Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

Milagros Eucarísticos “Jesús mío, la Comunidad no tiene que comer”

Milagros Eucarísticos “Jesús mío, la Comunidad no tiene que comer”

Milagros Eucarísticos
“Jesús mío, la Comunidad no tiene que comer”

Milagro-Jose-Maria-Ligorio
Año 1760 Italia

Hallábase un día San Alfonso Ma. De Ligorio estudiando en su celda, cuando se acerco al santo el Procurador de la casa y le dijo que estaba próxima la hora de la comida, y no había en la despensa sino tres panes.

-No, os apuréis, Padre: Dios que sustenta las aves del cielo, nos sustentará también a sus siervos.

Admiró el Procurador la confianza de su Superior en la Divina Providencia, y no se atrevió a insistir.

Poco después de este diálogo, llamaron a la puerta. A la portería acudió con toda presteza el Procurador, esperando el socorro que iba a sacarle de apuros: mas al llegar, se encontró con un mendigo que le pedía una limosna por amor de Dios.
Quedo el Padre perplejo sin saber qué hacer. Más San Alfonso que había oído la petición del mendigo, le saco pronto de la perplejidad:
-dele, Padre, -le dijo- dos panes de los tres que le quedan en la despensa.

Una vez que dio esta orden, se dirigió a la sacristía, se puso la sobrepelliz y la estola, se acerco al Tabernáculo, se postró ante el Santísimo Sacramento y oró un rato. Puesto de pie; y con la confianza de santo y candor de niño, dijo al Señor mientras daba unos golpecitos en el Sagrario:
“Jesús mío, la Comunidad no tiene hoy cosa alguna que comer, y acude a Ti No dejes de socorrerla.”

Oró de nuevo, y confiado se volvió a su aposento seguro de que el Señor les proveería y no tardaría en mandarles el sustento.

Nuevos golpes a la puerta del convento.

“Si es otro mendigo, se dijo el Procurador, le daré el pan que nos queda.”
Con el pan en la mano, se fue a la portería.

-¡Dios con nosotros, Padre! –Le dijo un caballero de porte distinguido, que era quien llamaba.- Aquí tiene usted esta limosna, que si no es tal cual sería mi deseo, espero que de algo podrá servir.

Durante muchas semanas, pudo el Procurador alimentar a la Comunidad.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.