Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

San Pío X , «El príncipe de la Iglesia»

San Pío X , «El príncipe de la Iglesia»

San Pío X
«El príncipe de la Iglesia»

Papa-Pio-X-generoso
Pero si bajo la purpura del sacro Principado de la Iglesia a él conferida, no como un honor a la Iglesia de San Marcos, sino como un merecido premio a su eminentes virtudes y a sus méritos insignes, latía el corazón sencillo del humilde hijo del cartero de Riese, nadie hubiera podido sorprender nunca en él la más pequeña mengua, la menor disminución en la alta dignidad de que le había investido la Iglesia.

Era la dignidad en persona.

El ministro francés de Instrucción Pública, señor Chaumié, después de haberle visto y observado, el 25 de abril de 1903, en Venecia, junto al conde de Turin, en la colocación de la primera piedra del nuevo campanario, hablaba de él la siguiente manera:
“Es un hombre de gran atractivo personal y de esplendida presencia: rostro abierto, líneas decididas, pero dulcificadas por sus ojos, en los que brilla una luz de perene juventud. Ninguna ostentación y ningún servilismo. Sus maneras con el conde de Turín han sido perfectas: las de un hombre plenamente dueño de sí mismo.”

Juicio de un viajero –como escribía el académico de Francia, Renato Bazin- pero confirma un juicio universal.

El futuro Pío X era un hombre de perfecta dignidad, porque poseía la dignidad que proviene de las luces de la santidad.

Ya lo sabían los venecianos, quienes –testigos de la vida de su patriarca- no ignorando que vivía continuamente en una atmosfera sobrenatural, lo veneraban como a un santo.

Por eso no debemos extrañarnos si todos los que están en contacto con su trabajo quedasen maravillados de su dirección y de su amplitud de su pensamiento, de la sobrenaturalidad de las intuiciones de su mente, como de la precisión de juicio que en las relaciones civiles y sociales le confería una dignidad y una autoridad a la que era imposible no inclinarse, cualidades a las que se unían todos los recursos que forman un perfecto hombre de gobierno y un cumplido diplomático: una inteligencia perspicacísima, un conocimiento perfecto de los hombres y de las cosas y una actividad insuperable.

“Mientras le hablabais –escribía el senador Felipe Crispolti –os miraba firmemente con sus ojos penetrantes que iluminaban su frente bellísima. Os miraba a fondo; os respondía con cauta oportunidad, demostrando en seguida una percepción rápida y una gran intuición no tanto del hombre en general, sino de cada hombre en particular, de quién debía valerse o de quien debía guardarse. Tenía un espíritu practico y positivo aún en política, si la conversación recaía sobre ello, y una maravillosa rapidez de decisión.”

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.