amor

Hemos visto la gran necesidad de muchos hermanos que tienen deficiencias parcial o total de alguno de sus órganos, sea de la vista, del riñón, del hígado, del corazón etc., el sufrimiento que en sus hogares existe por la situación que se vive y la falta de dinero aunado la falta de órganos, la lentitud en esperar cuando hay un órgano disponible; durante años se trata de promover una cultura “donante”, que se abandone al servicio del amor y se atreva a dejar al apego de un cuerpo que está destinado a ser consumido por los elementos naturales sin servir para una causa buena, nos pareció bien promover el artículo que el periódico parroquial de la arquidiócesis de León publicó y que requiere mayor difusión este tipo de aspectos.

Viernes 14 de Enero de 2011 por Francisco Ramírez ·

LEÓN GTO., 10 enero de 2011.- La donación de órganos es un gesto de amor donde de manera incondicional, y sin esperar recibir nada a cambio, otorgamos nuestros órganos internos y tejidos o los de nuestros familiares directos (padres, hermanos, cónyuges o hijos) cuando ya no los necesitemos o que podemos vivir sólo con uno de ellos, como es el caso de los riñones. Es considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos y es aceptado por la Iglesia Católica, la cual pide solamente respetar el consentimiento libre de la persona donante, especialmente cuando es en vida la donación; así como el libre consentimiento de los familiares cuando el donante ya ha fallecido.

¿Cuáles son los órganos que pueden ser donados en México?

Son siete: corazón, pulmones, hígado, páncreas y riñones. Solamente pueden ser transplantados en hospitales altamente especializados de nuestro país. Además existen tejidos que si bien no son vitales, sí mejoran sustancialmente la calidad de vida del enfermo como son ambas córneas, piel y hueso.

Donación en vida.

En algunos casos una persona puede donar algún órgano o porción de órgano sin que afecte su salud. A esto se le llama donación en vida. Por ejemplo, se puede donar un riñón gracias a que el ser humano posee dos y es posible llevar una vida normal con uno solo. El riesgo de la cirugía de extracción de un riñón es mínimo.
Este procedimiento requiere de una evaluación médica del posible donador vivo. Los estudios que se realizan se conocen como protocolo de evaluación. Su propósito es hacer una revisión sistemática para descartar cualquier riesgo sanitario para el propio donador y para el receptor.
Es común que cuando a una persona se le diagnostica la necesidad de un trasplante de riñón se consulte a su familia para saber si alguien tiene la disposición de donarle. También es posible que alguna persona que no tenga parentesco por lazos civiles, consanguíneos o por afinidad decida ser donador. Para esto se deben cumplir los requisitos legales que se mencionan líneas abajo.
En otros casos se puede donar una porción de hígado sobre todo en el caso de padres que les donan a sus hijos. Menos frecuente es la donación de un pulmón.
De acuerdo con el artículo 333 de la Ley General de Salud, para realizar un trasplante de alguien vivo deben cumplirse los siguientes requisitos por parte del donante:

¥ Ser mayor de edad y estar en pleno uso de sus facultades mentales.

¥ Donar un órgano o una parte de él siempre que su función pueda ser compensada por el organismo de forma adecuada y suficientemente segura.

¥ Tener compatibilidad aceptable con el receptor.

¥ Recibir la información completa sobre los riesgos de la operación y las consecuencias de la extracción del órgano, de parte de un médico distinto de los que intervendrán en el trasplante.

¥ Otorgar su consentimiento de forma expresa, es decir, en un documento.

¥ Cuando el donador no esté relacionado por algún parentesco se deberá cumplir con los siguientes requisitos establecidos en la Ley General de Salud:

¥ Obtener la resolución favorable del comité de trasplantes del hospital, previa evaluación médica, clínica y psicológica.

El interesado en donar debe otorgar su consentimiento expreso ante un notario público y manifestar que recibió información completa sobre el carácter libre y consciente de la donación, sin que medie remuneración alguna.

Donación de personas fallecidas.

La muerte en un individuo se puede reconocer porque el corazón deja de funcionar (paro cardio-respiratorio) o por muerte encefálica (el tallo cerebral deja de recibir sangre).

La mayoría de las personas fallecen debido a un paro cardio-respiratorio, independientemente de la enfermedad que cause el cese de las funciones del corazón. En estos casos sólo se pueden donar tejidos como las córneas.
En el caso de las personas que fallecen por muerte encefálica se pueden donar sus órganos (corazón, riñones, hígado, pulmones, páncreas, etc.) y tejidos. No todas las personas que fallecen pueden ser donadoras de órganos. Se requiere una evaluación médica de las condiciones del cuerpo y de cada órgano en específico.

Cuando una persona fallece por paro cardio-respiratorio o muerte encefálica y se cuenta con el consentimiento de su familia para la donación, se trata de una donación cadavérica.
¿Cómo puedo ser donador?

En México la Ley General de Salud establece que todos los ciudadanos mexicanos son donadores de órganos (donador tácito). Sin embargo, la ley también reconoce el derecho de un ciudadano a no ser donador. Es decir, el camino está abierto para tomar cualquiera de las dos decisiones.
Ahora bien, si usted decide ser donador debe informarlo a su familia o a sus seres queridos. Esto es importante ya que cuando una persona pierde la vida y sus familiares están enterados de su decisión de ser donador, les es más fácil tomar la decisión para autorizar la donación.
Abordar el tema de la donación de órganos con la familia no es sencillo. Por lo general, a nadie le gusta hablar sobre la muerte, es por ello que el Centro Nacional de Trasplantes creó una tarjeta de donador, que usted puede obtener en Internet en http://www.cenatra.salud.gob.mx/interior/donacion_registro.html
Una vez que usted obtenga su tarjeta de donación puede comentarlo con su familia y explicarles por qué tomó la decisión de ser donador. Es recomendable guardar la tarjeta junto con sus papeles más importantes. Recuerde: la comunicación es fundamental. La familia será la que otorgue su consentimiento cuando le soliciten la donación de órganos y tejidos. La información que se le solicita es personal y está protegida por la ley

Acerca del autor

Temas relacionados

2 Comentarios

  1. Alexandra Edilma Larreta Duchi

    Hola soy una chica de 31 anios soy sana y quisiera donar un organo a alguien que necesite no tengo tatuajes 0+ no quiero dinero pero justamente Los gastos cubiertos y nada mas si podria dar la posibilidad de sonreir a alguien pues lo aria si desean contactemen chao

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: