Acto de Reparación     XII. Reparad por los sacerdotes que no obedecen al Papa, a sus superiores y obispos.

Acto de Reparación XII. Reparad por los sacerdotes que no obedecen al Papa, a sus superiores y obispos.

Acto de Reparación
XII. Reparad por los sacerdotes que no obedecen al Papa, a sus superiores y obispos.

gloria-por-siempre

Inmaculado Corazón de María:

Hijos queridos: alegría hay en mi Corazón cuando os veo llegar; parecéis un ángel con un libro en sus manos. Libro con bellas oraciones, libro con meditaciones que transformarán el corazón de los sacerdotes humildes, sacerdotes que se reconocen nada frente a la grandeza que tienen en sus manos, sacerdotes que saben de la crisis que está atravesando nuestra Iglesia; sacerdotes que necesitan de muchísimas personas que oren por ellos; sacerdotes que deben estar revestidos de fuerzas sobrenaturales para no ser vencidos por su enemigo; sacerdotes que deben tener su corazón limpio, nítido como un espejo; sacerdotes que deben ser fieles a su vocación, a la Tradición y que caracterizar por su obediencia al obispo, por el respeto a sus Jerarcas; sacerdotes que deben trabajar en unidad con la verdadera Iglesia fundada por Jesucristo; Iglesia cuyo máximo Pastor es el Papa.

 

Hoy, hijos míos, orad y reparad por los sacerdotes que están en obediencia; sacerdotes que forman su grupo aparte; sacerdotes llevados por sus propios criterios y por sus singulares pensamientos; sacerdotes que ejercen su ministerio como rueda suelta; sacerdotes que siembran división, sectarismos.

 

Mucho es el dolor que agobia mi Inmaculado Corazón, porque algunos de mis hijos predilectos se me pierden; corren tras la voz otro pastor; pastor que los sustrae de rebaños de verdes pastizales; pastor que después de engolosinarlos y engañarlos, haciéndoles creer que estaban en la verdad, les pasa cuenta de cobro.

 

Hijos queridos: no guardéis este regalo del Cielo, dadlo a conocer si por fortuna este tesoro ha llegado a vuestras manos, grandes bendiciones concederé a las almas que propaguen el Aposento de Reparación Sacerdotal. Es una gran obra de misericordia orar por cada uno de mis hijos amados; llorad junto conmigo cuando por desgracia uno de mis pequeños cae; reparad, ofreced sacrificios y penitencias por su alma; alma que será ablandada por vuestros ruegos; alma que sentirá la necesidad de purificarse en los Ríos de la Gracia; alma que se convertirá de corazón; alma que me acogerá como Madre protectora; alma que orará por su conversión y la conversión de sus hermanos sacerdotes.

Alma víctima:

María Inmaculada: vuestras palabras son dulces caricias para mi corazón. Pido al Señor que me conceda la gracia de ofrecerme en holocausto e inmolación perpetua por la conversión y salvación de todos los sacerdotes del mundo entero.

 

María Inmaculada: si algún día me encuentro tentado de abandonar vuestro ejército de almas victimas, atadme a vuestro Inmaculado Corazón e impulsadme en deseos de ofrecer penitencias, oraciones y reparaciones por vuestros hijos predilectos los sacerdotes.

 

María Inmaculada: os doy infinitas gracias por haberme llamado al Aposento de reparación Sacerdotal, aposento que me exige vida de santidad; aposento que lleva mi espíritu a la austeridad y sacrificio; aposento que me acerca al monte Gólgota para desde allí elevar ruegos al Padre Eterno y a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, por vuestra grey amada.

María Inmaculada: me uno a todas las Eucaristías que se están celebrando en toda la tierra y reparo por los sacerdotes rebeldes, sacerdotes que no aceptan las Autoridad Infalible del Papa; sacerdotes que desobedecen a sus superiores y obispos; sacerdotes que promueven movimientos y grupos heréticos, grupos que no están de acuerdo con todas las enseñanzas de Dios, grupos que chocan con la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, grupos que pretenden justificar su pecado.

 

María Inmaculada: interceded ante vuestro Hijo Jesús y pedidle que vuestros hijos dispersos regresen a su rebaño, que vuestros hijos segregados vuelvan a la verdadera Iglesia; Iglesia que prevalecerá siempre; Iglesia que por más enemigos que intenten destruirla siempre permanecerá. Iglesia cimentada en la Roca firme que es Cristo.

 

María Inmaculada: haced que vuestro Aposento d reparación Sacerdotal se extienda por todo el mundo, que sean muchas las almas que ofrezcan sus enfermedades, sus oraciones, sus penitencias y sacrificios por todos los sacerdotes; sacerdotes que reconocerán sus falacias; sacerdotes que tendrán que acudir a vuestro auxilio maternal; sacerdotes que tendrán que evaluar sus procederes, sus acciones sacerdotes que sentirán la necesidad de abrirse a la acción del Espíritu santo. Espíritu que les mostrará sus equivocaciones. Espíritu que les moverá a una contrición de corazón.

 

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que caminan por sendas equivocadas.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han perdido sentido a su vocación.
R/ Reina de las víctimas y madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han caído en la tentación.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que ya no buscan a Dios.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que no viven los consejos evangélicos en su plenitud.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que están más ocupados en las cosas del mundo que en los asuntos del Cielo.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que llevan una doble vida.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos con deseos de fama y de poder.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que toleran actos pecaminosos.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que reciben el Cuerpo y la Sangre de Jesús indignamente.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que han abandonado la Iglesia.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que son débiles para profesar su fe.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que ahondan, aún más, la espada de dolor que atraviesa vuestro doloroso Corazón.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que sacan de la verdadera doctrina a los fieles de la Iglesia.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que son causa de vuestras lágrimas de sangre.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que no cumplen con sus obligaciones propias de su estado.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que no muestran reverencia por la Sagrada Eucaristía.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que poco te aman.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que tienen sed de vanagloria y aprecios humanos.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que utilizan los confesionarios para activar malas pasiones.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos apegados a lo que no es el fin santo de su vocación.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que carecen del espíritu de mortificación y amor a la cruz.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos endurecidos que no limpian su corazón del mundo y de la carne.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

 

V/ Inmaculado Corazón de María, ruega por todos aquellos sacerdotes y religiosos que manifiestan poco respeto por sus superiores.
R/ Reina de las víctimas y Madre de los sacerdotes, sálvalos.

Apostolado de Reparación.

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: