“El Acha ya está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no da fruto, será cortado y arrojado al fuego” Mt. 3,10. El alma no puede salvarse y llegar a la gloria eterna, sino produce frutos. Los frutos del Espíritu Santo.

Deja un comentario