Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

San Pio X “El juramento de la Fe”

San Pio X “El juramento de la Fe”

San Pio X

“El juramento de la Fe”

la-eucaristia-su-fortaleza

Con la “Pascendi” Pío X,  había eliminado una tremenda amenaza que pesaba pavorosamente sobre la Iglesia y sobre la ciencia cristiana.

 

¿Podía, sin embargo, estar seguro de que la herejía en un esfuerzo supremo, no intentaría levantarse de nuevo para continuar en sus devastaciones?

 

¿Podía, afirmar que el inimicus homo, sembrador de cizaña, no volvería a agazaparse en el místico campo de la Iglesia para procurar su ruina?

 

Se trataba de la seguridad de la fe de Cristo y él conocía demasiado bien a los modernistas, para concederse una tregua o una pausa en la enorme batalla que sostenía.

 

“Los modernistas –había dicho en la “Pascendi” – tras sacudir el yugo de toda autoridad, continúan su camino, ocultando una increíble audacia bajo el velo de una aparente humildad. Llamados a su deber, doblegan fingidamente la cabeza, pero prosiguen con mayor ardor su deletéreo trabajo. Y así obran consiente e intencionadamente, porque tienen necesidad de no salir de la Iglesia para poder más fácilmente cambiar poco a poco la conciencia de los fieles.

 

Y que no intentan para multiplicar el número de sus secuaces? Inculcan veladamente sus doctrinas, las anuncian más abiertamente en los Congresos, las magnifican en las instituciones sociales, y para arrastrar al engaño a los incautos, publican libros, revistas y periódicos no solo bajo su nombre, sino que emplean también otros muchos, mientras un solo único autor, para simular una multitud de autores, se oculta bajo nombres diversos, haciéndolo todo con tal descaro que no parece sino que estén atacados de locura.

 

Y así, para que el modernismo, proscrito de las escuelas y expulsado de la prensa, no intentase con pusilánimes restricciones o interesadas ambigüedades refugiarse en las conciencias y para que el sacerdocio católico se mantuviera firme en las verdades de la antigua fe y no cediese a las lisonjas de la ciencia del suicidio del espíritu, el 1° de septiembre de 1910 imponía el “Juramento de la fe” para testimoniar amplia y plena adhesión a la doctrina de la Iglesia contra los fatales errores de la época “que – como había advertido poco antes- tendían, con una vacía y falaz erudición, unida a las mayores audacias de crítica, a trastornar toda autoridad  divina, a envenenar las fuentes de la vida cristiana, a dispersar el sagrado deposito de la fe, y a dar a la Iglesia nueva forma, nuevas leyes y nuevos derechos, forjando un remedio de cristianismo que pudiera conciliar el delirar de la ciencia humana con los inmutables principios de la fe, el frívolo fluctuar del mundo con la digna constancia de la Iglesia, para terminar en la incredulidad y en la rebelión ante Dios.”

 

Con este juramento antimodernista, impuesto a los clérigos antes de las Sagradas Ordenes y a cuantos elementos del clero desempeñan funciones de ministerio, de magisterio y de jurisdicción en la Iglesia, la herejía del siglo XX recibido un nuevo e inspirado golpe.

 

Demasiado había llorado y lloraba aún el Papa Santo sobre las espantosas ruinas que había acumulado en las mentes y en las conciencias un “ciego frenesí de novedad” para decir que la “Profesión de fe” que había ordenado e impuesto no respondía a la impresionante gravedad del momento.

 

A los que en sus enérgicas medidas para detener la carrera ruinosa del modernismo –“semillero de errores y de perdición” –querían ver con los cortos alcances de la prudencia humana un excesivo e intempestivo rigor, respondía de su puño y letra:

“Agradezco el consejo de no dejarme sorprender tan fácilmente por la costumbre demasiado difundida de aplicar a no pocos injurioso titulo de modernista. Pero si no lo son como aquellos que presentáis como tales (y de muchos estos convencidísimo) el mal, sin embargo, existe y, en ciertas regiones, da verdaderamente mucho que pensar a quien tiene el deber de custodiar intacto el depósito de la fe.”

 

Y a otro:

“Alguno me acusa de ser pesimista y de ver el mal por todas partes. Pero el mal latente es más grave y esta mas difundido de lo que se puede imaginar. Por ello, no es nunca excesiva la vigilancia para poder describirlo, ne sero medicina paretur.”

 

Y un tercero:

“Como asustado, me recomendáis moderación en las disposiciones contra el modernismo. Ahora, distinguiendo perfectamente lo moderno, fruto de estudios severos y de largas investigaciones, del modernismo, me maravillo de que encontréis excesivas las medidas tomadas para contener la riada que amenaza sumergirnos, cuando el error que se quiere difundir en nuestros días es mucho más mortífero que el de Lutero, porque tiende directamente a la destrucción no solo de la Iglesia, sino del Cristianismo, por lo cual, en algunos lugares, los mismos protestantes han establecidola “Comisión de Vigilancia” que ha depuesto,  hace poco tiempo, a un pastor convicto de modernismo. Comparto con vos la opinión de procurar la mayor benignidad e indulgencia en la aplicación de las penas; pero  frente a un mal tan grave, nunca son demasiadas las precauciones ni severas las leyes que, al prevenirlo, ponen en guardia sin perjudicar a nadie. Así no tendremos maestros del error que conduzcan en breve el mundo a la herejía.”

 

 

Y, como atormentado por un íntimo dolor, volvía a escribir más tarde:

“Otro dolor que me turba y angustia es la espantosa difusión del  modernismo, modernismo teórico en algunos, pero practico en los mas, y que arrastra a las mismas consecuencias que el primero: al debilitamiento y a la perdida de la fe. Oremos juntos al Señor.”

 

Su constante preocupación en mantener intacta la fe de Cristo y en toda su pureza la doctrina de la Iglesia, lo que explica la escrupulosa vigilancia y la incesante solicitud con que seguía el movimiento modernista en todas sus manifestaciones y en sus  mas íntimos detalles, como lo atestiguan unánimemente aquellos que estuvieron a su lado como colaboradores sagaces y fidelísimos.

 

“Recuerdo – decía su secretario de Estado sustituto- con cuanto empeño y con cuanta competencia seguía este deletéreo movimiento a través de la prensa, de la enseñanza, de la propaganda de toda especie y de las informaciones que diariamente le comunicaba el cardenal secretario de Estado, sin que, por otra parte,  dejara de tener un directo y constante contacto con los obispos acerca de las directrices que debían seguir en la lucha contra la herejía modernista.”

 

Le muchísimo y examinaba personalmente los libros de los autores sospechosos en materia de fe; solía decir: “Los demás leen lo que está en las líneas, pero yo leo lo que está escondido entre ellas y allí encuentro los errores.”

 

“Nada se le escapaba y,  en todo lo relacionado con la integridad de la fe, para cuya propagación no hubiera dudado en vender  -como él mismo decía- todos los tesoros del Vaticano” no le detenía ningún respeto humano, ni aunque  se tratara de sacerdotes o de sus mas íntimos amigos, puesto que, para él, tan sensible en todo cuanto se refería a la integridad de la fe, “incluso la más pequeña alteración de la verdad era un horrible delito.”

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.